¿Qué es la competencia perfecta?

Portada de artìculo mercado de frutas en el fondo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La competencia perfecta es un tipo de mercado donde existe un número extenso de compradores y vendedores; todos ellos inician el mecanismo de compra y venta, no hay restricciones y no hay competencia directa en el mercado. Todos los vendedores están vendiendo productos idénticos u homogéneos.

En economía, la competencia perfecta es una estructura de mercado teórica en la que no existe competencia directa entre empresas o vendedores porque hay un gran número de vendedores (también compradores) presentes en el mercado que venden simultáneamente un producto idéntico al precio de mercado. Así, cada vendedor tiene una participación muy pequeña en el mercado con un control insignificante sobre los precios de este.

La competencia perfecta se considera el escenario de mercado ideal, ya que asigna los recursos disponibles de la manera más eficiente y, por lo tanto, también se denomina competencia pura.

Sin embargo, el punto importante a tener en cuenta de la definición anterior es que las estructuras de mercado perfectamente competitivas no existen en el mundo real. En economía se utiliza como referencia para realizar un análisis comparativo con mercados reales.

Historia de la competencia perfecta

Los primeros economistas como Adam Smith y David Ricardo propusieron la noción que ahora llamamos competencia perfecta, viéndola como el ideal al que debe aspirar un sistema económico. A finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando escribían estos y otros supuestos economistas clásicos, la intervención del gobierno, especialmente en cuestiones de comercio internacional, restringía abiertamente el funcionamiento de la oferta y la demanda. 

Si el gobierno se abstuviera de manipular la economía, si los compradores y vendedores tuvieran conocimiento de los mercados en los que participan, y si esos mercados permitieran que compradores y vendedores interactuaran libremente, entonces ningún vendedor o comprador actuando solo debería poder afectar el sistema de precios.

Las limitaciones prácticas de este primer modelo de competencia perfecta se hicieron evidentes a mediados del siglo XIX, cuando las grandes empresas y combinaciones de empresas, que buscaban ganancias sin ninguna interferencia del gobierno, pudieron dominar sus industrias y estructurar los mercados para su propio beneficio. 

Los sindicatos (organizaciones de trabajadores que fueron capaces de apelar a mejores condiciones de trabajo de manera más efectiva que los empleados individuales) también surgieron durante este tiempo, complicando aún más cualquier esperanza de que la competencia perfecta pudiera ocurrir naturalmente. 

A fines del siglo XIX y principios del XX, los gobiernos comenzaron a actuar para restringir a las empresas que monopolizaban sus industrias y se aprovechaban de los trabajadores y consumidores, en parte en un intento de generar una mayor competencia en la economía.

A pesar de la clara evidencia de que los mercados en realidad estaban lejos de ser perfectamente competitivos, los principales economistas de los siglos XIX y XX continuaron basando la mayoría de sus teorías en ideas sobre cómo se comportaban los mercados en condiciones de competencia perfecta. 

La idea mantuvo su poder teórico en parte porque era más fácil teorizar sobre mercados en condiciones de competencia perfecta que sobre mercados imperfectos, desordenados e impredecibles. Pero los economistas continúan estudiando y enseñando teorías sobre los mercados perfectamente competitivos porque, a pesar de que estas teorías se basan en una idea simplificada de la competencia, pueden iluminar muchas cuestiones económicas complejas.

Características de la competencia perfecta

  1. Mercado grande

Una gran población de agentes económicos, como oferentes y demandantes, están presentes en el mercado.

Los vendedores son empresas no organizadas, pequeñas o medianas, propiedad de personas físicas. Sin embargo, un gran número de vendedores y compradores mantienen la constancia de la cadena de oferta y demanda en el mercado. Es decir, el comprador puede sustituir fácilmente a las empresas para comprar su producto y el vendedor también tiene una gran disponibilidad de compradores.

  1. Mercado homogéneo

Las empresas venden productos idénticos con características y precios similares, por lo tanto, el comprador no puede diferenciar entre los productos disponibles en función de las características y, en general, no tiene preferencia para seleccionar un producto o vendedor en particular sobre otros.

  1. Libertad para entrar o salir del mercado

En la competencia perfecta, el costo inicial y el costo de producción son muy bajos y la demanda de productos es alta, por lo que la entrada al mercado es fácil. En caso de que alguna empresa incurra en pérdidas y la supervivencia en el mercado se vuelva difícil debido a la fuerte competencia, entonces es libre de salir y otros jugadores toman su lugar para cumplir con los requisitos de suministro.

