Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
cemeri-buque-pesquero-quemado-y-hundido-por-autoridades-de-indonesia-pesca-INDNR-imagen-destacada

Entre las redes de pesca y los derechos soberanos en el Mar de China Meridional: pesca ilegal en la ZEE de Indonesia

Desde finales del año pasado, Indonesia y China tuvieron un roce diplomático debido a diversas incursiones de flotas pesqueras chinas alrededor de las Islas Natuna, ubicadas en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) indonesia. En enero de 2020, tres buques militares indonesios expulsaron a más de 50 barcos pesqueros chinos que pescaban irregularmente en la zona [1].

Después de que estos hechos se dieran a conocer, el gobierno inodnesio convocó al embajador de China en Indonesia, Xiao Qian, para emitir oficialmente una protesta. El Ministerio de Relaciones Exteriores declaró que Indonesia no reconocería nunca “la línea de los nueve puntos” (una vasta zona que China reclama como suya, la cual se extiende desde sus costas del sur, hasta los países ribereños del Mar de China Meridional) [2].

Las islas Natuna bordean el Mar de China Meridional, donde China y cuatro países del sudeste asiático (Vietnam, Malasia, Brunei y Filipinas) tienen reclamos contrarios sobre la soberanía del Mar. Beijing sostiene que las Natuna son parte de sus “caladeros de pesca tradicionales” y que el área está dentro de la línea de nueve puntos a través de la cual reclama alrededor del 90 por ciento de la zona en disputa. Como respuesta a la protesta indonesia, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China afirmó que los pescadores chinos eran libres de realizar actividades ahí, y que nada cambiaría “el hecho objetivo de que China tiene derechos” sobre esas aguas.

cemeri mar de china meridional linea de los nueve puntos
Mapa  que muestra la línea de los nueve puntos (territorio marino reclamado por China), y las reivindicaciones territoriales de los otros países de la región. Recuperado de futuredirections.org [3].

El miércoles 1 de enero, Indonesia rechazó los reclamos históricos de China, los cuales son unilaterales, sin base legal y nunca han sido reconocidos por la Convención de las Naciones Unidas de 1982 sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR). Además, Indonesia envió buques de guerra y aviones de combate para patrullar la zona. Por su parte, el presidente Joko Widodo también visitó la región para afirmar el poder soberano que Yakarta tiene sobre ella.

Indonesia afirma tener soberanía sobre esas islas, y consiguientemente, sobre una franja de 200 millas marítimas que las rodean, es decir, su Zona Económica Exclusiva. El gobierno indonesio apela a la CONVEMAR para reclamar sus derechos soberanos sobre esta zona; también recordó que  las reclamaciones de Beijing en el Mar del Sur de China habían sido refutadas por un tribunal de La Haya en 2016, luego de que Filipinas presentara un caso. 

La importancia de la pesca en Indonesia, un país insular; y los daños causados por la pesca irregular en su ZEE

Indonesia es el segundo productor pesquero más grande del mundo (el primero es China). El sector pesquero genera aproximadamente $ 4.100 millones de USD en ingresos anuales por concepto de exportación, y representa alrededor del 2.6% del PIB nacional. La actividad pesquera mantiene a más de 7 millones de puestos de trabajo y proporciona más del 50% de las proteínas alimentarias de origen animal a la población de Indonesia. Sin embargo, la industria pesquera se enfrenta a la incertidumbre, pues algunas poblaciones de peces marinos están en riesgo de sobrepesca; además se enfrentan desafíos de gestión, como datos e investigación insuficientes y oportunidades limitadas de inversión en pesca social y ambientalmente responsable [4].

cemeri red de cerco en indonesia
Pescadores sosteniendo una red de cerco, conocida localmente como “cantrang”. Imagen cortesía del Ministerio de Asuntos Marítimos y Pesca; recuperada de Mongabay [5].

Indonesia se extiende a ambos lados de los océanos Pacífico e Índico, y alberga gran parte del Triángulo de Coral, una región que tiene la mayor diversidad de peces de arrecife y coral del mundo [6]. La riqueza en stocks de especies pesqueras comerciales hace de la región de las Natuna un importante caladero en el Sudeste Asiático.

Indonesia asegura perder millones de dólares cada año a causa de la pesca ilegal, no declarada, y no regulada (pesca INDNR) dentro su ZEE. Es por ello que el gobierno indonesio reivindica sus derechos soberanos, y redobló esfuerzos para poner fin a las incursiones de flotas pesqueras extranjeras. 

  Las violaciones a la ZEE indonesia

Desde 2010, Indonesia ha estado involucrada en al menos siete enfrentamientos marítimos con buques de la Guardia Costera China (GCC), en los que indonesia ha intentado evitar la pesca ilegal china dentro de su ZEE. En incidentes pasados, al menos los que se informaron públicamente, los buques de la GCC generalmente estaban presentes para proteger a los pesqueros chinos que practican la pesca INDNR [7].

