¿Por qué Venezuela es un punto de inflexión en Latinoamérica?

Bandera de Venezuela
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Venezuela, junto a la larga lista de dictaduras latinoamericanas, ha tenido diversas crisis sociales, económicas y culturales a lo largo de su historia. Sin embargo, a partir de su independencia, en 1821, se han incrementado gravemente a través de los gobiernos militares, golpes de Estado e inestabilidad política.

Particularmente, la posición que ocupa el país sureño en la zona se ha vuelto de suma importancia dentro del escenario internacional dado que representa tintes socialistas en el continente americano y ello es una preocupación latente en la actualidad para la mayor potencia mundial dentro del mismo. En las últimas décadas, el régimen de Maduro ha causado en Venezuela una falta de control político que no se había presentado con anterioridad.

El conflicto interno ha alcanzado esferas de interés global debido a las consecuencias de diversos niveles como el latinoamericano, el continental, a través de Estados Unidos, y la implicación de otros actores como la Unión Europea, China y Rusia. En este sentido, los acontecimientos dentro del país se colocan ante la expectativa mundial y hemisférica en virtud de la decadencia en los socialismos del siglo XXI y de la expansión respecto a la crisis humanitaria, la cual impacta de manera directa e indirecta a sus vecinos. [1]

Entre los efectos externos que conllevan las crisis internas en Venezuela, se encuentran el esparcimiento del crimen organizado y el narcotráfico que tuvo especial crecimiento durante el mandato de Hugo Chávez, mismo que asumió el poder el 2 de febrero de 1999 tras ganar las elecciones presidenciales posterior a los golpes de Estado que había organizado con anterioridad. [2]

La presidencia de Chávez inició con dos referendos que permitían la modificación de la Constitución al mantener como preámbulo la protocolización de las nuevas metas como la reformación de una sociedad democrática, participativa y protagónica, además de introducir el referendo popular con el objetivo de velar por los intereses de la población con escasos recursos. Por otra parte, las reformas agregadas a la Constitución otorgaron el derecho a buscar la reelección y cerrar el Congreso, contribuyendo a la dictadura venezolana. [3]

¿Por qué Venezuela es un punto de inflexión en Latinoamérica?
Mural a Hugo Chávez después de su dictadura. Fuente: Foreign Affairs March 28, 2013. AFP PHOTO/JUAN BARRETO (Photo credit should read JUAN BARRETO/AFP/Getty Images)

Mediante las modificaciones constitucionales Chávez logró reelegirse en diversas ocasiones al expresar características dictatoriales por lo cual el país comenzó a movilizarse poco a poco hasta lograr captar la atención internacional en consecuencia a las decisiones económicas que se producían. Es así como, en 2011, Estados Unidos implementa sanciones contra la petrolera estatal de Venezuela – Petróleos de Venezuela, S.A. – debido al apoyo respectivo del sector energético en Irán. [4]

En 2013, el dictador de la República bolivariana muere de cáncer, por consiguiente, Maduro – entonces vicepresidente – asume el cargo como mandatario interino. Este fue el inicio de un gran declive en el país, ya que, si bien se encontraba fuertemente inmiscuido en una gran inestabilidad socioeconómica, con ello se aumentó el posicionamiento de Venezuela como una zona preocupante y de importancia en Latinoamérica.

Las acciones que Maduro ha ejercido hasta el momento, colocan una fuerte preocupación sobre la situación internacional, mismas que han sido contestadas principalmente en los discursos y acciones de las potencias mundiales. La cuestión por preguntarnos que destino le depara a Venezuela como una zona estratégica en el debate mundial implica la memoria histórica colectiva que sostiene con las potencias emergentes y el planteamiento de una nueva guerra fría.

¿Por qué a China le interesan las relaciones con Venezuela?

La República Bolivariana contiene las mayores reservas de petróleo en el mundo y se encuentra en un territorio considerado como inestable debido a las enormes crisis multifactoriales que se mantienen dentro de él. Ello, aunado al creciente desarrollo de China y su influencia sobre el país, ha provocado la relación que se mantiene actualmente en la cual apoya los esfuerzos realizados por Maduro en relación con el mantenimiento de soberanía, independencia y estabilidad nacional como sostiene Hua Chunying.

