¿Cumplirá Europa con los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La Asamblea General de la ONU adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la cual se deriva como un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, puesto que posee la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia, además de crear un entorno con mayor cooperación internacional. Dicha Agenda incluye 17 Objetivos y 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económicas, social y ambiental, en donde los Estados miembros de la Naciones Unidas reconocen que el mayor desafío del mundo actual es la erradicación de la desigualdad y afirman que sin lograrla no puede existir un desarrollo sostenible.

Esta resolución regirá los programas de desarrollo mundiales durante los próximos 15 años y al adoptarla, los Estados se comprometen a movilizar los medios necesarios para su implementación mediante alianzas centradas especialmente en las necesidades de los más pobres y vulnerables. Además de poner fin a la pobreza en el mundo, los ODS incluyen, entre otros puntos, erradicar el hambre y lograr la seguridad alimentaria; garantizar una vida sana y una educación de calidad; lograr la igualdad de género; asegurar el acceso al agua y la energía; promover el crecimiento económico sostenido; adoptar medidas urgentes contra el cambio climático; promover la paz y facilitar el acceso a la justicia. (Naciones Unidas, 2015)

Esto implica un compromiso común y universal que pone a la igualdad y dignidad de las personas en el centro y llama a cambiar nuestro estilo de desarrollo, respetando el medio ambiente, es decir actúa como un compromiso universal adquirido tanto por países desarrollados como en desarrollo. Sin embargo, esto no significa que los retos de cada país sean los mismos para todos y por ello, los Estados deben contar con plena soberanía sobre su riqueza, recursos y actividad económica, fijando cada uno sus propias metas nacionales, apegándose a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La Agenda 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no solo son un pilar fundamental de la política de Naciones Unidas, sino que también son una prioridad para Europa, gran parte de la hoja de ruta comunitaria de las próximas décadas está contenida dentro descenso del crimen, la pobreza, mejoras sanitarias o crecimiento económico, de igual forma, en poco aspecto es centrado el medio ambiente con el Green Deal o Pacto Verde Europeo, pacto  que surgió con la necesidad de crear un entorno global habitable que respete y preserve la biodiversidad, poniendo en marcha una serie de medidas que permitan abordar los desafíos relacionados con el clima y el medioambiente, además que Europa sera el primer continente en alcanzar la neutralidad de carbono para 2050, genera gran influencia y progreso puesto que, aterrizando sus estrategias y planes de acción sobre biodiversidad, economía circular o igualdad de género. (BBVA, 2021)

Ante ello, Europa ha avanzado bastante en los últimos cinco años en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, pero la reciente pandemia de coronavirus y los efectos negativos de la guerra en Ucrania ha ralentizado el progreso. Causando, que la región deba acelerar el proceso o invertir las tendencias actuales para alcanzar sus ambiciones para 2030, ya que sus mayores afecciones se derivan dentro de la igualdad de género, donde el principal actor son las mujeres y sus grandes limitaciones al momento de ser contratadas, otro factor es el estancamiento en las medidas relativas a lucha contra el cambio climático, existiendo aún grandes desafíos por el aumento de la temperatura en la tierra o la calidad de los ecosistemas acuáticos, estos factores constituyen una especial limitación para conseguir las metas programas (Eurostat, 2020)

Estos aspectos son calculados por medio de un informe que es emitido cada año (Eurostat), el cual se encarga de publicar un documento en el que se analiza mediante indicadores cuantitativos y cualitativos las principales tendencias del avance de la Agenda 2030, toma como referencia los últimos cinco años, el más reciente indica que Europa ha podido avanzar significativamente en la mayoría de metas de los ODS, aunque dicho progreso se ha visto en gran medida impactado por situaciones exteriores que limitan y amenazan con un retroceso en el avance que se ha logrado. (Eurostat, 2020)

Es claro mencionar que Europa ha mejorado en casi todos los ODS según los datos e indicadores disponibles evaluados por Eurostat, aunque dentro de las metas ha podido haber un empeoramiento en áreas concretas. Esto provoca que la evaluación general de metas especialmente importantes como el ODS 13 “Acción por el clima” sea más o menos neutral y no posea tanto peso como se mencionó. Por un lado, las tendencias positivas son visibles en cuestiones como la mitigación del clima, gracias a la proporción creciente de energía renovable en Europa o el apoyo a la acción climática, que ha tenido un fuerte empujón gracias al lanzamiento de diferentes leyes climáticas o el creciente apoyo financiero a los países en desarrollo. No obstante, se ve afectada negativamente por el deterioro de otros indicadores, los cuales intensifican las carencias o los desafíos extras en los impactos climáticos. (El Ágora, 2021)