Sin embargo, algo cambió el 12 de septiembre pasado, cuando se produjo el último de una larga serie de enfrentamientos marítimos entre la Agencia de Seguridad Marítima de Indonesia (Badan Keamanan Laut, o Bakamla) y la GCC. En el enfrentamiento, el buque Bakamla KN Pulau Nipah-321 identificó un buque GCC, GCC-5402, que navegaba dentro de la ZEE alrededor de las Islas Natuna.

En respuesta a la incursión, Bakamla interceptó y estableció comunicación por radio con GCC 5402. El incidente resultó en una disputa diplomática bilateral cuando el barco chino afirmó que tenía “derecho a patrullar” dentro de la Línea de los nueve puntos. El incidente de septiembre fue cualitativamente diferente a los anteriores, ya que la GCC se adentró deliberadamente en la ZEE de Indonesia sin la presencia de barcos pesqueros chinos [8]. 

La ausencia de pesqueros chinos navegando junto con la Guardia Costera China, da al conflicto un matiz de disputa por la soberanía de las Islas. Sin embargo, las embarcaciones chinas no son las únicas intrusas.

cemeri guardia costera indonesia detiene a buque pesquero vietnamita cerca de Natunas
Personal de la guardia costera indonesia detiene a un buque pesquero vietnamita, cerca de las Islas Natuna en julio de este año. Foto: AFP, recuperada de This week in Asia [9].

Y es que, tan sólo en el periodo comprendido entre junio y octubre de este año, las autoridades indonesias han incautado al menos 31 barcos pesqueros extranjeros que practicaban la pesca INDNR al norte de las Islas Natuna, de acuerdo con información de la ONG Destructive Fishing Watch (DFW).

Del total de aquellos barcos, 21 eran de nacionalidad vietnamita, y de hecho, ninguno provenía de China. El coordinador nacional de DFW, Moh Abdi Suhufan, dijo que  el gobierno de Indonesia debería incrementar la vigilancia e incrementar los patrullajes militares en el mar. Dijo que los barcos vietnamitas eran agresivos, y que probablemente tratarían de huir o chocar contra los barcos de vigilancia operados por el Ministerio de Asuntos Marítimos y Pesca [10].

El Mar de China Meridional: un territorio biodiverso, geoestratégico, y disputados por cinco países

Como se señaló anteriormente, los países ribereños de la región se disputan los derechos soberanos que pueden tener en el Mar Meridional de China. Esta disputa comenzó cuando, como resultado de la Segunda Guerra Mundial, Japón se vio obligado a renunciar a los dos grandes archipiélagos de Spratly y Paracelso (actualmente disputados). China es la que pide para sí la mayor parte del territorio, según Pekín, su derecho se remonta siglos atrás, cuando esas Islas eran consideradas parte integral de China. Vietnam asegura que tienen documentos que prueban que ellos han gobernado las islas. Filipinas, por su parte, alega su proximidad geográfica; y Brunei y Malasia  reclaman parte de la zona haciendo alusión a convenios internacionales.

cemeri disputas territoriales en el sudeste asiatico jpg.
Mapa que muestra las reivindicaciones territoriales de los países ribereños del mar de China Meridional. Recuperado de: elordenmundial.com [12].

La soberanía sobre las aguas del mar de la China Meridional es codiciada debido a que éstas son ricas en recursos naturales, y en ellas ocurre el mayor tránsito comercial del mundo. Anualmente, entre exportaciones e importaciones, la actividad comercial deja alrededor de 3,4 millones de USD, equivalente al 20% del capital relacionado con el comercio internacional. Y no sólo esto; se calcula que hay unos 11.000 millones de barriles de crudo, y 190 billones de pies cúbicos de gas natural en el lecho marino. Además ahí se produce el 12% de la pesca mundial [13]. 

cemeri rutas comerciales en el mar de la china meridional
Este mapa muestra los flujos comerciales de petróleo crudo en el mar de China Meridional. Esta representación es ilustrativa, pues muestra las principales rutas comerciales de la región, por medio de las cuales se transporta no sólo crudo, sino toda clase de bienes e insumos. Puede observarse que el mar en disputa es un paso obligado para llegar rápidamente al estrecho de Malaca, y eventualmente alcanzar los mercados europeos. Mapa recuperado de: elordenmundial.com [14].

La soberanía marítima que otorgaría el control sobre las Islas de Paracelso y Spratly darían a su detentor derechos para -posiblemente- regular el paso por estas aguas, para aprovechar los recursos minerales y los pesqueros, y para beneficiarse económicamente del flujo comercial entre occidente y oriente, el cual forzosamente debe cruzar por el estrecho de Malaca.

Nótese que existen también disputas entre algunos países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) sobre la soberanía en estas aguas; como por ejemplo: Yakarta y Manila, que en 2014 firmaron un acuerdo para resolver una disputa sobre sus ZEE superpuestas, mientras que en 2009 Malasia y Vietnam hicieron una presentación conjunta a la Comisión de Límites de la Plataforma Continental para aclarar sus posiciones y límites legales sobre sus reclamos en el Mar. También es de destacar un fallo de 2008 de la Corte Internacional de Justicia que resolvió una disputa de décadas sobre los islotes en el Estrecho de Singapur, con la soberanía sobre Pedra Branca yendo a Singapur y Middle Rocks a Malasia [15].

