Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
México-UE 2

El Poder suave de la Unión Europea en el contexto de la pandemia de la COVID-19

Este año se ha caracterizado como un momento de crisis e inestabilidad. La pandemia de la COVID-19 es un problema a escala global que no solo ha afectado al sector salud, sino que también desestabilizó otros sectores como el económico puesto que se han evidenciado las desigualdades que existen entre las sociedades y las Naciones. Asimismo, denotó la interdependencia y sus respectivas vulnerabilidades que existen en este contexto de globalización.

A pesar de lo anterior, en momentos de crisis siempre existe un destello de oportunidad. La pandemia nos mostró que la cooperación se hace cada vez más presente y necesaria para afrontar las problemáticas globales, incluso la distancia geográfica dejó de ser un obstáculo para el establecimiento de relaciones. En específico, la Unión Europea (UE) con América Latina, sobre todo con México.

Antes de la pandemia existía buena relación entre las Partes, sin embargo, no eran tan estrechos los vínculos. Por ejemplo, en términos económicos, México ocupa el lugar número 20 como socio comercial y representa 1.3% de la UE con el mundo. Por su parte, las importaciones de la UE a México representan 0.9% y las exportaciones 1.7%, sin embargo, más de un tercio de estas importaciones provienen de Alemania y, a pesar de contar con el Acuerdo Global, las exportaciones no han aumentado en la misma proporción, de manera que este genera casi el 50% del déficit total con el bloque[1]. Además, hay otros países que tienen mayor presencia en México como, por ejemplo, Estados Unidos y China.

La Unión Europea es el segundo socio comercial para México, pero la diferencia en términos comerciales con los Estados Unidos es significativa y las cifras anuales proporcionadas por el Banco de México indican que dicha tendencia no se va a revertir.”[2]

Sobre el Acuerdo Global, que incorpora el comercio, el diálogo político y la cooperación, firmado entre las partes, a quince años de su entrada en vigor, ha pasado desapercibido e incluso se ha pensado que ha sido poco aprovechado ya que, en términos de la balanza comercial, México desde su implementación ha mantenido un déficit constante con la Unión Europea, aunque ha disminuido en los últimos años, por ejemplo, para el año 2008 este déficit ascendía a 24,255 millones de dólares, mientras que para 2011 este ascendía a 18.957 millones de dólares. [3]

El comercio sigue muy concentrado y no ha generado un cambio estructural en la relación con sus socios comerciales[4]. Esto también puede entenderse por la ubicación geográfica, es decir, que mantienen mayores relaciones e intercambios con países más cercanos. En ese sentido, las relaciones de México con la Unión europea no son aparentemente de gran magnitud, aunque no hay que perder de vista que con el Acuerdo global han aumentado considerablemente las inversiones europeas que se han orientado a sectores clave de la economía del país, pero aún hay mucho que hacer para dar un impulso al estrechamiento de las relaciones.

Por otro lado, algo elemental en este contexto de globalización es la diversificación, pero no sólo en el sentido de ver hacia otros mercados, sino también diversificar las estrategias. Joseph Nye describió que el poder siempre depende del contexto, es decir, que cualquier intento para desarrollar un solo tipo de poder está condenado a fracasar debido a que el poder depende de las relaciones humanas, las cuales varían en contextos diferentes. También afirmó que lo importante del poder radica en los resultados no en los recursos, por lo cual debemos poner atención a los contextos y estrategias, o de lo contrario no se dará la atención necesaria a las estrategias de conversión del poder que resulta ser lo más fundamental.[5]

Entendiendo esto, con la pandemia el bloque tiene la gran oportunidad de no quedarse atrás y a través de un “poder suave”, como conceptualizó Joseph Nye, enfocado en la Cooperación para el Desarrollo es cómo logrará tener mayor vínculo con México.

Por un lado, la Cooperación Internacional para el Desarrollo es entendida como “la movilización de recursos financieros, técnicos y humanos para resolver problemas específicos del desarrollo, fomentar el bienestar y fortalecer las capacidades nacionales.[6]

Por su parte, el poder suave se vuelve pieza clave para la cooperación puesto que recurre a medios como la definición de la agenda, la persuasión y la atracción. “En lugar de pensar en poder “sobre” se piensa en poder “con” al buscar que el otro se adhiera a valores y/o a una cultura”[7]. En este sentido, la Agenda 2030 es la hoja de ruta de carácter universal para el desarrollo integral en la que se establecen 17 objetivos para el desarrollo sostenible en la que se comparten valores y el lema de “No dejar a nadie atrás”.

