Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Joe Biden 4F

¿Qué puede esperar América Latina con el triunfo de Biden?

El pasado tres de noviembre de 2020, el candidato demócrata a la presidencia Joe Biden, después de una trayectoria política que comenzó con el cargo de senador en Delaware en el que se mantuvo por 36 años, seguida por la vicepresidencia durante el mandato de Barack Obama, logró ganar la presidencia de Estados Unidos Americanos para el período 2021–2024 contra Donald Trump, posterior a cuatro días del conteo de votos donde superó los 270 delegados en el Colegio Electoral [1].

Por su parte, el candidato republicano apeló a la legitimidad de los votos emitidos, argumentando que el correo postal, por medio del cual se realizaron las votaciones resultaba una excelente forma para la implementación de los votos “ilegales” [2] incluso antes de que iniciaran las votaciones, por lo que al enterarse de los resultados electorales no dudó en afirmar que se había cometido fraude e irregularidades en el proceso de votación.

Biden tomará el cargo de presidente a partir del veinte de enero de 2021 a mediodía en concordancia con la vigésima enmienda de su Constitución realizada en 1933 durante el período de Roosevelt [3] , en caso de que no existiese ningún inconveniente legal. Es así como se plantea la pregunta ¿Qué puede esperar Latinoamérica de Biden? ¿Cómo será la relación con el nuevo presidente norteamericano? ¿Qué cambios se realizarán en la política exterior? ¿La situación en materia migratoria cambiará?

Después de la relación de Estados Unidos con Latinoamérica durante el mandato de Donald J. Trump, misma que en los primeros años se había mostrado de apatía y desinterés, esta cobró fuerza en asuntos migratorios especialmente con México al querer construir el muro para evitar la masiva ola de migrantes provenientes de Centroamérica durante 2019 que atravesó la frontera sur. Entre las diferentes políticas migratorias que otorgó el gobierno de Trump es posible rescatar las solicitudes de visas denegadas H – 1B para trabajadores altamente cualificados que tuvieron efectos negativos en las empresas como Wal–Mart y Microsoft con el 12% de solicitudes denegadas [4].

En cuanto a México, se renegociaron los acuerdos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte – actualmente Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá – sin perder la cuestión migratoria de vista al incluir un apartado sobre el control de flujo migratorio hacia el norte, mismo que generalmente tenía origen en Centroamérica, a cambio de la cancelación respectiva de la amenaza sobre el aumento de aranceles.

Joe Biden1. 1
Fuente: Eric Haynes

Las promesas de Biden: ¿Nueva relación con América Latina?

Las intenciones de Biden durante su campaña electoral han sido claras entorno al multilateralismo, aumentar las relaciones con el exterior es necesario para la cooperación internacional con países centroamericanos considerando un enfoque progresista en el que se busca ofrecer apoyo a los países necesarios para aumentar la calidad de vida en la situación interna mediante inversiones y atacar el problema desde su origen en contraposición con las políticas migratorias hostiles de la administración anterior.

El posicionamiento sobre la cuestión del muro en la frontera Estados Unidos–México, el candidato demócrata afirma que no está dentro de la agenda política continuar con el proyecto, incluso tiene como objetivo poner fin a ello e introducir políticas públicas que incluyan la apertura de espacios para la inmigración legal, mientras que en la esfera ilegal se planea realizar una ruta de ciudadanía para las personas que tienen un status de indocumentadas [5].

En esta lógica migratoria, Biden propone a través de su plan de los primeros 100 días en el cargo, finalizar con las políticas agresivas respecto a la detención de migrantes por transgresiones menores, en adición a las redadas en centros hispanos dentro del territorio nacional y restaurar algunos programas en beneficio de los llamados “dreamers”.
Particularmente, una de las mayores promesas dentro de su candidatura fue restaurar lo producido por Trump concerniente a los permisos de asilo político y visas denegadas [6].

Cuestión económica: ¿Se otorgará apoyo?

La recuperación económica en Estados Unidos posterior a la pandemia será de gran importancia y fue una de las propuestas de campaña de Biden debido a que desde que inició la epidemia, la economía norteamericana ha decaído en gran medida, consecuentemente el flujo comercial con América Latina y el Caribe fue afectado al reducirse en 26% cuando bajo de 369 400 millones de dólares en 2019 a 292 800 millones de dólares en 2020 según el último informe de la CEPAL [7].

Ahora bien, se han ejecutado diversos programas respecto a la situación latinoamericana, entre ellos se encuentra “América crece”, mismo que se realizó durante el mandato de Donald Trump y tenía por objetivo la inversión en infraestructura digital del sector privado en América Latina y el Caribe, siguiendo la lógica de una región disputada por potencias en ascenso como China y Rusia [8]. Es así como en apoyo al crecimiento económico, político y social de América, Estados Unidos otorga este marco de cooperación multilateral.

Sin embargo, el próximo presidente estadounidense considera estas políticas públicas como escasas para satisfacer las necesidades de Centroamérica. Su plan consiste en la utilización de los fondos que han sido destinados con anterioridad a detener la inmigración por medio de inversión pública y privada dentro de los países latinoamericanos, con el fin de revertir el proceso de migración desde el origen, específicamente en países como El Salvador, Venezuela, Guatemala y Honduras.

gayatri malhotra qBBS6GvyCA8 unsplash
Fuente: Gayatri Malhotra

Preocupación ambiental: El cambio a las políticas energéticas

El medio ambiente es un tema que ha cobrado relevancia en las últimas décadas dentro de la escena internacional. Biden durante los debates presidenciales, planteó su preocupación acerca de los efectos del cambio climático en la economía estadounidense al proponer un plan de acción basado en dos millones de dólares a través del cual se busca renovar la infraestructura nacional y la creación de economías limpias para la producción de empleos [9] que impactará en la situación latinoamericana.

