La vacuna contra COVID-19 y su origen animal: riesgos y consecuencias ambientales que debes tomar en cuenta antes de recibirla

Estanque de tiburones
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Después del primer brote registrado de SARS-COV-2, a finales del año pasado, muchas teorías acerca de su origen se esparcieron por el mundo. Algunos sospecharon de armas biológicas, otros de plagas enviadas por deidades, entre muchas otras teorías que podríamos englobar bajo la etiqueta de “conspiranóicas”. El consenso entre la comunidad científica es que el brote pudo haber sido causado por algún tipo de contacto entre humanos y especies de animales silvestres, o quizá mediante la ingesta de su carne.

La teoría de que el COVID fue transmitido hacia un humano por consumir una sopa de murciélago en la provincia china de Wuhan, dio la vuelta al mundo, y es mayormente aceptada. Si bien es cierto que existe incertidumbre acerca de su origen específico, sí existe la certeza de que el SARS-COV-2 es una de tantas enfermedades infecciosas emergentes que son zoonóticas, lo que significa que se transmiten de forma natural de los animales a los seres humanos [1]. 

El contacto entre humanos y fauna silvestre hacinada en condiciones insalubres, o la ingesta de éstos, ha sido el vehículo mediante el cual el virus fue contagiado a los humanos.

Una investigación sobre el SARS-COV-2 encontró la cepa del virus en murciélagos y pangolines. Tomando en cuenta que estos animales son nocturnos, cabe suponer que humanos y animales silvestres entraron en contacto debido a la recolección en el hábitat natural de estas especies silvestres con el fin de satisfacer necesidades antropogénicas [2].

La vacuna contra COVID-19 y su origen animal: riesgos y consecuencias ambientales que debes tomar en cuenta antes de recibirla
Los pangolines (a la izquierda) son los únicos mamíferos con escamas. Son traficados ilegalmente en todo Asia para su consumo como platillo exótico y la elaboración de medicina tradicional. Imagen recuperada de panamericana.pe [3].

A lo largo de la historia de la humanidad, algunas formidables e indómitas especies han causado respeto, miedo y fascinación entre los humanos, debido a su fuerza física, a su belleza, o a cualidades que les son atribuidas. Los animales también pueden ser símbolos que representan ciertos valores, habilidades, e incluso estatus socioeconómico.

A pesar de que los animales silvestres son admirados, en algunas culturas es común la práctica de alimentarse con su carne, o vestir sus pieles para así hacerse de sus virtudes. Animales como los tigres, elefantes, leones, cocodrilos, tiburones, tortugas, y muchas otras especies son codiciadas por estas razones.

La vacuna contra COVID-19 y su origen animal: riesgos y consecuencias ambientales que debes tomar en cuenta antes de recibirla
Taxidermia de especies en peligro de extinción incautadas por oficiales de la Fuerza Fronteriza del Reino Unido en el “Queen’s Warehouse”. Noviembre 14 de 2013, en Londres, Inglaterra. Crédito de la foto: Oli Scarff/ Getty Images. Imagen recuperada de futurity.org [4].

El comercio internacional de vida silvestre

De acuerdo con la publicación “El coronavirus surgió de comercio mundial de vida silvestre”, escrito por el profesor George Wittemyer, biólogo de la Universidad del Estado de Colorado:

La caza furtiva y el comercio con animales y partes de animales para alimentos, medicinas y otros usos, tiene un valor estimado de cerca de 20 mil millones de dólares anuales solo en China, que es el mercado más grande a nivel mundial para dichos productos. (…)  [de hecho,] En China, las ventas y el consumo de animales salvajes están profundamente arraigados culturalmente y representan un sector económico influyente. Las autoridades chinas los ven como un generador de ingresos clave para las comunidades rurales empobrecidas, y  [en el pasado promovieron] políticas nacionales que fomentan el comercio a pesar de sus riesgos [5].