Actualmente, Vietnam e Indonesia sostienen conversaciones para delinear sus ZEE, y la conclusión exitosa de estas negociaciones ayudaría a reducir las tensiones. En contraste, la actitud no cooperativa de China con respecto a lo estipulado en la CONVEMAR, y con respecto a la decisión del tribunal de la Haya de 2016; ha reducido el nivel de confianza de la mayoría de los indonesios hacia la buena voluntad de Pekín de respetar la soberanía de Indonesia sobre las Natuna.

La respuesta Indonesia ante la violación de sus derechos soberanos sobre la ZEE

A pesar de que es poco común que los pesqueros chinos aprovechen las aguas de la ZEE indonesia, la amenaza que representan los buques de la GCC es grande. Después del incidente del 12 de septiembre, cuando la Guardia Costera China se presentó sin la compañía de pesqueros chinos, el conflicto fue delineado como uno de fronteras marítimas impugnadas, y no sólo un conflicto causado por el aprovechamiento pesquero. Esto significa que el gobierno de Indonesia debe estar preparado para responder acorde a la situación en el futuro [16]. 

De hecho, en los últimos cinco años, el gobierno indonesio había estado dudando sobre si enmarcar el problema como una disputa fronteriza tradicional, prefiriendo ver los enfrentamientos marítimos entre Bakamla y la GCC en el Mar de China Meridional como “incidentes de pesca”. Esto es comprensible, dada la posición de Indonesia como estado no reclamante en el Mar de China Meridional, posición que ha adoptado desde la década de 1990. Además, es conveniente dada la preponderancia económica y militar de China en la región [17]. 

Debido a lo anterior, el gobierno indonesio ha tomado diferentes medidas para hacer respetar sus derechos soberanos sobre la ZEE, con el pretexto de combatir la pesca INDNR, y argumentando que lograr niveles de pesca sostenibles es su objetivo final. 

La política de “hundirlos a todos” para combatir la pesca INDNR (2014-2019)

La anterior ministra de Asuntos Marinos y Pesca de Indonesia, Susi Pudjiastuti, se propuso luchar en contra de la pesca INDNR, y en contra de la pesca insostenible. Por ello, hizo dos grandes cambios en las políticas pesqueras de Indonesia. Uno de los cambios fue la prohibición de las redes de cerco, localmente conocidas como “cantrang”.

Las cantrang son considerada un tipo de arte de pesca insostenible, debido a que son arrastradas por el fondo marino, y como resultado destruyen corales y arrecifes, además de tener un alto índice de pesca incidental. La prohibición fue impuesta en 2015 por Susi en un intento por proteger las áreas costeras que sirven como lugares de desove de peces. Pero la prohibición generó duras críticas por parte de algunos pescadores, particularmente a lo largo de la costa norte de Java, donde muchos dependen de este tipo de redes. En 2018, Susi cedió y les dio a los pescadores de esa región un período de gracia hasta febrero de 2020, además de ayuda financiera para la transición hacia equipos más sostenibles [18].

Otra de las principales políticas pesqueras aplicadas por Pudjiastuti fue la más extrema; poco después de asumir el cargo en 2014, anunció que los barcos pesqueros extranjeros que fueran capturados a causa de practicar la pesca INDNR en aguas de Indonesia, serían incautados, y hundidos. Esta regulación en particular fue muy popular a nivel nacional, y Susi insistió en que trataba de garantizar una pesca sostenible.

Por su parte, el ministro coordinador de Asuntos Marítimos, Indroyono Soesilo, subrayó que la base jurídica de la política es el párrafo 4 del artículo 69 de la Ley núm. 45 de 2009 sobre pesca. Según el artículo, sujeto a pruebas preliminares suficientes, las autoridades indonesias pueden quemar y / o hundir buques extranjeros sospechosos de pesca ilegal en una zona de ordenación pesquera de Indonesia. Sin embargo, el artículo carece de una definición de “las áreas de ordenación pesquera de Indonesia”, lo que podría crear conflictos con respecto a lo establecido en la CONVEMAR [19].

Mucho se dijo, en su momento, sobre la política de hundir a los buques pesqueros que practicaran la pesca INDNR en la ZEE indonesia. El artículo 73 de la CONVEMAR establece las medidas que pueden tomarse para hacer cumplir las leyes y regulaciones por parte del Estado costero en la ZEE, y éstas no incluyen el hundimiento de embarcaciones. Según el régimen de la CONVEMAR, la aplicación de la ley en la ZEE puede incluir el embarque, inspección, arrestos y procedimientos judiciales. Las sanciones correspondientes no pueden incluir el encarcelamiento y otros castigos corporales. Incluso las fianzas o garantías para la pronta liberación de embarcaciones y tripulaciones arrestadas pueden ser razonables. 

