Despertar digital: una cuestión más allá de las fronteras

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

De Washington D.C. a Hong Kong, dos caras de una situación que se manifiesta tan solo el primer año de esta década. La primera suspensión permanente al presidente de los Estados Unidos de América y la persecución y cierre de sitios disidentes por parte del gobierno de la República Popular China.

Dos hechos que a pesar de estar a cientos de kilómetros de distancia entre sí, confluyen dentro del ciberespacio a tan sólo un clic de distancia ¿Qué es lo que tiene en común dos situaciones que a simple vista parecen pertenecer a contextos totalmente diferentes?

La conquista del espacio digital

La era digital se ha adentrado continuamente en las actividades humanas de tal forma que ha llegado a convertirse en un factor determinante. Mientras que a inicios de siglo aún vivíamos la transición y perfeccionamiento de servicios digitales; en la primera década comenzamos con una sustitución acelerada de procesos análogos cada vez más complejos y próximos.

“La aparición de internet ha modificado las formas de relación social, facilitado la constitución de nuevas subjetividades y formas de organización social en donde se difumina la frontera entre lo público y lo privado”[1]

Para el inicio de 2020, nos encontramos ya en una sociedad internacional hiperglobalizada e inmersa en estructuras y espacios digitales dentro rubros mucho más vitales. Estamos hablando de identidades, perfiles, base de datos, percepciones, privacidad y una dinámica social colectiva que trasciende las limitantes físicas del entorno no virtual.

El espacio digital comienza a conquistar el medio sobre el cual se lleva a cabo el quehacer político, social, económico y cultural. El confinamiento por la pandemia de Covid-19 no ha hecho más que acelerar este avance, pues la digitalización se ha vuelto una de las principales medidas ante la parálisis que se ha prolongado por meses a nivel global.

Despertar digital: una cuestión más allá de las fronteras
Fuente: 2020 KPMG CEO Outlook; Covid-19 Special Edition; KPMG INTERNATIONAL

La tendencia actual está llevando a que sea indispensables una gama de plataformas o softwares de servicios como: banca electrónica, nubes de almacenamiento, aplicaciones institucionales, tramites en línea, etc. Más aún, la necesidad de contar con cuentas y perfiles dentro de una oferta reducida de redes sociales y de mensajería para no ser excluido de las interacciones en sociedad.  

De acuerdo con el estudio 2020 Global CEO Outlook[2], el 80% de los CEOs alrededor del mundo aceleraron su transformación digital durante el periodo de confinamiento. Además, tres más de tres cuartas partes señala su deseo de continuar con la profundización de esta estrategia en una etapa post-pandemia, situación que aumentaría considerablemente la necesidad del individuo contemporáneo de pertenecer a este espacio. 

Despertar digital: una cuestión más allá de las fronteras
Fuente: Statista. Ranking de las principales redes sociales a nivel mundial según el número de usuarios mensuales activos en enero de 2020 (en millones)

El incremento de la base de usuarios y la sustitución de procesos vitales de la sociedad hace que tanto el alcance como las condiciones que rigen a este este espacio se vuelvan un asunto importante de abordar para las ciencias sociales. Sobre todo, si la base para cualquier régimen democrático está constituida por esa misma base de usuarios que, al ser audiencia objetivo, se ha vuelto pieza clave en el juego de percepciones y soporte necesario para ganar o perder elecciones, o incluso, promover movimientos y protestas sociales.  

Hoy por hoy, tanto las potencialidades como vulnerabilidades han comenzado a ser utilizadas por diversos actores para promover intereses específicos. Las percepciones lo son todo para un político y en una sociedad de redes la discriminación de información que permite moldearlas esta en manos de quien administra las principales plataformas en que se lleva a cabo el debate de temas públicos.

Propiedad digital ¿a quién le pertenecemos?

El cuestionamiento de la propiedad de estas plataformas sociales muy probablemente se incrementará en la medida en que se fortalezca su capacidad para influenciar los fenómenos político y sociales. Las tendencias en redes han colocado y destituido mandatarios, han permitido nacer carreras políticas, han determinado resultados electorales e incluso puesto en marcha levantamiento sociales en múltiples regiones del planeta. 

La clave de esto reside en el criterio con el cual se elaboran y aplican los términos, sanciones y condiciones que las rigen ¿Quién determina los límites de quienes restringen las interacciones sociales? ¿Debe ser una junta directiva o los gobiernos quienes regulen un flujo de interacciones cada vez más determinante en la dinámica sociopolítica?

Despertar digital: una cuestión más allá de las fronteras
Fuente: La Razón, Amnistía Internacional, El Universal

La propiedad estatal de las plataformas sociales establece como criterio de discriminación de interacciones al interés nacional. El Estado, como en el caso de la República Popular China y Rusia, utiliza esta herramienta para proyectar una imagen favorable en audiencia extrajeras o invisibilizar disidencias internas, como lo es el caso de los sitios liberales de Hong Kong.