La relación entre ambos países se extiende a principios del 2000, puesto que fue durante el período que los intereses coincidieron y Hugo Chávez junto a Jiang Zemin obtuvieron una alianza basada en objetivos económicos específicamente proporcionados por el petróleo para su financiación. El “oro negro”, como también es conocido, se volvió la base de la economía venezolana desde entonces, dependían de la tasa de inflación, consecuentemente con las variaciones en el mercado internacional el país no concebía estabilidad. [5]

La gran alianza comercial que representaba China para Venezuela era cada vez más evidente por medio de los préstamos que se otorgaron a cambio de petróleo. Sin embargo, la muerte de Chávez afectó respecto a la esfera interna y la política exterior del país cambio con el descenso del precio petrolero, las crisis sociopolíticas alcanzaron grados catastróficos y tuvieron repercusión en la serie de acuerdos con el país asiático, consecuentemente a la imposibilidad de pagar los préstamos adquiridos. [6]

En este sentido, Xi Jinping – actual presidente de China – coloca sus piezas en el tablero geoestratégico al manifestar su influencia en la parte trasera de Estados Unidos que representa Sudamérica. El sistema político – económico que rige a ambos países es similar en algunos aspectos, por lo cual se considera como una manera, no únicamente de crear alianzas económicas, sino influir en el establecimiento de aliados dentro del continente americano.

¿Por qué Venezuela es un punto de inflexión en Latinoamérica?
Visita del presidente venezolano a Pekín en 2015. Fuente: BBC News

Entre los diversos intereses de China sobre el país sudamericano a través de los préstamos otorgados, se encuentra el establecimiento de cadenas petroleras que promueven las exportaciones chinas y proporcionan la expansión internacional del yuan chino, además del fortalecimiento de relaciones con países en América del Sur. Los préstamos con el objetivo de conservar la revolución bolivariana – socialista han aumentado la dependencia de Venezuela al petróleo, puesto que se otorgan a cambio de futuras entregas del crudo.

La política de inversión por instituciones chinas a la República bolivariana se fortaleció en las últimas décadas con la creación de organismos como el Fondo de Financiamiento Conjunto Chino Venezolano y el Fondo de Gran Volumen a Largo plazo con los cuales es posible la reproducción de los mecanismos para el seguimiento de los acuerdos económicos chinos – venezolanos. A este respecto, las prestaciones del coloso asiático pretenden destinarse al financiamiento de infraestructuras y programas sociales para el desarrollo en el sector petrolero.

Más allá de la esfera económica, Venezuela ha sido la entrada de China en América del Sur, misma que crea un nuevo eje geopolítico al disminuir la dependencia histórica que sostenía con Estados Unidos y países europeos por medio de la cooperación financiera especialmente durante la reconfiguración de su relación a lo largo de 2015 hasta la actualidad. La estrategia que opera China conlleva la existencia de seguridad energética, la apertura en la política exterior hacia Latinoamérica y su avance como potencia emergente en el escenario global. [7]

¿Qué pretende Rusia en el país?

La relación entre Rusia y Venezuela puede estudiarse desde diversas aristas por la complejidad que implica. Durante los mandatos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, se han intensificado los acuerdos con el país ex – soviético en materia armamentista, específicamente con aviones de guerra que resultan de preocupación para Estados Unidos por el peligro que puede significar respecto a la escalada del conflicto venezolano; en adición al incremento de apoyo humanitario otorgado por países como Turquía, India, China y Rusia.

Cabe resaltar que entre las sospechas del armamento a la República Bolivariana por parte de Estados Unidos, se encontraba la creación de bases militares y el constante riesgo que podría representar un conflicto bélico entre ambos países que sería apoyado por Rusia.

Las disputas internas en Venezuela trascienden a una esfera de carácter global en un escenario de multipolaridad en el que se realizan debates geopolíticos por medio del soft power y el liderazgo mundial. En ese marco, la inestabilidad política que presentan los dos presidentes interinos en Venezuela – Juan Guaidó y Nicolás Maduro – es disputada en escenarios de Naciones Unidas, en los que se han realizado declaraciones por Estados Unidos en alianza al líder de la resistencia Guaidó y por parte de Vladimir Putín hacia el presidente Nicolás Maduro.

Una de las cuestiones principales que busca Rusia en el auxilio a Maduro es la persistencia en la lucha contra Washington con el objetivo de desafiar su papel en la hegemonía. En el aspecto económico, se han realizado una serie de préstamos por empresas estatales como Rosneft, misma que adquirió el 49.9% del control de Citgo – compañía petrolera venezolana en Estados Unidos – para aumentar su presencia en asuntos de interés con el fin de salvaguardar su inversión en empresas del crudo. [8]

¿Por qué Venezuela es un punto de inflexión en Latinoamérica?
Reunión de Nicolás Maduro con Vladimir Putín en 2019. Fuente: The New York Times

A partir del mandato de Hugo Chávez, en la Asamblea General de la ONU en 2000 se realizó el primer encuentro con la presidencia de Vladimir Putín, el cual marcó un inicio en la relación con Venezuela basada en fundamentos militares, energéticos y principalmente geopolíticos que otorgarían la entrada de Moscú en América Latina. En particular, la relación ruso – venezolana se mantuvo fuerte debido a la coincidencia de posiciones sobre el orden mundial. [9]

Por otra parte, en fechas recientes se han desarrollado diversas implicaciones en el escenario globalizado en donde las acciones rusas evolucionaron de conversaciones diplomáticas a fomentar asistencia más directa por medio de la llegada de aeronaves y personal ruso. Claramente, estas acciones fueron concebidas por el país norteamericano como un acto de desafío constante y buscaban erradicar con ello mediante la defensa a Juan Guaidó, considerado como presidente interino de acuerdo con los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución venezolana. [10]

Actualmente la situación en la República Bolivariana y su posicionamiento en el tablero internacional resulta de importancia, particularmente por el grado de significancia que ocupa como zona estratégica y de influencia para las potencias mundiales. La disputa por el territorio venezolano trasciende a factores sociales, económicos y, principalmente, geopolíticos.