Cabe mencionar que la CONVEMAR clasifica los mares en zonas, cada una con sus respectivos derechos reconocidos. La regla general con las zonas y los derechos de la CONVEMAR es que cuanto más lejos de la costa, menores son los derechos soberanos sobre el mar. Con base a esa norma, la política de “hundir el buque” era admisible para la supuesta actividad en el mar territorial, las aguas interiores y las aguas archipelágicas de Indonesia. En cuanto a la pesca ilegal en las ZEE u otras zonas de derechos soberanos, Indonesia tiene la obligación de seguir los mecanismos de la CONVEMAR [20].

cemeri buque pesquero quemado y hundido por autoridades de indonesia pesca INDNR
Autoridades indonesias detonan y hunden buques pesqueros extranjeros que fueron capturados mientras practicaban la pesca INDNR en aguas indonesias. Imagen recuperada de Mongabay [21]. 

Sin embargo, las políticas de ordenación pesquera aplicadas por la ex-ministra no fueron aceptadas por todos los actores, ni por el coordinador del ministerio.

El cambio de dirección en la línea de políticas pesqueras de Indonesia (2019- actualidad)

En octubre de 2019, la ministra de Asuntos Marítimos y Pesca, Susi Pudjiastuti, fue reemplazada en su cargo por Edhy Prabowo. El nuevo ministro prometió revisar la prohibición de las artes de pesca de arrastre, y el hundimiento de barcos pesqueros extranjeros. Argumentó que la política de “hundirlos a todos” fue el resultado de una comunicación ineficaz en los últimos cinco años entre el ministerio y otras partes interesadas en el sector pesquero.

Agregó que esta política no había contribuido a aumentar las exportaciones de pescado de Indonesia, sino que, por el contrario, en 2018 un conjunto de datos mostraban que la exportación de pescado de Indonesia había caído a su nivel más bajo en cinco años, de acuerdo con la Cámara de Comercio e Industria de Indonesia. Los datos sugerían que existía una relación improductiva entre la ministra Susi y el sector pesquero [22]. 

El nuevo ministro dijo que quería centrarse más en aumentar la exportación de pescado de Indonesia, lo cual, según él, requiere de un enfoque más amigable para el sector pesquero. Cuando asumió el cargo, convocó a las partes interesadas del sector para escuchar sus inquietudes, Según se informa, muchos de ellos afirmaron que no se beneficiaron de la ministra anterior.

cemeri Susi Pudjiastuti y Edhy Prabowo ministros de pesca de indonesia
Susi Pudjiastuti, y Edhy Prabowo. Imagen cortesía del Ministerio de Asuntos Marítimos y Pesca; recuperada de  Mongabay.

En general, Edhy propone echar para atrás las más importantes regulaciones aplicadas por Pudjiastuti. Con respecto a la política de hundir a todos, Edhy dijo que en lugar de hundir los barcos, sería mejor regalarlos a los pescadores locales, a la investigación académica, o como hospitales flotantes. “Pero eso no significa que nunca más hundiremos estos buques”, agregó Edhy. Sin embargo, sus planes se han enfrentado a la reacción de observadores marítimos, quienes dicen que las medidas solo beneficiarían a la pesca a gran escala en lugar de a los pescadores a pequeña escala, quienes constituyen gran parte de las pesquerías de Indonesia.

Las políticas de ordenación pesquera adoptadas por Prabowo hasta ahora, pueden dividirse, esencialmente en dos categorías: 1) en contra de la pesca INDNR en la ZEE de Indonesia, y 2) la estimulación de la producción pesquera nacional. 

Con respecto a la lucha contra la pesca INDNR, se han intensificado los patrullajes en las aguas alrededor de las islas Natuna; en enero de 2020, se encargó al Comando de Defensa Regional Conjunto, una unidad dentro del Ejército de Indonesia (TNI) establecida en septiembre de 2019, que expulsara a los buques chinos de esta zona. La operación involucró buques de guerra y varios aviones de vigilancia marítima, el mayor despliegue alrededor de Natuna hasta ahora [23].

A nivel operativo, el gobierno de Indonesia también ha reforzado la capacidad disuasoria de Bakamla mediante la adquisición de veinte ametralladoras SM-5 de 12,7 mm; también adquirieron un sistema de armas por control remoto (RWS) de 30 mm, que ayudará a fortalecer la capacidad de autodefensa de sus cuatro patrulleras. Anteriormente, a los barcos de Bakamla no se les permitía usar equipo militar pesado, la mejora de capacidades de autodefensa de Bakamla es un paso importante, pues antes se encontraban relativamente indefensos, en comparación con los guardacostas de los países vecinos, incluidos Malasia y Vietnam [24].