A causa del crecimiento económico de China (así como de otros países de Asia), la clase media adinerada ha aumentado en número, y es precisamente este estrato social el más propenso a consumir productos derivados de animales silvestres para consumirlos en platillos, o medicamentos [6].

La vacuna contra COVID-19 y su origen animal: riesgos y consecuencias ambientales que debes tomar en cuenta antes de recibirla
De acuerdo con el biólogo George Wittemyer, la demanda de marfil de elefante ha causado la muerte de más de 100.000 elefantes en los últimos 15 años. Fotografía tomada por Alex Hofford, EPA/ CORBIS. Imagen recuperada de National Geographic [7].

Además del comercio ilegal de vida silvestre, el comercio lícito también juega un papel importante en el actual proceso de pérdida de la biodiversidad. Un informe publicado el 10 de diciembre de este año, y preparado por la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES, por sus siglas en inglés), revela que el comercio legal se ha multiplicado en las tres últimas décadas, y se ha vuelto altamente insostenible. 

De acuerdo con el informe, el comercio legal internacional de vida silvestre ha aumentado un 500% en valor desde 2005, y un 2000% desde la década de 1980. Por otro lado, el valor estimado del comercio ilegal ( entre 7 y 23 mil millones de USD al año), es equivalente a casi el 25% del valor del mercado legal [8].

El mismo informe indica que los patrones de consumo de vida silvestre varían notablemente entre países. América del Norte, Europa, y algunas partes de Asia fueron importadores y consumidores netos; mientras que, por otro lado, los países de América del Sur, África, el Sudeste Asiático y Oceanía tendían a ser proveedores netos, o tenían un gran comercio interno.

En términos de comercio legal de vida silvestre, la Unión Europea y los Estados Unidos son los principales consumidores e importadores. EE.UU. ha importado entre 10 y 20 millones de animales silvestres cada año, principalmente para el comercio de mascotas [9].

¿Qué consecuencias acarrea el comercio insostenible de especies de vida silvestre?

Una de las principales razones por las que la humanidad ha hecho desaparecer a algunas especies, y amenaza a otras, es la lucha en contra de la naturaleza “hostil”, y la búsqueda por el confort. La mancha urbana se ha ido esparciendo por el mundo, al tiempo que la deforestación se ha ido agudizando. La urbanización, además de destruir ecosistemas, trae consigo la posibilidad (y la necesidad) de aprovechar los recursos naturales que rodean al hombre. La eventual desaparición de alguna especie puede desestabilizar ecosistemas enteros, y provocar la extinción de otras especies, al grado de afectar los ciclos naturales del agua, o del hidrógeno, por ejemplo. 

El desarrollo tiende a simplificar los ecosistemas y a reducir la diversidad de especies, y una vez que las especies se extinguen, no son renovables. La pérdida de especies de plantas y animales puede limitar de forma importante las opciones de generaciones futuras.

Además de la pérdida de biodiversidad, es necesario recalcar el maltrato animal al que son sometidas cientos de especies exóticas. En materia de tráfico ilegal, es común que algunas mascotas exóticas sean transportadas en condiciones de hacinamiento, con poco oxígeno, que sean alimentadas de forma inadecuada, que sufran de deshidratación, y hasta violencia física. 

La vacuna contra COVID-19 y su origen animal: riesgos y consecuencias ambientales que debes tomar en cuenta antes de recibirla
El caso del aleteo de tiburones es tristemente célebre; esta práctica consiste en remover las aletas de los tiburones mientras continúan con vida. Es común que el resto del cuerpo del tiburón sea devuelto al mar después de haberle cortado las extremidades. Los pescadores optan por deshacerse del tronco de algunas especies altamente protegidas por Acuerdos Internacionales; una vez cercenadas las aletas, es difícil determinar a qué especie pertenecen al momento de desembarcar, y de esta forma buscan evitar sanciones al tocar puerto. El aleteo es una práctica muy lucrativa, puesto que en China (y otros países asiáticos) existe una gran demanda de aletas, que son usualmente servidas en sopa durante celebraciones especiales (como bodas). Este platillo es considerado gourmet. Las aletas se pueden encontrar en una amplia gama de productos derivados, como vitaminas, por ejemplo.  Imagen recuperada de Sea Save.org [10].

