Después de Argentina: ¿América Latina será pañuelo verde?

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Personas mostrando a manera de protesta pañuelos verdes frente a un templete

El año pasado llegó una ola verde en América Latina que dio lugar a una constante discusión en medios de comunicación sobre el derecho a decidir frente al derecho a la vida. Este año comenzó con la noticia de la legalización del aborto en Argentina, regresando a la agenda pública el tema.

Aborto en América Latina

  • Actualmente, además de Argentina, solo en Puerto Rico, Guyana Francesa, Guyana, Cuba y Uruguay es legal abortar sin ninguna condición durante las primeras semanas de gestación.
  • En países como Costa Rica, Perú, Guatemala, Venezuela y Paraguay el aborto es posible con la única causal de que la salud de la mujer esté en peligro.
  • Para Ecuador, el aborto se puede llevar a cabo bajo la casual de violación a la mujer con discapacidad mental, inviabilidad del feto o la amenaza a la salud de la mujer. Chile, Colombia, y Brasil mantienen la causal por violación e inviabilidad del feto. Bolivia agrega la causal por incesto. Belice tiene como causal las condiciones económicas de la mujer.
  • En México sólo en su capital, Ciudad de México, se permite el aborto sin condiciones.
  • Pero también hay países donde está legalmente prohibido el aborto en el código penal como es el caso de Haití, República Dominicana, Nicaragua, Honduras o El Salvador.

Tratados Internacionales y el Derecho a la Vida

Al ratificar la Convención Americana sobre Derechos Humanos, los Estados parte se comprometieron a proteger el derecho a la vida desde el momento de la concepción ya que en el Artículo 4 (1) establece:

“Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, desde el momento de la concepción. Nadie será privado arbitrariamente de su vida”.

Tras la firma o ratificación de la Convención, los diferentes Estados de la región que garantizan el derecho a la vida en su normatividad se convierten en una fuente primaria de interpretación de los tratados de acuerdo con el artículo 31(3)(b) de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1963. Es decir, garantizar el derecho a la vida permite el reconocimiento explícito del derecho fundamental a la vida desde la concepción en las constituciones nacionales, de acuerdo con lo signado en la Convención. Ocho naciones han protegido explícitamente el derecho a la vida desde la concepción en sus constituciones nacionales: Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú y República Dominicana. Además, las constituciones de la mayoría de los estados y provincias de México y la Argentina también han reconocido el derecho a la vida del niño no nacido. Cabe señalar que otras constituciones nacionales y estatales pueden proteger implícitamente la vida del nonato, reconociendo un derecho universal a la vida sin excepciones categóricas, cuando no se hayan hecho interpretaciones autorizadas en sentido contrario.

Algunos Estados han codificado o aplicado expresamente el principio pro homine o pro personae a favor del niño no nacido, desde la concepción. Este principio, cuando se aplica al niño no nacido, suele articularse como una presunción de derecho en virtud del cual, cuando una ley o estatuto que permite más de una interpretación, debe elegirse la que favorece al no nacido tal como se señala en preámbulo de la Convención sobre los Derechos del Niño se menciona:

“El niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidado especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento”

Por otro lado, el artículo 6.1 Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos dice que:

El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho está protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente.

Así los Estados de la región han reflejado el lenguaje de los diferentes mecanismos internacionales al articular un “derecho a la vida desde la concepción” que pertenece a toda “persona” o “ser humano“, atribuyendo así humanidad y condición de persona a los no nacidos.

Derecho comparado en América Latina

  • Aunque la Constitución de México establece en su artículo 123 que el empleador está obligado a asegurar las mayores garantías del producto de la concepción cuando se trate de mujeres embarazadas.
  • La Constitución de Guatemala declara, en su artículo 3 que el Estado garantiza y protege la vida humana desde su concepción.
  • En la Constitución de El Salvador, en su artículo 1 reconoce a la persona humana como origen y fin de la actividad del Estado.
  • La Constitución Hondureña señala en el Artículo 67 que el no nacido se considerará como tal para todos los derechos que se conceden dentro de los límites establecidos por la ley.
  • La Constitución de la República Dominicana, en su artículo 37 establece que el derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte.
  • El artículo 45 de la Constitución de Ecuador establece que El Estado reconocerá y garantizará su derecho a la vida, al cuidado y a la protección desde la concepción.
  • En la Constitución del Perú, en su artículo 2  declara que toda persona tiene derecho a la vida y el nasciturus será sujeto de derechos en todo lo que le favorezca.
  • En la Constitución del Paraguay, en su artículo 4, establece que la vida está protegida, en general, desde la concepción.
  • La Constitución de Chile no se establece explícitamente un derecho a la vida pero su Tribunal Constitucional declaró que la ley protege la vida del que va a nacer.  
  • La Constitución de Argentina contenía en el artículo 75, inciso 23, establece que el Congreso tendrá la facultad de dictar un régimen especial e integral de seguridad social que proteja a los niños necesitados, desde la gestación hasta el término de la escuela primaria, y que proteja a la madre durante el embarazo y el tiempo de lactancia.
  • Los códigos civiles de Estados como Colombia, Nicaragua, Brasil o Panamá han reconocido la humanidad y la condición de persona del niño no nacido y les conceden la mayoría de los mismos derechos jurídicos que se conceden a todos los niños.
  • En estados federales como Brasil, Argentina o México, la mayoría de las constituciones de sus provincias o estados reconocen el derecho del niño por nacer a la vida desde concepción. 

¿Por qué hay Estados de América Latina donde aún no se aprueba el aborto?

El aborto no es legal en varios Estados de la región ya que sus códigos infantiles están sujetos a las disposiciones de la Convención que entiende la vida desde el momento de la concepción, reconociendo derechos prenatales. Estos últimos incluyen explícitamente a los niños no nacidos dentro de la definición de “niños”, y ha llevado a que sus leyes nacionales entiendan el principio del interés superior del niño por encima del derecho de decidir.

La salud prenatal no sólo se ha percibido como un derecho de las madres, sino también como un derecho que involucra al ser humano desde su concepción y expresado en la protección de ambos. Por ello, la mayoría de los Estados han reconocido una relación legal entre los padres biológicos y sus hijos por nacer, lo que tiene como consecuencia derechos y deberes de los padres como el pago de la manutención de los hijos o la pensión alimenticia prenatal. En otros Estados incluso se autoriza a un representante legal para un niño no nacido en los procedimientos relacionados con los derechos de propiedad o de herencia.

Los Estados que no han hecho legal el aborto han implementado la protección del derecho a la vida desde la concepción de acuerdo con lo signado en el Pacto de San José. Este reconocimiento incluye obligaciones del Estado para garantizar los derechos prenatales a la vida, la salud y el desarrollo de todos los niños no nacidos mediante la ley y políticas públicas.

Recomendado

Digest Digital

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de CEMERI.

CEMERI