Por otra parte, el regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París es uno de los puntos fundamentales que conducen la política ambientalista del demócrata, posterior a la salida del país en dicho acuerdo. A este respecto, la reincorporación de Estados Unidos y el cumplimiento de lo pactado, beneficiaría algunas partes de Latinoamérica, específicamente a Perú puesto que ha sido uno de los países más afectados con el calentamiento global al consumir agua dulce de glaciares almandinos que están en proceso de descongelación.

La nueva agenda de energías renovables estadounidense afecta en gran medida a América Latina. En Brasil, particularmente, Bolsonaro se encuentra en una posición hostil en cierta medida ante el triunfo de Biden puesto que tenía una estrecha relación con el presidente Trump e incluso rechazó algunos apoyos económicos que se habían propuesto entorno al detenimiento de la deforestación amazónica por considerarlos como amenazas ante la idea de que, si estos no eran aceptados, deberían enfrentar las consecuencias económicas [10].

Respecto a México, el presidente en turno, Andrés Manuel López Obrador ha expresado su inconformidad entorno al cambio de políticas energéticas y laborales de la nueva administración norteamericana en razón de que pudiese llegar a afectar en los acuerdos internacionales referentes a la apuesta por energías fósiles y de carbón, puesto que la actividad económica en consecuencia disminuiría en dirección contraria a los intereses mexicanos. En cuanto al T- MEC, Biden ha asegurado que vigilará de cerca el cumplimiento de los acuerdos en materia laboral y en caso de infracción se verá obligado a implementar medidas de disconformidad con lo pactado [11].

Los puntos de tensión

Venezuela y Cuba son países que en la historia reciente han tenido algunas disconformidades con Estados Unidos. En el primer caso, Biden y Trump están de acuerdo en que la situación venezolana de dictadura representa un gran reto a superar en América Latina, cuestión que es criticada por Maduro al afirmar que el estado actual de Venezuela se debe al bloqueo estadounidense.

La posición de Biden respecto a Venezuela es aparentemente similar a la del candidato republicano. Ambos consideran a Maduro como un dictador, no obstante, difieren en la forma de acción; Biden planea un diálogo en materia de cooperación internacional en el que se llegue a un acuerdo para la optimización de la calidad de vida de los ciudadanos venezolanos a diferencia de la relación de tensiones que existieron con Donald Trump en la que no se descartaba la intervención militar [12].

En segundo lugar, durante la presidencia de Barack Obama, el demócrata Biden fungió como vicepresidente y mantuvo las relaciones cubano – norteamericanas en línea pacífica, aspectos que se perdieron durante el mandato hostil de Trump y que hoy en día se ponen sobre la mesa para el retorno a políticas accesibles con la isla [13].

• [1] BBC News Mundo. 2020. Trump se niega a reconocer la victoria del candidato demócrata y dice que la elección está lejos de haber terminado. BBC News Mundo, 7 de noviembre.

• [2] Gabriel, Sigmar. 2020. The Global Risk of the US Election. Project Syndicate, 26 de agosto.

• [3] Sirvent Gutiérrez, Consuelo. 2012. ¿Cómo se elige al presidente de los Estados Unidos de América? Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Núm. 18 (agosto): 11 – 41.

• [4] Solís, Gustavo. 2019. Las visas de trabajadores invitados están siendo denegadas a un ritmo récord. Los Ángeles Times, 20 de agosto, sección de EEUU.

• [5] Compendio integrado por instrucciones del Sen. Monreal Ávila, Ricardo. 2020. Informe. Elecciones presidenciales en Estados Unidos 2020. México: Senado de la República.

• [6] Reuters. 2020. ¿Cuáles son las propuestas de Joe Biden? Aquí sus promesas de campaña. Excelsior, 22 de octubre, sección Global.

• [7] CEPAL. 2020. Informe. Impacto del COVID – 19 en la economía de los Estados Unidos y respuesta de política. Naciones Unidas.

• [8] Colby, Elbridge A y Mitchell, A. Wess. 2020. La era de las grandes potencias en competencia. Foreign Affairs Latinoamérica, Vol. 20, Núm. 3 (julio – septiembre): 88 – 97

• [9] Glueck, Katie y Friendman, Lisa. 2020. Biden Announces $2 Trillion Climate Plan. The New York Times, 11 de Agosto, sección Politics

• [10] Lissardy, Gerardo. 2020. Cómo un gobierno de Joe Biden puede cambiar la política de Estados Unidos hacia América Latina. BBC News Mundo, 7 de noviembre

• [11] Becerra, Jessika; Usla, Héctor; Flores, Zenyazen y Castañeres, Guillermo. 2020. Y si gana Biden… prevén ‘ajustes’ en energía y temas laborales en México. El financiero, 6 de noviembre, sección Economía.

• [12] Colmenares, Alexis. 2018. Las relaciones de Venezuela con Estados Unidos en la era de Trump. Foreign Affairs Latinoamérica, Vol. 18, Núm. 1 (enero – marzo): 17 – 24.

• [13] BBC News Mundo. 2020. Joe Biden: qué significa su victoria en las elecciones en EE. UU. Para el resto del mundo. BBC News Mundo, 9 de noviembre.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Artículos relacionados