Los casos de maltrato animal también pueden ocurrir en el comercio legal de vida silvestre. Existen criaderos de vida silvestre, que se dedican al comercio legal de seres vivos. Sin embargo, se han registrado casos en los que se extraen a especímenes en edad reproductiva de su hábitat natural para ser enclaustrados en los criaderos, y posteriormente vender a sus crías.

La vacuna contra COVID-19 y su origen animal: riesgos y consecuencias ambientales que debes tomar en cuenta antes de recibirla
En esta foto se muestra a un grupo de pangolines confiscados a contrabandistas en Indonesia (14 de Junio de 2017). El pangolín es el mamífero más traficado en el mundo. Es una criatura amenazada de extinción. Generalmente son sustraídos de su hábitat natural -tierras tropicales- en el África Subsahariana, India y el Sudeste Asiático. Son mayormente demandados en mercados chinos, en donde su carne es considerada como un manjar, y sus escamas son usadas para la elaboración de medicamentos. Recientemente, su comercialización ha encendido alarmas, pues son una posible fuente de futuras cepas del coronavirus. Imagen recuperada de The World [11]. Creditos: Binsar Bakkara/AP.

El comercio internacional de vida silvestre y los riesgos sanitarios

Los ecosistemas son sistemas complejos en equilibrio dinámico que se autorregulan. Todas las especies, ya sean animales o vegetales; microorganismos o gigantescas criaturas, están estrechamente relacionadas e interaccionan permanentemente en dinámicas de simbiosis mutualista, de comensalismo, y de parasitismo. La pérdida de la biodiversidad tiene diversos impactos en la dinámica de los ecosistemas, y del planeta tierra, considerado como un único sistema interconectado.

La desaparición de alguna(s) especie(s) puede traer el riesgo de contagio zoonótico de enfermedades, pues, como la Dra. Lorena Haurigot señala:

Los animales tienen ciclos silvestres naturales en sus enfermedades, y actúan como reservorio genético de sus patógenos, es decir, pueden ser portadores de una enfermedad sin presentar síntomas. Las especies que hospedan a los patógenos han evolucionado conjuntamente con ellos, generando inmunidad, en un equilibrio que permite la sobrevivencia a ambas partes. Estas complejas interacciones hacen que todas las especies se encuentren interconectadas, regulando las poblaciones y la abundancia de cada una de ellas en su conjunto. Es este equilibrio dinámico dentro de un ecosistema biodiverso uno de los factores que nos protege, al diluir el impacto de enfermedades infecciosas emergentes entre los distintos organismos y especies, dificultando su llegada a los humanos, ya sea por el aumento de número de especies en la cadena de contagio o por el efecto cortafuegos natural que provoca una alta diversidad genética [12].

Cabe señalar que el SARS-COV-2 no es la primera enfermedad transmitida a las personas por medio de zoonosis. La Plataforma Intergubernamental IPBES estima que cada año mueren 700,000 personas a causa de zoonosis. Por otro lado, de acuerdo con un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el 75% de las enfermedades infecciosas emergentes en los últimos años, como ébola, zika, SARS, MERS, gripe aviar, gripe H1N1 e incluso el SIDA, son de origen animal. El informe agrega que, en promedio, hay una enfermedad infecciosa que emerge en humanos cada cuatro meses; también advertía de futuras emergencias sanitarias causadas por zoonosis [13].