Por otro lado, la segunda categoría de las políticas de ordenación pesquera adoptadas por Prabowo, es decir, las estimulación de la producción pesquera nacional, ha sido impulsada por medio de una ley de desregulación de la actividad extractiva de recursos del mar. La llamada ley de Creación de Empleo (u ómnibus), fue aprobada por los legisladores indonesios el 5 de octubre de este año. Las novedades que esta ley introduce son [25]:

  • Una definición vaga de “pequeño pescador”, la cual considera como tales a embarcaciones con capacidad igual o menor a 10 toneladas brutas. Esto permitirá a los grandes operadores calificar para subsidios, operar sin un permiso de pesquería específica, inscripción gratuita en el programa nacional de atención médica, y acceso a artes de pesca a precios bajos. 
  • Reabrir el acceso de buques pesqueros extranjeros a las aguas de Indonesia: En noviembre de 2014, Indonesia promulgó una prohibición de estos barcos en sus aguas, acusándolos de practicar pesca INDNR, y de  casi agotar las poblaciones de peces del país a niveles insostenibles. La nueva ley ómnibus permitirá que los pescadores extranjeros regresen, con requisitos operativos menos estrictos que antes; los operadores de embarcaciones pesqueras extranjeras solo tendrán que solicitar un permiso único del gobierno central y ya no tendrán que mantener un 70% de tripulación indonesia.
  • La nueva ley también eliminó la Comisión Nacional para el Estudio de los Recursos Pesqueros (Komnasjiskan), la cual tenía la tarea de garantizar niveles sostenibles de captura, basados ​​en evaluaciones científicas. 
  • Abrir áreas costeras y marinas para la extracción de minerales y carbón, la explotación geotérmica, el desarrollo de islas artificiales a través de la recuperación de tierras y el vertido de desechos. 
  • Reduce la participación pública en la elaboración de evaluaciones de impacto ambiental, conocida localmente como Amdal, limitando así a los grupos que pueden tener voz, y a los “directamente afectados” por los proyectos de desarrollo costero propuestos.

Pescadores, activistas ambientales y expertos en derecho han pedido la anulación de la nueva ley. Estos cambios amenazan los medios de vida de los pescadores pequeños y tradicionales, siendo las flotas pesqueras extranjeras las que más se beneficiarán. Los expertos dicen que la nueva ley también amenaza con la degradación de los ecosistemas costeros y marinos de Indonesia en aras del desarrollo de infraestructura y el turismo.

cemeri protesta en yakarta en contra de ley omnibus
Protesta en contra de la ley ómnibus en las calles de Yakarta, luego de haber sido aprobada el 5 de octubre. Imagen recuperada de people’s dispatch [26]. 

Los pescadores ribereños-artesanales representan la mayor parte de la flota pesquera de Indonesia, y operan un total de 650.000 barcos en todo el archipiélago. Simultáneamente, este tipo de pescadores representan una parte importante de la población que vive en pobreza en aquel país. Según la nueva ley, los pequeños pescadores ya no se definen por el tamaño de su barco. Los expertos dicen que esto es problemático porque los pescadores con barcos más grandes y más capital ahora pueden afirmar que son pequeños pescadores para obtener los beneficios asociados [27]. El aumento de facilidades para la pesca podría acarrear el aumento del esfuerzo pesquero en la región, y consecuentemente, la sobrepesca de stocks de por sí amenazados. 

La ley ómnibus, aunada a nuevas medidas de ordenación pesquera representan, en cierta medida, un retroceso con respecto a los avances que las políticas aplicadas por la ex-ministra Susi Pudjiastuti obtuvieron. A pesar de ser criticada por los daños ambientales que hundir y quemar los buques confiscados podrían tener en el mar, el mundo ha reconocido los logros de Susi en la lucha contra la pesca INDNR. Un estudio de 2018 del Centro de Política Oceánica Sostenible de la Universidad de Indonesia, realizado en conjunto con la Universidad de Coventry en el Reino Unido, encontró que su política de hundir barcos de pesca ilegales, sumada a la prohibición de embarcaciones de pesca ex-extranjeras de gran capacidad; habían contribuido significativamente a aumentar la población de peces de Indonesia [28].

Muchos pescadores tradicionales dijeron que ya no tenían que navegar muy lejos en el océano para encontrar peces durante los cinco años del ministerio de Susi. El hecho de que las exportaciones de pescado no aumentaran automáticamente a pesar del aumento de las poblaciones de peces solo demostró que los pescadores de Indonesia carecían de la experiencia y las instalaciones para capturarlos y comercializarlos en los mercados internacionales [29].

Otra reforma preocupante es la posible debilitación de la prohibición de redes de arrastre y de cerco, las cuales son consideradas artes de pesca insostenibles. El uso de estas artes, sumada a las capacidades de almacenamiento que algunas embarcaciones grandes tienen, implica una desigualdad enorme entre los pescadores artesanales-ribereños, y los armadores (usualmente extranjeros) de grandes buques pesqueros. 

Los ecologistas también han advertido que los planes de subastar los barcos de pesca extranjeros incautados o dárselos a los pescadores locales podrían resultar contraproducentes al darles a los cazadores furtivos la oportunidad de volver a comprarlos, y al aumentar el esfuerzo pesquero [30]. 

A modo de conclusión: entre las redes de pesca y los derechos soberanos de una región en disputa

Es interesante observar la forma en que la política pesquera nacional de un país suele estar íntimamente relacionada con el ejercicio de soberanía sobre las aguas circundantes a éste. Así pues, la ordenación pesquera nacional tiene diversos aspectos que alcanzan una dimensión internacional. Las dimensiones nacional e internacional son dos caras de la misma moneda. Es por ello que el análisis de la política pesquera indonesia puede hacerse dividiendo la realidad en dos principales parcelas: 1) la política pesquera interna, y 2) la política exterior, tendiente a la defensa de la soberanía marina del Estado indonesio.

