precio electricidad en America Latina

Precio de la electricidad en América Latina – 2019

Como es posible apreciar, en América Latina los precios de la electricidad son relativamente bajos, por lo menos en comparación con el promedio mundial.

Los gobiernos de América Latina subvencionan los combustibles y la electricidad por muchas razones: para ayudar a mitigar el impacto en los consumidores vulnerables de los altos precios de la energía, frenar la inflación, promover la competitividad económica o, en el caso de muchas industrias petroleras y productores de gas, para distribuir la riqueza de recursos del país al público. Sin embargo, los subsidios a menudo tienen efectos adversos no deseados en la economía de un país, su sector energético y el medio ambiente.

Para empezar, los subsidios son costosos. Los subsidios a la energía en América Latina cuestan un promedio de $ 84 mil millones de dólares al año. Los subsidios a los combustibles constituían aproximadamente el 63% del total y estaban muy concentrados en un pequeño grupo de países productores de petróleo y gas. Aquí, los precios de los combustibles estaban típicamente congelados y los subsidios iban desde el 1.1% del PIB nacional hasta un 9.4%. Los subsidios a la electricidad, por otro lado, tenían un valor más limitado, pero estaban más extendidos en toda la región. 

Este nivel de gasto es difícil de mantener, particularmente para países que enfrentan restricciones fiscales. En estos casos, los subsidios pueden contribuir a la acumulación de deuda y ejercer presión sobre la balanza comercial y la balanza de pagos de un país. También es importante destacar que los subsidios pueden desviar el gasto público de sectores como la salud, la educación y la infraestructura.

Cuando las empresas energéticas absorben las pérdidas derivadas de la subvaloración de los combustibles o la electricidad, los subsidios también amenazan la sostenibilidad del sector. Los subsidios dan como resultado márgenes de ganancia más bajos, menor eficiencia y mayor incertidumbre para las empresas, lo que puede conducir a una subinversión crónica en el sector, como ocurre en Venezuela.

Los subsidios también dañan el medio ambiente. Los combustibles fósiles baratos distorsionan la asignación eficiente de recursos al promover artificialmente el consumo de energía y reducir los incentivos para invertir en energías renovables. El consumo excesivo de combustibles conduce a emisiones elevadas, causa más muertes por contaminación del aire y exacerba otras externalidades negativas asociadas con un mayor uso de vehículos.

Por último, los subsidios a la energía son una forma ineficiente de brindar protección social. En promedio, por cada $10 usd gastados en subsidios energéticos en América Latina, solo $1 llega al 20% más pobre de los hogares (Robles, 2015). El resto se destina a grupos de ingresos más altos que suelen tener más automóviles y electrodomésticos. Este costo es más alto que los programas sociales mejor focalizados implementados en la región, como las transferencias de efectivo, que cuestan $2 usd por cada uno transferido a los hogares más pobres.

Dadas las onerosas consecuencias asociadas con los subsidios a la energía, resultan difíciles de justificar. Los países de América Latina se están ajustando una vez más a un mundo de menores precios de la energía. Si bien eliminar los subsidios puede ser políticamente polémico, el entorno actual de precios bajos y las presiones fiscales que enfrentan muchos países de América Latina, en particular los productores de petróleo presentan una oportunidad para la reforma.

Precios de la electricidad en América Latina

EstadoTarifa eléctrica
kWh 2019
(centavo de dólar)
Venezuela $                    0.20
Cuba $                    0.80
Paraguay $                    2.79
México $                    4.60
Argentina $                    7.09
Ecuador $                    7.23
Brasil $                    8.26
República Dominicana $                    8.80
Bolivia $                  10.54
Colombia $                  12.23
Costa Rica $                  14.27
Panamá $                  14.35
Chile $                  15.01
Perú $                  16.56
Guatemala $                  17.95
Honduras $                  20.60
El Salvador $                  20.77
Nicaragua $                  21.80
Belice $                  22.60
Uruguay $                  23.08
Portugal $                  26.00
España $                  27.50
Haití $                  28.00

América Latina puede avanzar hacia una mayor estabilidad en la fijación de precios de los combustibles y la electricidad y, al mismo tiempo, proteger a los pobres. La experiencia internacional muestra que una reforma de los subsidios exitosa requiere una comprensión de los efectos de la eliminación de los subsidios en el bienestar de las partes interesadas clave y tomar medidas para abordarlos. 

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Digest del mes

Mapas relacionados

CEMERI