Con el fin de evitar que el comercio internacional de especies de vida silvestre sea insostenible, este se regula por medio de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres CITES. La CITES somete el comercio internacional de especímenes de determinadas especies a ciertos controles. Toda importación, exportación, reexportación o introducción procedente del mar de especies amparadas por la Convención debe autorizarse mediante un sistema de concesión de licencias. Cada Estado parte en la Convención debe designar una o más Autoridades Administrativas que se encarguen de administrar el sistema de concesión de licencias, y una o más Autoridades Científicas para prestar asesoramiento acerca de los efectos del comercio sobre la situación de las especies. Las especies amparadas por la CITES están incluidas en tres Apéndices, según el grado de protección que necesiten [14].

Sin embargo, existen diversas problemáticas para aplicar la Convención, poca capacidad de aplicación de la ley en algunos países, o dificultades para identificar a qué especie pertenecen algunas partes o derivados de vida silvestre. Simultáneo al comercio legal y regulado, se desarrolla el comercio ilícito de vida silvestre, lo cual mina los esfuerzos por hacer que el aprovechamiento extractivo no rebase los niveles de sostenibilidad previamente fijados por las autoridades científicas de cada país miembro. 

Una serie de causas diversas han hecho del comercio internacional de vida silvestre un lucrativo negocio, y un foco de enfermedades zoonóticas. La comunidad internacional intenta poner un alto a las problemáticas que se desprenden de este comercio. Pero el daño ya está hecho, y muchas otras consecuencias están por venir. 

Una vez dicho lo anterior, resulta paradójico saber que la vacuna que podría poner fin a la emergencia sanitaria global en que nos encontramos, tiene un compuesto químico que es un derivado del hígado de los tiburones, otra especie de fauna silvestre amenazada de extinción.

¿fabricar vacunas contra el COVID podría amenazar a los tiburones del mundo?

A partir del aceite de hígado de tiburón  se extrae el escualeno, una sustancia que es usada como adyuvante en medicinas, es decir, como un ingrediente que aumenta la efectividad de una vacuna al crear una respuesta inmune más fuerte.

Actualmente, algunos adyuvantes que contienen escualeno de tiburones son utilizados en vacunas comunes contra la influenza, y contienen proteínas virales, partes del virus, o un virus desactivado. Hasta ahora, cinco de las docenas de vacunas contra la COVID-19 en desarrollo, también contienen escualeno. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las vacunas de Pfizer y Moderna no contienen escualeno [15].

El Gigante farmacéutico británico GlaxoSmithKline (GSK) ha anunciado que fabricará mil millones de dosis del adyuvante para su uso potencial en vacunas contra el coronavirus [16]. La posibilidad de que miles de millones de dosis de vacunas contengan escualeno consterna a los defensores de la vida silvestre, pues al menos un tercio de las especies de tiburones del mundo están amenazadas de extinción. 

Los tiburones son altamente vulnerables a la mortalidad por pesca. Ya sea en pesquerías dirigidas a los tiburones, o como especies pescadas accidentalmente, la extracción de estos depredadores tope es preocupante.

Existe una gran demanda de aletas de tiburón en Asia, mientras que la carne es comúnmente consumida en Europa y Sudamérica. Además de esto, el aceite de sus hígados, sus dientes y mandíbulas son productos disponibles en los mercados del mundo. De hecho, el escualeno es usado para elaborar maquillajes, cremas faciales, y otros productos cosméticos [17]. 

El decremento en las poblaciones de tiburones es preocupante por diversas razones. Una de las más importantes es que los tiburones desempeñan varias funciones en sus ecosistemas; tienen un rol de depredadores tope, ya que al ser de las especies más grandes, afectan significativamente el tamaño poblacional de las especies presa, y la estructura y composición de especies en los niveles tróficos menores del ecosistema marino. La remoción puede tener un efecto considerable e impredecible a nivel del ecosistema, en la composición de las especies y su diversidad [18].