1) la política pesquera interna

Es necesario reconocer la importancia de la pesca como actividad económica, y cultural. También juega un papel importantísimo en la seguridad alimentaria del país. A lo largo de este análisis de coyuntura se ha demostrado esa importancia. Si bien es cierto que la pesca no aporta un gran porcentaje al PIB nacional, sí es vital para la seguridad alimentaria de la población indonesia. Debido a lo anterior, es necesario garantizar que los recursos pesqueros sean extraídos de forma sostenible. 

La sostenibilidad de la pesca es un objetivo nacional e internacional al mismo tiempo. Diversos instrumentos internacionales protegen a la vida silvestre marina, y los países firmantes de éstos han contraído la obligación de conservarlos a ellos y a sus hábitats. Gracias a diversos acuerdos internacionales, las políticas pesqueras contemporáneas tienden a tener un enfoque ecosistémico, que prioriza al bienestar de los mares por sobre la oferta y demanda de recursos pesqueros.

Y es que cuando este tipo de políticas son aplicadas en un país, afectan inevitablemente al resto de los ecosistemas del mundo. Los recursos pesqueros se trasladan libremente de un mar soberano a otro; las poblaciones de algunas especies tienen ciclos de vida en que las migraciones largas son menester para el desarrollo, la alimentación y la reproducción de los individuos. Esta es la primera y más importante dimensión internacional que tiene la ordenación pesquera, en términos ecológicos.

Por otro lado, y volviendo al plano humano de lucha por el poder político, analicemos la ordenación pesquera nacional:

La anterior ministra de  Asuntos Marinos y Pesca de Indonesia había tomado medidas drásticas que, de hecho, mantuvieron a raya a las embarcaciones extranjeras que practicaban la pesca INDNR en la ZEE de Indonesia. En términos de aplicación de la ley, y de sostenibilidad de la pesca, puede decirse que las políticas de Susi tuvieron éxito.

Sin embargo, su gestión fue duramente criticada por los armadores más poderosos del país, y también por algunos extranjeros. Debido al descontento de las elites pesqueras, la ministra fue destituida, y la política de aprovechamiento de los recursos del mar fue cambiada.

Este cambio de política pesquera nacional representó también un cambio de política exterior, tendiente a la atracción de capital extranjero por medio de inversiones en los sectores pesquero, minero, turístico, y de la construcción. 

Las reformas a la ordenación pesquera introducidas por el actual ministro de Asuntos del Mar, Edhy Prabowo, traen consigo una regulación más laxa. Es posible que la prohibición de artes de pesca insostenibles se derogue; los requerimientos para obtener licencias de pesca serán menos estrictos, y además, ya no hay permisos para pesquerías específicas, lo cual pone en riesgo a especies cuyos stocks son de por sí vulnerables y escasos. El no regular la pesca de especies ya protegidas por acuerdos internacionales, da pie a muchas prácticas ilegales (como el aleteo, o la no liberación de juveniles y hembras grávidas), y a desembarques no declarados. 

Otro aspecto preocupante de la nueva ordenación pesquera es su naturaleza centralizada. A partir de la aprobación de la ley ómnibus, los permisos y licencias de pesca son expedidas por el gobierno central. Este cambio trae beneficios a los pescadores, pues simplifica los procesos burocráticos necesarios para pescar. Pero al mismo tiempo implica que la planeación de ciertas pesquerías se hará a nivel nacional. Esto representa un problema de planificación y gobernanza en un país insular compuesto de cientos de islas; las principales complicaciones que pueden desprenderse de este manejo pesquero son: 

  • Poca regulación en pesquerías específicas, y en regiones muy localizadas del país: Debido a la diversidad de especies y de microclimas, el manejo pesquero debe ser planificado a nivel glocal, tomando en cuenta las necesidades y las posibilidades de las comunidades costeras. No todas las pesquerías son iguales, y de hecho se extraen a diversas poblaciones de recursos pesqueros, aunque se trate de la misma especie.
  • La ordenación centralizada implica una gobernanza de arriba hacia abajo, en la que muy posiblemente no se tomen en cuenta las necesidades y opiniones de las comunidades pesqueras, pero en la que, en contraste, los intereses de los grandes armadores de buques queden sobrerrepresentados. Esta desigualdad de participación en la creación de políticas pesqueras puede traer como consecuencia que algunos pescadores no se apeguen a lo establecido, pues están en desacuerdo con el manejo de los recursos. 
  • La ordenación centralizada podría tener como consecuencia que el presupuesto destinado a la investigación científica termine en manos de sólo algunas universidades o institutos de investigación marina. Per se no es malo invertir en universidades e institutos. Sin embargo, investigar los diversos stocks pesqueros de un país tan grande como Indonesia necesita de miles de observadores que hagan trabajo de campo regularmente. La ciencia ciudadana debería expandirse en todo el mundo, y por ello, el presupuesto no debería ser acaparado por instituciones científicas elitistas. Es necesario enseñar a los pescadores a realizar buceo, y a evaluar con técnicas rápidas de conteo a las poblaciones de peces.

