Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
cemeri-amlo

¿Por qué el México de la 4T perdió su oportunidad de volverse una potencia mundial?

La administración de López Obrador se ha caracterizado por las fuertes polémicas que giran en torno a las decisiones del mandatario. Una de las que más repercutió en los medios de comunicación y redes sociales fue la firmeza con la cual AMLO apostó por una política de combustibles fósiles en lugar de virar hacia una de energías renovables. Tal determinación generó un sinfín de debates los cuales buscaban precisar cuán acertada o errónea había sido dicha postura. Lo cierto es que, como dice aquel viejo refrán, no hay que buscarle tres pies al gato cuando claramente tiene cuatro. En esta primera entrega, de una serie de artículos, explicaré por qué apostar por energías renovables colocaría a México en una posición internacional excepcional.

Si la vida te da limones…

Si bien México no es un país desarrollado como lo son la vasta mayoría de los Estados europeos, sí forma parte de un gran número de selectos grupos como lo son la OCDE, el G20, así como otros 90 organismos internacionales. Sin embargo, uno de los grupos más importantes a los cuales pertenece es el denominado GHI15, donde solo pueden acceder los 10 países con mayor potencial para generación de energía solar.

Global Map of Global Horizontal Radiation
Tan solo 15 países del mundo reciben dos tercios de la radiación solar mundial

La radiación solar, en términos sencillos, es la cantidad de energía solar que recibe una superficie en un determinado periodo de tiempo; donde la escala más común es Kilowatts hora por metro cuadrado, tal como se ilustra en el mapa. La posición geográfica de México, en combinación con las características geológicas de su territorio, proporciona los mejores índices del mundo. Tal situación ha sido conocida por la comunidad científica y ha sido objeto de diversos estudios. Uno de los más destacados fue conducido en Alemania, país líder en energía solar, a través de GTZ (Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit), una agencia federal encargada de la cooperación técnica para el desarrollo sostenible en todo el mundo. Realizado en 2009, el estudio titulado “Nichos de Mercado Para Sistemas Fotovoltáicos en Conexión a la Red Eléctrica en México”, concluyó lo siguiente:

  • El índice promedio de radiación solar en México es de 5 kWh/ m2 por día – cinco veces más que el promedio mundial de 1 kWh / m2.
  • Con las tasas de eficiencia fotovoltaica actuales del mercado, bastaría solamente .06% del territorio nacional para cubrir las necesidades energéticas anuales del país.
  • 70% del territorio posee un promedio mayor de 4.5 kWh/m2, lo cual significa que México podría convertirse en un proveedor de energía a países vecinos y regionales.

No obstante, en México impera una sombra de ignorancia con respecto a la energía solar y las energías renovables en su conjunto. Prueba de ello está en que, en 2018, de los 329,000 GWh de energía producida, solo 20% fueron a través de fuentes renovables. Sin embargo, de ese 20% la mitad provino de energía hidroeléctrica, mientras que menos del .5 se generó a través de energía solar. Los argumentos que con mayor frecuencia se escuchan como apología de las energías fósiles, giran en torno a dos elementos: retorno de la inversión y costos de generación de energía.

Curiosamente, dichas posturas suelen encontrarse desactualizadas, puesto que actualmente la eficiencia de los paneles solares se ha incrementado sustancialmente. Pasando de un 17% de eficiencia en 2012 a un total de 47% en el año interior. Esto ha devenido en una reducción en los costos de generación de energía. Por ejemplo, en México, el ERF (factor de retorno de energía por sus siglas en inglés) es de 17, lo cual significa que, en un periodo de 30 años, una planta de energía solar genera 17 veces la cantidad de energía requerida para operarla.

Dicho de otra manera, la inversión energética requerida para abrir una planta solar se recupera en tan solo en 20 meses. Esto se traduce en unos ROI (retornos de la inversión por sus siglas en inglés) iguales a aquellos de los países ubicados en el norte africano y muy superiores a los promedios europeos, países que actualmente lideran el mercado de energías renovables.

Vendido al mejor postor

Con datos tan contundentes, resulta difícil explicar la orientación de México en términos de políticas energéticas. Curiosamente, la respuesta proviene de un campo distinto al económico, dado que la razón detrás de esta medida proviene del clásico proselitismo político. Donde cada sexenio, el partido en turno posee menos de 6 años para afianzarse “victorias” y asegurar de cierta manera su continuidad en el poder. Es por ello que resulta difícil que los gobiernos inicien proyectos a largo plazo (30 años) cuando no han dejado de actuar desde los intereses de su partido político.Curiosamente, las administraciones pasadas también han sido conscientes de la situación de México en términos de energía solar y han sabido sacar provecho de ello, aunque no precisamente en pro de México.  Prueba de ello está en que, desde que se firmó el acuerdo bilateral de México- Estados Unidos en materia de energías limpias y cambio climático en 2009 (durante la administración de Calderón), se han iniciado más de 119 proyectos y licitaciones por parte de compañías extranjeras para operar en México. Adicionalmente, con el reciente descubrimiento en México de la que podría ser la mayor reserva mundial de litio habrá que estar pendiente de cómo aborda esta administración tal suceso. ¿Apostará al futuro con la exploración y extracción de este mineral a través de alguna compañía mexicana? ¿O recurrirá a la clásica licitación a compañías extranjeras?

Como es posible apreciar, nos encontramos ante un suceso cuyo alcance supera nuestras fronteras. Pese a la incredulidad que pudiese existir al respecto, las acciones de México sí generan eco y son capaces de iniciar tendencias en la región que, en conjunto, han de generar bienestar y desarrollo en Latinoamérica. Por fortuna, queda el consuelo de saber que a AMLO aún le restan cuatro años y medio para reconsiderar las directríces de sus distintas políticas económicas y aprovechar el potencial de México en materia de energía solar. Mientras tanto, será tarea nuestra el ayudar a que tal cambio suceda – haciendo llegar nuestras voces al gobierno.

Fecha original de publicación: 17/06/2020

Compartir artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Artículos relacionados