Un caso ilustrativo de lo que ocurre cuando las poblaciones de tiburones disminuye es el siguiente:

Se han registrado casos en que la extracción de tiburones tigre (Galeocerdo cuvier) en un ecosistema tropical ha resultado en una declinación en los números de especies comerciales importantes de peces óseos, tales como el atún, a pesar de que no son presa directa de estos tiburones. La declinación en las especies comerciales era causada por el aumento en las poblaciones de otros depredadores que anteriormente eran controlados por los tiburones tigre [19].

Además del rol ecológico que los tiburones juegan en sus entornos, la importancia de los tiburones es, también, socioeconómica. El aprovechamiento (extractivo y no extractivo)  de tiburones está íntimamente relacionado con los medio de vida, bienestar e identidad cultural de muchas comunidades costeras. Desafortunadamente, los tiburones son vulnerables a la sobrepesca debido a que tienen una baja fecundidad, un periodo de maduración sexual largo, y un largo periodo de gestación.

Existen dos fuentes conocidas de escualeno no provenientes de tiburones. Se ha desarrollado una vía semisintética que comienza con la fermentación del azúcar. El escualeno también se puede extraer y purificar de los restos del refinado del aceite de oliva.

Ambos métodos han hecho incursiones en la industria cosmética, pero ninguno ha entrado en la cadena de suministro farmacéutica más regulada. Hasta donde los científicos pueden decir, casi todas las plantas y animales producen escualeno, pues este es un precursor de los esteroles, como el colesterol y los esteroides. Incluso está en el sebo, la sustancia aceitosa que hace que tu nariz brille [20].

De acuerdo con Fabienne Rossier, la Presidenta de la asociación Shark Mission, los laboratorios se están enfocando más en el escualeno de tiburón porque es más fácil extraerlo de un animal. Para conseguir la misma cantidad, del aceite de oliva por ejemplo, se necesita siete veces más tiempo [21].

Ahora bien, respecto a las vacunas contra la COVID, es necesario señalar que no se debe dar prioridad al desarrollo de vacunas hechas con derivados de tiburón, pues resulta irresponsable hacer que la cura contra la pandemia dependa de un recurso natural finito, y se debe tomar en cuenta que al nacer nuevas personas, deberán ser vacunadas también. Además, el papel de los tiburones es primordial en el mayor pulmón del mundo: el mar, donde se produce la mayor cantidad de oxígeno de nuestro planeta.

Es cierto que la crisis sanitaria creada por el SARS-COV-2 ha dado un vuelco a la vida de las personas en todo el mundo. Hemos aprendido muchas lecciones a causa de este acontecimiento. Sin embargo, estamos (ecológicamente hablando) en un punto sin retorno, en el que la acción es necesaria para tratar de poner un alto a los procesos que amenazan la supervivencia de la raza humana, y de los ecosistemas.

Suscríbete a CEMERI

*obligatorios

La actual pandemia es, de hecho, el resultado de una serie de decisiones colectivas que han dañado, y que continúan dañando, al resto de los seres vivos, los ecosistemas, nuestras ciudades, e incluso nuestros propios cuerpos. Vivir de manera insostenible nos ha traído hasta este escenario, que parece haber salido de alguna historia de ciencia ficción. 

Tomando en cuenta todo lo anterior, sólo queda una última reflexión por hacer: además de rechazar vacunas hechas con derivados de tiburón, ¿Qué más puedes hacer para detener el deterioro de nuestro hogar, el planeta tierra?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
[1] Álvarez, Adalberto.; Ovando Norberto, “Del comercio de fauna silvestre surgió el nuevo coronavirus”, 6 de abril de 2020, https://www.elpais.cr/2020/04/06/del-comercio-de-fauna-silvestre-surgio-el-nuevo-coronavirus/ , consultado en internet el 15 de diciembre de 2020.



[2] Sethi, Shreya, “Interconnectedness of illegal wildlife trade and COVID-19”, Economic & political weekly, 12 de diciembre de 2020, (55) 49, https://www.epw.in/journal/2020/49/commentary/interconnectedness-illegal-wildlife-trade-and.html , consultado el 13 de diciembre de 2020.