La Unión Europea y México son destacados defensores de la Agenda, así como comparten los valores de la democracia, la paz, el Estado de derecho, los Derechos humanos y las Libertades fundamentales. Asimismo, el desarrollo ocupa un lugar central en la política exterior y, sus relaciones con el resto del mundo se basan en la solidaridad y la cooperación. De igual forma, la Cooperación para el Desarrollo es considerada como una inversión en un futuro viable y compartido.

Por otra parte, Joseph Nye explicó que el poder en el mundo contemporáneo es similar a un tablero de ajedrez en 3 dimensiones: en el peldaño superior coloca el poder militar, en el de en medio se coloca el económico y en el último se colocan las relaciones transnacionales que surgen de situaciones no tradicionales como: una pandemia.[8]

Sobre esa base, nos ubicamos en el último peldaño del ajedrez en el que se han involucrado diversos actores tanto públicos como privados para tratar de contrarrestar la crisis sanitaria global y la cooperación se ha hecho presente en varios momentos por lo que la pandemia es claramente una situación de multipolaridad.

Para ejemplificar las 3 dimensiones de Joseph Nye, en la grafica 1 podemos observar como es el porcentaje de presencia global que tiene la Unión Europea en diferentes variables:

Gráfica 1.- Presencia Global de la Unión Europea

grafica 1 ue 1

Fuente: Manuel García Santos, Iliana Olivié, La UE como potencia blanda, Real Instituto Elcano, 8 de junio de 2020

En la gráfica 2 se observan las regiones en las que la Unión Europea ejerce su poder suave

Gráfica 2.- Regiones que reciben el poder suave de la UE

grafica 2 ue 2

Fuente: Manuel García Santos, Iliana Olivié, La UE como potencia blanda,  Real Instituto Elcano,8 de junio de 2020

En la gráfica 3 se muestra el destino del poder suave de la Unión Europea por países

Gráfica 3.- Destino del poder suave de la UE por países

grafica 3 ue 2

Fuente: Manuel García Santos, Iliana Olivié, La UE como potencia blanda, Real Instituto Elcano,8 de junio de 2020

Observando las gráficas podemos volver a la idea sobre la diversificación, para la UE lo más recomendable es ubicarse en los dos últimos niveles del tablero de ajedrez de Nye. De igual forma, es necesario comprender que el contexto de la pandemia, como se dijo anteriormente, trae consigo el momento de oportunidad para potencializar su poder suave a través de la Cooperación Internacional para el Desarrollo retomando los valores y la Agenda 2030 que tienen en común para mejorar los números y tener más influencia en América Latina, sobre todo con México.

Para lograr este objetivo, el bloque se dedicó a la creación de diversos instrumentos: El instrumento de recuperación de la UE llamado Next generation en el que se destinó 750 000 millones de euros para el periodo 2021-2027,  con esto consideran que elevarán la capacidad financiera total del presupuesto de la Unión a 18,5 billones de euros.

También crearon el Nuevo Consenso Europeo de Desarrollo (CED) en 2017 y propusieron un Marco Financiero Plurianual 2021-2027 que incluye un nuevo instrumento financiero único para la vecindad, el desarrollo y la cooperación internacional. Asimismo, el Fondo de Desarrollo Especial destinó entre 2012 y 2020 alrededor de 82 millones de euros en financiamiento para el exterior.[12] El paquete de ayuda mundial conocido como Team Europe fue concebido como la respuesta comunitaria de ayuda y cooperación, en el que dispusieron de más de 20mil millones de euros para apoyar a los países socios de la Unión en el combate de la pandemia y sus consecuencias.[13]

Para el caso de México, el 22 de junio de este año por videoconferencia se reunieron el XIII Comité conjunto México-UE en el marco del Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación. Se revisó la Agenda de los diálogos México-UE bajo la Asociación Estratégica para el resto de 2020. De igual manera, se establecieron diálogos en temas de Derechos Humanos, sobre cambio climático y las nuevas prioridades de la Comisión Europea ante la pandemia de COVID-19, así como otras áreas de cooperación como la contribución de la UE al “Plan de Desarrollo Integral para El Salvador, Guatemala, Honduras y México”.[14]