La nueva regulación laxa, aunada a que ahora se permitirá a los buques extranjeros pescar en aguas nacionales, traerá consigo un aumento en el esfuerzo pesquero, y por tanto, un declive en las poblaciones de peces a nivel regional.

2) la política exterior tendiente a la defensa de la soberanía marina del Estado indonesio

Por otro lado, Prabowo ha desistido de quemar y hundir embarcaciones que practiquen la pesca INDNR en aguas indonesias. Durante la administración de la ministra anterior, estas fogatas flotantes eran mensajes de advertencia para todo aquel que quisiera incursionar en sus aguas, lo cual funcionó hasta cierto punto. Ahora Prabowo ha incrementado el patrullaje de las aguas soberanas, argumentando que su propósito es luchar contra la pesca INDNR, pero en realidad su propósito es, mayormente, defender la soberanía del Estado indonesio al norte de las Islas Natuna.

Con respecto a las nuevas y laxas regulaciones pesqueras, es evidente que la actual administración busca obtener un importante flujo de inversión extranjera, a costa de los daños ambientales que esto implica, y también a costa de perjudicar a los pescadores ribereños-artesanales, quienes consumen un porcentaje importante de sus capturas.

El mismo Prabowo ha declarado que su objetivo es aumentar las exportaciones de mariscos. Hay ejemplos latinoamericanos de lo que pasa cuando se aplica este tipo de de producción enfocada en la exportación. En México, Perú y Chile, el proceso de internacionalización del sector pesquero causó el aumento de los precios de mariscos en los mercados nacionales. Además ha causado la descapitalización de los pequeños productores, y el aumento del esfuerzo pesquero en general, con pocos rendimientos económicos [31].

El discurso político de la administración de Prabowo se desmorona cuando sus ideales de desarrollo económico, de apoyo a los pequeños pescadores, y de pesca sostenible son contrastados con las licencias que se conceden a inversionistas extranjeros. Aparentemente, es lícito para los ricos inversionistas extranjeros el cometer crímenes ambientales y lesa humanidad… El gobierno indonesio otorga privilegios a aquellos que estén dispuestos a pagar por las nuevas licencias otorgadas por el gobierno central; privilegios para pescar insosteniblemente; ¡justamente lo que el gobierno central dice combatir en su ZEE!

Pescar en la ZEE es un derecho soberano

En el actual contexto de la disputa territorial en el Mar de China Meridional, Indonesia ha debido ser cautelosa con sus pronunciamientos. Si bien es cierto que la reivindicación de sus derechos soberanos sobre la ZEE son legítimos, y están estipulados en la CONVEMAR; enfrentar a China en este tenor le es imposible a la administración del presidente indonesio, Joko Widodo, pues el país se encuentra en franca desventaja ante las fuerzas militares chinas.

Una muestra de lo anterior es, por ejemplo, cuando el presidente Widodo hizo un llamado para evitar que la relación bilateral sufriera estragos debido al incidente ocurrido en enero de 2020, cuando bakamla descubrió operaciones de pesca INDNR llevadas a cabo por buques chinos en lo que Indonesia considera su ZEE. 

El gobierno indonesio ha optado (desde hace 30 años) por mantener una posición de Estado no-reclamante en este conflicto de soberanía marítima. Es por ello que Indonesia ha tratado de mantener a los buques chinos fuera de su ZEE alegando conflictos de pesca INDNR, y buscando foros internacionales relacionados con la pesca para mediar la situación con el gigante asiático (por ejemplo, la Organización internacional del Comercio, donde actualmente se discuten medidas anti-dumping en materia de pesca marina).

Por su parte, tal parece que China ha optado por una escalada significativa en su “estrategia de la zona gris”, la cual consiste en hacer valer sus derechos unilateralmente, en este caso mediante el despliegue de buques de la Guardia Costera en el área. Este escenario es muy probable, pues, durante la incursión de la GCC en septiembre, el barco chino respondió a las autoridades indonesias que “tenía derecho a patrullar” dentro de la “línea de los nueve puntos”. China ejerce su autoproclamado derecho de ocupar de facto las aguas disputadas en esta región, y ejercer sus derechos soberanos, entre ellos, pescar.

China tiene un historial largo de renuencia a respetar lo estipulado en la CONVEMAR, aunque bajo la administración de Xi Jinping, esta línea de política exterior ha cambiado en algunos temas de la gobernanza marina, como por ejemplo al tratar de que sus flotas de aguas distantes logren niveles de pesca sostenible. Sin embargo, ese propósito está lejos de verse realizado, y la buena fe de China es cuestionable en cuanto a la pesca sostenible respecta.

Con base en los actos unilaterales de China en situaciones similares que se viven en otras regiones del mundo, puede decirse que es muy probable que simplemente imponga de facto un control  sobre el mar Oriental, no sin antes causar diversos conflictos con los países ribereños de la región, con EE.UU., y con otras potencias regionales que tienen intereses nacionales en aquella región.