[3] https://panamericana.pe/salud/286052-coronavirus-pangolines-pasado-virus-murcielagos-humanos-senala-estudio-china



[4] Hornbek-Copenhagen, Maria, “with bear trophies and lion genitals, US wildlife trafficking booms”, futurity, 3 de marzo de 2020, https://www.futurity.org/illegal-wildlife-trafficking-animal-parts-2295512/ consultado en internet el 26 de diciembre de 2020.



[5] Álvarez, Adalberto.; Ovando Norberto, Op. Cit., Ibídem.



[6] Kukreti, Ishan, “Worldwide legal wildlife trade increased by 2000% since 1980”, Down to Earth, 10 de diciembre de 2020, https://www.downtoearth.org.in/news/wildlife-biodiversity/worldwide-legal-wildlife-trade-increased-by-2-000-since-1980-74600 , consultado en internet el 17 de diciembre de 2020.



[7] Wallace, Scott, “See what’s inside this grisly warehouse of wildlife trafficking”, National Geographic, 1 de marzo de 2016, https://www.nationalgeographic.com/news/2016/03/160301-usfws-cites-endangered-species-wildlife-trafficking-lacey-act-rhinos-elephants-ivory/ , consultado en internet el 15 de diciembre de 2020.



[8] Kukreti, Ishan, Op. Cit., Ibídem.



[9] Ídem.



[10] Winn, Patrick, “Pangolin smuggling: The next coronavirus time bomb?”, The World, 1 de diciembre de 2020, https://www.pri.org/stories/2020-12-01/pangolin-smuggling-next-coronavirus-time-bomb , consultado en internet el 17 de diciembre de 2020.



[11] Haurigot, Lorena, “Qué relación existe entre el coronavirus y la pérdida de biodiversidad”. Infobae, 1 de junio de 2020, https://www.infobae.com/salud/ciencia/2020/06/01/que-relacion-existe-entre-el-coronavirus-y-la-perdida-de-biodiversidad/ , consultado el 17 de diciembre de 2020.



[12] ídem.



[13] Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres CITES, “¿Cómo funciona la CITES?”, Sin fecha, https://cites.org/esp/disc/how.php , consultado en internet el 14 de diciembre de 2020.



[14] Bomgardner, Melody, “On the hunt for alternatives to shark squalene for vaccines”, Chemical & engineering news, 6 de diciembre de 2020, https://cen.acs.org/pharmaceuticals/vaccines/hunt-alternatives-shark-squalene-vaccines/98/i47 , consultado en internet el 18 de diciembre de 2020.



[15] Campbell, Maeve, “Half a maillion sharks could be killed for COVID-19 vaccine, say experts”, Euronews, 29 de septiembre de 2020, https://www.euronews.com/living/2020/09/29/half-a-million-sharks-could-be-killed-for-covid-19-vaccine-say-experts , Consultado en internet el 17 de diciembre de 2020.



[16] TRAFFIC, “An overview in major global shark trader, catchers and species” Cambridge: TRAFFIC, 2019. 38 pp.



[17] SEMARNAT, “Programa de acción para la conservación de las especies de tiburones y rayas”, Ciudad de México: SEMARNAT/CONANP, 2019.



[18] Ídem.



[19] Bomgardner, Melody, Op. Cit., Ibídem.



[20] Roussel, Léo, “Pourquoi le vaccin contre le Covid-19 pourrait aggraver le massacre mondial des requins”, L’édition du soir, martes 29 de septiembre de 2020, https://www.ouest-france.fr/leditiondusoir/data/108051/reader/reader.html?h=%23!preferred%2F1%2Fpackage%2F108051%2Fpub%2F164089%2Fpage%2F7#!preferred/1/package/108051/pub/164089/page/7 , consultado el 17 de diciembre de 2020.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CEMERI