Por su parte, la propiedad privada lo establece con base en las ganancias financieras de sus servicios, tendencias favorables al desarrollo futuro de su empresa o criterios particulares que no siempre van conforme al colectivo. El mayor peligro con este extremo es la monopolización, caso Facebook, de las plataformas que acogen estas interacciones y toda la base de información de sus usuarios.

“Este derecho fundamental puede ser intervenido, pero de acuerdo con la ley y dentro del marco definido por los legisladores, no de acuerdo con una decisión de la administración de las plataformas de redes sociales”[3]

Si bien fue por la incitación a una protesta interna, la censura a un presidente en funciones de los Estados Unidos marca un precedente importante en el peso que la arbitrariedad de criterios de los propietarios privados de las plataformas sociales, como Twitter, pueden llegar a tener. El accionar y criterio mostrado en esa coyuntura política no ha sido aplicada de forma igualitaria a toda una serie de mandatarios euroasiáticos, ultraderecha europea o políticos latinoamericanos que han mostrado mensajes semejantes en sus redes sociales.

Despertar digital: una cuestión más allá de las fronteras
Fuente: Cambio 22

Lo cierto es que la propiedad de estas plataformas permite que a través de acuerdos obligatorios, bajo pena de exclusión, se determinen condiciones que pueden llegar a dejar a un lado derechos sociales que en el plano material ya han sido garantizados. Esto va de la mano con la parcialidad que puede llegar a haber en la aplicación de las mismas o de la inequidad de cobertura, acceso o prioridad en las posturas vertidas.

Despertar digital, una realidad inminente

Con la digitalización de la vida cotidiana y de los procesos fundamentales de la sociedad internacional, el cuestionamiento de las reglas y dinámicas que rigen el espacio digital es inminente. La dicotomía actual entre una propiedad meramente pública o privada tendrá que ser reinventada por las cualidades sui géneris que comienzan a tener las identidades, perfiles, interacciones y efectos sobre la organización social del mundo real.

La preocupación actual es que el reconocimiento de la trascendencia de este espacio sobre el mundo real es desigual. Esto hace que algunos actores tomen ventaja de la vulnerabilidad que implica poder manipular percepciones para muchos sistemas políticos.

Suscríbete a CEMERI

*obligatorios

Por otra parte, la falta de interés de tomadores de decisiones en reconocer ciber-derechos y limitar la arbitrariedad o parcialidad con que los propietarios de redes sociales imponen sus términos y condiciones. El cuestionamiento de lo influenciable que puede ser una junta directiva o lo autoritario de las legislaciones de un gobierno está aumentando cada vez más alrededor del mundo.

Despertar digital: una cuestión más allá de las fronteras
Fuente: BBC Mundo/AFP GETTY IMAGES

El despertar digital vendrá a ser un reconocimiento del espacio digital como nueva dimensión del quehacer social del ser humano y la apropiación de los usuarios sobre las condiciones y criterios que rigen su desenvolvimiento en este entorno artificial. Dinámicas que hoy siguen en meros debates académicos: privacidad, censura, vigilancia o comercialización de datos; comenzarán a presionar por la construcción de regímenes híbridos que garanticen ciber-derechos por encima de la concepción tradicional de propiedad publico/privada y jurisdicciones.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
BBC Mundo. “La app con la que los manifestantes de Hong Kong burlan la censura china”. BBC News. 2014. https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/09/140930_tecnologia_hong_kong_app_protestas_ig
Euronews y AP. “Donald Trump’s Twitter ban is ‘problematic,’ says Angela Merkel”. Euronews. 2021. https://www.euronews.com/2021/01/12/donald-trump-s-twitter-ban-is-problematic-says-angela-merkel
Europa Press. El Senado de EEUU cita al jefe de Twitter por bloquear un artículo que acusa de corrupción al hijo de Biden. La Razón. 2020. https://www.larazon.es/internacional/20201016/jchtviilpzeo7a7uirzpiabthq.html
KPMG. “2020 Global CEO Outlook. Resumen Ejecutivo”. KPMG Cárdenas Dosal. 2020. https://home.kpmg/mx/es/home/campaigns/2020/08/ceo-outlook-2020-covid-19-edicion-especial-resumen-ejecutivo.html
Vásquez Ana, Sánchez Laura, Bolívar Wilson. “Los espacios digitales en permanente definición y construcción. Un análisis desde los elementos formativos”. Pedagogía y Saberes. No.48. 2018. P.71-82. http://www.scielo.org.co/pdf/pys/n48/0121-2494-pys-48-00071.pdf
Villa y Caña Pedro. “AMLO no descarta crear red social en México ante “censura” en Facebook y Twitter”. El Universal. 2021. https://www.eluniversal.com.mx/nacion/amlo-no-descarta-crear-red-social-en-mexico-ante-censura-en-facebook-y-twitter

CEMERI