[1] Mulyanto, Randy, “It’s not just the South China Sea: Vietnamese vessels in Indonesian waters show extent of maritime disputes in Asean”, This week in Asia, 2 de noviembre de 2020, https://www.scmp.com/week-asia/politics/article/3108079/its-not-just-south-china-sea-vietnamese-vessels-indonesian , Consultado el 12 de noviembre de 2020.

[2] VNA/ CVN, “L’Indonésie réjette les revendications chinoises sur la ZEE de Natuna”, Le courrier du Vietnam, 2 de enero de 2020, https://www.lecourrier.vn/lindonesie-rejette-les-revendications-chinoises-sur-la-zee-de-natuna/659866.html , Consultado en internet el 13 de noviembre de 2020.

[3] Jarryd de Haan, “Japan to assist Indonesia in securing th North Natuna Sea”, Future Directions, 13 de septiembre de 2017, https://www.futuredirections.org.au/publication/japan-assist-indonesia-securing-north-natuna-sea/ , Consultado en internet el 14 de noviembre de 2020.

[4] Newsroom, “New initiative to improve sustainability of Indonesia’s fisheries”, Modern diplomacy, 2 de noviembre de 2020, https://moderndiplomacy.eu/2020/11/02/new-initiative-to-improve-sustainability-of-indonesias-fisheries/ , Consultado en internet el 11 de noviembre de 2020.

[5] Ambari, M. “Indonesia’s new fisheries minister may go easy on trawl nets, poachers’ boats”, Mongabay, 27 de noviembre de 2020, https://news.mongabay.com/2019/11/indonesia-fisheries-minister-edhy-susi-pudjiastuti-sinking-net-ban/ , Consultado en internet el 13 de noviembre de 2020.

[6] Ambari, M., Op. Cit.

[7] Tiola; Dinarto, Dedi, “The Natuna Standoff: Transcending fisheries issues?”, The Diplomat, 5 de noviembre de 2020, https://thediplomat.com/2020/11/the-natuna-standoff-transcending-fisheries-issues/?fbclid=IwAR0pOplIi8unE6NJH1YQnp7ea4V10cUgMHx55EIjXG-Hfysj5dPvCm-PNsk , Consultado el 9 de noviembre de 2020.

[8] Ídem

[9] Mulyanto, Randy, Op. Cit.

[10] Ídem.

[11] RT en Español, “El mar de la China Meridional: 5 países en disputa”, RT en Español, 23 de mayo de 2019, video, 3m19s, https://www.youtube.com/watch?v=87vQJTfhuEA&ab_channel=ElConfidencia Consultado el 9 de noviembre de 2020.

[12] Cuenca, Arsenio, “aguas reveltas en el Mar de la China Meridional”, El orden mundial, 11 de diciembre de 2018, https://elordenmundial.com/aguas-revueltas-en-el-mar-de-la-china-meridional/ , consultado en internet el 15 de noviembre de 2020.

[13] RT en Españo, Op. Cit.

[14] Cuenca, Arsenio, OP. Cit.

[15] Mulyanto, Randy, Op. Cit.

[16] Tiola; Dinarto, Dedi, Op. Cit.

[17] ídem.

[18] Ambari, M., Op. Cit.

[19] Rustam, Sunan, “ a legal review of the sink the vessel policy”, The Jakarta Post, 6 de diciembre de 2014, https://www.thejakartapost.com/news/2014/12/06/a-legal-review-sink-vessel-policy.html , Consultado en internet el 9 de noviembre de 2020.

[20] Ídem.

[21] Ambari, M., Op. Cit.

[22] Rizka, Aristyo, “Sink ‘em all or swim with the current: reorienting policy in the fisheries sector”, 25 de noviembre de 2019, https://jakartaglobe.id/opinion/sink-em-all-or-swim-with-the-current-reorienting-policy-in-the-fisheries-sector/ , consultado en internet el 12 de noviembre de 2020.

[23] Tiola; Dinarto, Dedi, Op. Cit.

[24] ídem.

[25] Gojjon, Baste, “Indonesia’s new deregulation law to hurt small fishers, coastal communities”, Mongabay, 14 de octubre de 2020, https://news.mongabay.com/2020/10/indonesias-new-deregulation-law-to-hurt-small-fishers-coastal-communities/ , Consultado en internet el 12 de noviembre de 2020.

[26] Peoples Dispatch, “Protests rage in Indonesia against anti-worker omnibus lay, hundreds arrested”, Peoples Dispatch, 9 de octubre de 2020, https://peoplesdispatch.org/2020/10/09/protest-rage-in-indonesia-against-anti-worker-omnibus-law-hundreds-arrested/ , Consultado en internet el 15 de noviembre de 2020.

[27] Gojjon, Baste, Op. Cit.

[28] Rizka, Aristyo, Op. Cit.

[29] ídem.

[30] Ambari, M., Op. Cit.

[31] Ibarra, A. A., Reid, C., & Thorpe, A., “Neo-liberalism and its impact on overfishing and overcapitalisation in the marine fisheries of Chile, Mexico and Peru”, Food Policy, 2000, 25(5), pp. 599-622.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Artículos relacionados