Según el informe, Europa ha logrado los mayores avances en los últimos cinco años con el ODS 16 “Paz, justicia e instituciones sólidas”, también se han observado avances significativos en la reducción de la pobreza y la exclusión social (ODS 1) y en la mejora de la situación sanitaria de los países europeos (ODS 3). Sin embargo, con la excepción de la pobreza extrema que es poco frecuente en la región y la reducción de la desigualdad de ingresos no están en vías de alcanzarse para 2030. La región está en camino de cumplir la meta 5.b sobre el uso de la tecnología para promover el empoderamiento de las mujeres, pero no los otros objetivos medibles de igualdad de género. Hay que acelerar los esfuerzos para reducir las disparidades entre mujeres y hombres en el hogar (meta 5.4) y en la esfera pública (meta 5.5). (Noticias ONU, 2022)

Debido al desfase temporal de algunos indicadores, que aún no cuentan con datos completos del año pasado, la evaluación de estas dos metas sobre pobreza y salud aún se refiere al período hasta 2019 y por lo tanto aún no refleja los impactos de la crisis sanitaria. 

En el aspecto de agua y energía, ha avanzado mucho en el acceso a servicios básicos como el agua potable (meta 6.1) y la energía (meta 7.1). Para garantizar la disponibilidad y sostenibilidad del agua y el saneamiento, la región debe acelerar los avances en materia de saneamiento (meta 6.2), calidad del agua (meta 6.3), eficiencia en el uso del agua (meta 6.4) y en cooperación internacional y gestión nacional de los recursos hídricos (meta 6.5). (Noticias ONU, 2022) Además, La Comisión Europea irá integrando los ODS en el Semestre Europeo, que Bruselas utiliza para coordinar las políticas presupuestarias de los Estados miembros, con el objetivo de avanzar hacia una “competitividad sostenible”, donde la mayoría de los países aumenten el uso de las energías renovables (meta 7.2) y mejoren la eficiencia energética. 

Sin embargo, en otras áreas ya se ha podido observar como la pandemia de COVID-19 ha ralentizado notablemente el progreso promedio, sobre todo el caso de economía y el mercado laboral (ODS 8), donde la crisis sanitaria ha interrumpido la mejora continua, observada desde 2013, pero también se pueden observar impactos similares en las áreas de educación (ODS 4), igualdad de género (ODS 5) y otras desigualdades (ODS 10), así como alianzas y medios de implementación globales (ODS 17). A pesar de ello, la pandemia de COVID-19 ha demostrado la importancia de la cooperación internacional en torno a la ciencia y la tecnología, y los avances en la región son importantes en este ámbito (Noticias ONU, 2022)

Si bien, los inconvenientes que se presentan actualmente dentro de la región de Europa van desde el tardío crecimiento económico internacional (por cuestiones de pandemia), las desigualdades sociales y la degradación ambiental, es decir grandes desafíos sin precedentes. En efecto, la realidad actual necesita establecer grandes transformaciones hacia un paradigma de desarrollo sostenible, inclusivo y con una visión a largo plazo, en donde los países puedan actuar frente a los efectos duraderos de la pandemia, crisis o situaciones externas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Autora: Tatiana Ángeles
Referencias: BBVA. (25 de octubre de 2021). Hoja de ruta de la estrategia europea de desarrollo sostenible. Recuperado el 28 de abril de 2022, de https://www.bbva.com/es/sostenibilidad/bbva-asciende-a-la-primera-posicion-entre-los-bancos-en-el-dow-jones-sustainability-index/
El Ágora. (15 de junio de 2021). Europa progresa en ODS a la espera del impacto de la pandemia. El Ágora. Recuperado el 28 de abril de 2022, de https://www.elagoradiario.com/desarrollo-sostenible/ods-agenda-2030/europa-progresa-ods-pandemia/
Eurostat. (22 de junio de 2020). La UE se estanca en los ODS de igualdad y cambio climático. El Ágora. Recuperado el 28 de abril de 2022, de https://www.elagoradiario.com/desarrollo-sostenible/ods-agenda-2030/ue-se-estanca-en-los-ods-de-igualdad-y-cambio-climatico/
Naciones Unidas. (25 de septiembre de 2015). Objetivos de Desarrollo Sostenible. Recuperado el 27 de abril de 2022, de https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/2015/09/la-asamblea-general-adopta-la-agenda-2030-para-el-desarrollo-sostenible/
Noticias ONU. (24 de marzo de 2022). La región europea en camino de lograr solo 26 de las 169 metas para el desarrollo sostenible en 2030. Recuperado el 28 de abril de 2022, de https://news.un.org/es/story/2022/03/1506142

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CEMERI

[ivory-search id="5503" title="Default Search Form"]