 Asimismo, el bloque ha brindado su asistencia con el paquete mundial Team Europe en el que ha destinado 8 millones de euros[15] que auxiliarán en el fortalecimiento de los sistemas sanitarios, hídricos y de saneamiento, así como para las pruebas de diagnóstico de la COVID-19. De igual forma, pretende apoyar a los sectores más vulnerables de la población como mujeres en situación de riesgo, migrantes, periodistas, etcétera. Además, busca que se dé continuidad en la educación para los para niñas y niños.[16]

Por lo tanto, podemos concluir que la crisis sanitaria que estamos viviendo demuestra no solo el aspecto negativo, sino que también nos enseña que en este contexto es necesario reforzar el diálogo y la cooperación internacional. Las fronteras se desdibujan cada vez más y la interdependencia nos muestra su presencia en infinidades de momentos. Para contrarrestar esto, debe priorizarse la diversificación en varios niveles no solo de mercados, sino también de estrategias, pero también debe haber transformación del pensamiento.

La comunidad internacional está cada vez más conectada hay que saber como responder a esto tanto sus riesgos como oportunidades y como hay dependencia y vulnerabilidad lo mejor sería cooperar en diversas variables a través del uso del poder suave por medio de la Cooperación para el Desarrollo, la cuál es una de las estrategias más eficaces para el mejoramiento no solo de una región, sino de todo el mundo. La relación entre México y la Unión Europea es un ejemplo de la gran oportunidad que tenemos para tener más vínculos y poder cooperar con cada vez más Estados para hacer de nuestro mundo un ligar con valores comunes en el que exista un espacio pacífico y sostenible en el que nadie se quede atrás.


[1] Norma Castañeda Bustamante y Rodolfo Aguirre Reveles. “Logros y limitaciones del Acuerdo de Asociación Económica,.” En Temas de coyuntura en la relación México- Unión Europea, Luis Antonio Huacuja Acevedo, 197. México: FES Acatlán, 2015.

[2]Ibídem

[3] Idem

[4] Idem

[5] Cita Joseph Nye, The future of power, Public Affairs, Nueva York, 2011 en Daniel, Añorve. “Más allá del poder suave, del poder duro y del poder inteligente: la resiliencia ecológica y humana como fundamentos de poder.” Revista de Relaciones Internacionales de la UNAM, núm 125 mayo-agosto, 2016

[6] Cita de de Perez y suerra, cooperación, 1998 p.12 en Citlali Ayala Martínez. Jorge A. Peréz Pineda. Manual de Cooperación Internacional para el Desarrollo. México: Instituto Mora,-.

[7] Daniel, Añorve, op. cit., p. 46.

[8] Joseph S. Nye, Jr, entrevista de Cesar Villanueva. El poder en el Siglo XXI ( 8 de noviembre de 2012), pp. 175, 176.

[9] Manuel García Santos, Iliana Olivié, La UE como potencia blanda, Real Instituto Elcano, 8 de junio de 2020

[10] Manuel García Santos, Iliana Olivié, La UE como potencia blanda, Real Instituto Elcano,8 de junio de 2020

[11] Manuel García Santos, Iliana Olivié, La UE como potencia blanda, Real Instituto Elcano,8 de junio de 2020

[12] Unión Europea. La Unión Europea. Luxemburgo:-,2018, p. 32

[13] Secretaría de Relaciones Exteriores. La Unión Europea y sus Estados Miembros son solidarios con México en su lucha contra la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias. 12 de junio de 2020. https://www.gob.mx/sre/prensa/la-union-europea-y-sus-estados-miembros-son-solidarios-con-mexico-en-su-lucha-contra-la-pandemia-de-covid-19-y-sus-consecuencias (último acceso: 29 de Agosto de 2020)

[14] Delegación de la Unión Europea en México. XIII Comité Conjunto México-UE. 22 de junio de 2020 https://eeas.europa.eu/delegations/mexico/81330/node/81330_es (último acceso: 27 de Agosto de 2020).

[15] Europe Union external action. EU and its Members States launch Team Europe in Mexico. 17 de junio de 2020 https://eeas.europa.eu/headquarters/headquarters-homepage/81017/eu-and-its-members-states-launch-team-europe-mexico_es (último acceso:27 de Agosto de 2020).

[16] Secretaría de Relaciones Exteriores, op. cit.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Artículos relacionados