  1. Restricciones y obligaciones más bajas de los gobiernos

Para los vendedores, las barreras gubernamentales son menores. Los vendedores pueden vender libremente sus productos en el mercado. De manera similar, los compradores también son libres de comprar bienes y servicios ofrecidos por los vendedores. Los precios no están regulados, sino que fluctúan según la demanda y la cadena de suministro.

  1. Perfecta disponibilidad de la información

Los vendedores tienen un conocimiento completo del mercado, como los costos requeridos, los requisitos tecnológicos, las tácticas de marketing y los niveles de suministro según las demandas del mercado. El comprador está plenamente informado sobre la disponibilidad de los productos, sus características, calidad y precios. Por lo tanto, no es posible influir o manipular el mercado por ninguna de las partes.

  1. Transporte Económico y Eficiente

El transporte es una parte muy importante de todo negocio y en un mercado perfectamente competitivo el costo del transporte para el vendedor es bajo y, por lo tanto, los precios de los productos disminuyen. Además, el transporte eficiente está fácilmente disponible y reduce los retrasos en el transporte de mercancías.

En un enfoque de ropa colgada en un aparador en la calle.
Un mercado de competencia perfecta consta de un gran número de participantes que no tienen influencia en los precios del mercado: deben aceptar los precios para lo que compren o vendan.

Competencia Perfecta vs Monopolio

Para comprender mejor la competencia perfecta, hay que referirse a una estructura de mercado popular llamada monopolio. Un monopolio se opone teóricamente a la competencia perfecta que se caracteriza por un único vendedor de un producto sin sustitutos cercanos. 

El monopolio otorga pleno poder sobre los precios y los consumidores no pueden cambiar a otro vendedor en caso de que suban los precios porque es posible que no haya otra opción disponible. Las altas barreras de entrada y salida dan como resultado una competencia insignificante. Algunos ejemplos son Microsoft, Apple, PDVSA, AENA, entre otros.

Ventajas de la competencia perfecta

Las siguientes son las ventajas de la competencia perfecta:

  • Los mercados de competencia perfecta son teóricamente estructuras de mercado ideales.
  • Las estructuras de mercado de competencia perfecta están orientadas al consumidor. Los consumidores tienen sustitutos fácilmente disponibles tanto para los productos como para los vendedores y pueden cambiar fácilmente a otros si es necesario. 

Es decir, no hay pocos participantes, sino al contrario, son varios; lo que representa para el consumidor una ventaja económica y otros beneficios.

  • Los vendedores no tienen poder de influir en el precio, como en el caso de un mercado de monopolio y todo el control de los precios permanece bajo la demanda y la cadena de suministro. Por lo tanto, la probabilidad de explotar a los consumidores se vuelve insignificante.
  • Las características, la calidad y la tasa del producto siguen siendo similares en todas partes para productos perfectamente competitivos.
  • En competencia perfecta, los costos de puesta en marcha, costos de producción, publicidad y costos de mercadeo son todos muy bajos. Por lo tanto, la entrada, la producción y las ventas se vuelven fáciles para el vendedor.

Desventajas de la competencia perfecta

Las siguientes son las desventajas de la competencia perfecta.

  • La mayor desventaja de la competencia perfecta es que, al ser la estructura de mercado más ideal, es sólo un concepto hipotético o teórico de la economía con una existencia insignificante en el mundo real.
  • Los vendedores no pueden agregar valor a su producto porque agregar valor o características a los productos no aumenta los precios, que están totalmente determinados y controlados por el sistema de oferta y demanda.

Por lo tanto, el costo para el vendedor aumenta, pero los ingresos siguen siendo los mismos y, en última instancia, el margen de beneficio disminuye. Si los vendedores aumentan sus precios por mejores productos, los consumidores pueden cambiar a otros vendedores o considerar otros productos.

  • La fuerte competencia es otra desventaja para los vendedores debido a las bajas barreras y la gran libertad de entrada y salida. Es decir, cada vez que un nuevo jugador puede ingresar al mercado y comienza a ofrecer productos o servicios similares al consumidor a precios similares.
  • Los vendedores existentes siempre tienen una ventaja sobre los nuevos competidores porque están bien establecidos en el mercado, crearon buena voluntad entre productores y consumidores y están ubicados en ubicaciones privilegiadas. Pero los nuevos vendedores tienen que luchar y, a veces, incurren en pérdidas y, en última instancia, son expulsados ​​​​del mercado.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Marco Olivera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CEMERI

[ivory-search id="5503" title="Default Search Form"]