¿Qué reacción ha tenido Estados Unidos?

Frente al constante desarrollo de potencias emergentes como China y el desafío constante de Rusia en la escena internacional, Venezuela ha sido objeto de un punto de inflexión dentro de América Latina, puesto que representa el socialismo del siglo XXI en la puerta trasera del hegemón mundial. El multipolarismo del sistema internacional y el surgimiento de actores políticos internacionales con gran relevancia como la República bolivariana han causado el aumento de tensiones entre los dichos países.

El posicionamiento estadounidense ante las crecientes alianzas del país sudamericano con Rusia y China, se vuelven de preocupación constante en consecuencia de la estrecha relación económica y política de los últimos años por parte del país ex soviético a Venezuela. El armamento en aumento en el país ha causado la inquietud por un futuro ataque ruso partiendo de las bases militares instaladas en América del Sur y los acuerdos de cooperación entre Venezuela, Rusia y Nicaragua. [11]

A lo largo de la presidencia de Barack Obama, el expansionismo de Rusia sobre la región latinoamericana no significaba una preocupación relevante, puesto que se analizaba como una amenaza de bajo nivel e incluso el secretario de Estado – Jhon Kerry – afirmó que la doctrina Monroe no sería ejercida, por lo que la influencia rusa en la zona no sería frenada en cuanto a la cooperación internacional, puesto que no se consideró que Rusia buscara atacar a Estados Unidos o a los países simpatizantes con su ideología. [12]

¿Por qué Venezuela es un punto de inflexión en Latinoamérica?
Presidente interino venezolano y presidente estadounidense. Fuente: CCN News

Por su parte el gobierno de Trump a lo largo de las sesiones en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas sobre el debate en la situación humanitaria venezolana ha optado por la intervención militar contra Maduro y ha reiterado su total apoyo a la resistencia de Guaidó. Esto en contraposición a las declaraciones rusas que se mantienen a favor del régimen del sucesor de Hugo Chávez – Nicolás Maduro – y amenazó gravemente con acciones militares si no se recurría al incremento en la calidad de vida que provocaba de manera indirecta la migración hacia el país norteamericano.

Finalmente, las declaraciones emitidas por el actual presidente de Estados Unidos – Joe Biden – referentes a la política exterior con Venezuela se presentan caracterizadas por la diplomacia. Biden ha afirmado que no está de acuerdo con las acciones cometidas en el país sureño, sin embargo, considera que es posible llegar a un acuerdo mediante el diálogo con Maduro.

• [1] Malamud, Carlos. 2019. “La crisis de Venezuela y el tablero geopolítico internacional”. Real Instituto el cano (noviembre): 25 de febrero.
• [2] Centro de Documentación, Información y Análisis. 2010. Hugo Chávez. En Venezuela y su Socialismo del siglo XXI. México: Dirección de Servicios de Investigación y Análisis.
• [3] Idem
• [4] CNN. 2019. Guía básica para entender a la Venezuela de hoy, un país en crisis. CCN Latinoamérica, 4 de julio, sección Venezuela.
• [5] Solimano, Irene. 2015. “Las relaciones económicas entre América del Sur y la República Popular China en el siglo XXI: entre las expectativas de la diversificación comercial y la reprimarización productiva. Consideraciones a partir de los casos de Argentina, Brasil y Venezuela (2002 – 2014)”. Tesis de licenciatura., Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales.
• [6] Idem
• [7] Brandt, Carlos H: y Piña, Carlos Eduardo. “Las relaciones Venezuela – China (2000 – 2018): entre la cooperación y la dependencia”. Friedrich Ebert Stiftung. (s/d).
• [8] Ibidem
• [9] Rodríguez, Pedro. 2019. Rusia y Venezuela: la alianza geopolítica que preocupa a Estados Unidos. Instituro Español de Estudios Estratégicos (mayo): 21 de mayo.
• [10] Ibidem
• [11] Ghotme, Rafat, y “La presencia de Rusia en el Caribe: hacia un nuevo equilibrio del poder regional.” Reflexión Política 17 (2015): 78-92. Redalyc.
• [12] Ibidem

Recomendado

Digest Digital

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Artículos relacionados

cemeri-mali
África subsahariana

Mali, una crisis invisible

El reciente golpe de Estado en Mali puede reavivar conflictos internos invisibilizados ante el mundo.

CEMERI