Mujeres y pandemia

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

El pasado 8 de marzo se conmemoró el Día Internacional de la Mujer. Ese día cientos de miles de mujeres en todo el mundo salieron a las calles a exigir igualdad de derechos y oportunidades, el cese de la violencia en su contra, justicia para las víctimas, castigo a los culpables de agresiones y el respecto a sus decisiones. Y no es para menos: a nivel global las mujeres ganan 11 por ciento menos que los hombres (ONU Mujeres) -cifra que puede superar el 30 por ciento en algunos casos y sectores-, alrededor de una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual y el 71 por ciento de las víctimas de trata son mujeres y niñas (Ayuda en Acción).

Por si fuera poco, las mujeres están subrepresentadas en gobiernos, parlamentos, organismos y partidos políticos. Según el portal Visual Capitalist, el número de mandatarias al frente del Ejecutivo nacional apenas llega a 24 de un total de 195 países. La mayoría de estas mandatarias se encuentra en Europa y solo dos en el continente americano -Barbados y Trinidad y Tobago-. La ONU estima que a este paso la humanidad tardará más de 100 años en llegar a la paridad de género a nivel de jefatura de gobierno. Otro dato preocupante se ve en la conformación de gabinetes, ya que solo 14 Estados en el mundo tienen gabinetes paritarios, figurando dentro de los diez primeros seis países europeos, tres latinoamericanos y un africano.

Mujeres y pandemia
Visual Capitalist.

Pero ¿cómo ha afectado la pandemia del COVID-19 a las mujeres? Desde el inicio del confinamiento, la agresión en contra de las mujeres se intensificó. Aumentaron tanto los ataques como las denuncias por violencia doméstica. El confinamiento ha propiciado que las mujeres permanezcan encerradas más tiempo con sus agresores. El aumento en las denuncias en muchos casos provocó la saturación de los servicios de atención y protección a víctimas, además de evidenciar que los servicios no estaban diseñados para responder a la emergencia del COVID-19.

De igual manera, con la pandemia se profundizaron las desigualdades entre hombres y mujeres, siendo estas últimas las más afectadas en el ámbito laboral, principalmente las trabajadoras domésticas e informales. De acuerdo con el Buró de Estadísticas del Trabajo de Estados Unidos, la cantidad de mujeres que perdió el empleo supera en casi ocho veces a la de hombres. En América Latina, la situación no es menos alarmante. En Colombia seis de cada diez empleos perdidos fueron de mujeres y en México dos de cada tres. En el resto de la región el porcentaje de desempleo femenino se ubica por encima del 50%.

Adicionalmente, las responsabilidades de este sector de la población se multiplicaron. Es bien sabido que en sociedades patriarcales las responsabilidades de atender a la familia, niños, enfermos o personas mayores tienden a recaer sobre las mujeres. Durante el confinamiento y con la educación remota, a lo anterior se ha añadido la enseñanza de los hijos y otras tareas en el hogar, sin pasar por alto que muchas están en primera línea como trabajadoras del sector salud, voluntarias y científicas.

A pesar de las dificultades históricas que han tenido que enfrentar las mujeres, a las que se suman las impuestas por la pandemia, este año se hizo escuchar más que nunca el clamor de respeto, seguridad, libertad, e igualdad de trato. Es menester de gobiernos, líderes y partidos políticos, instituciones públicas, empresas privadas, centros educativos y población en general reconocer la magnitud del problema y atender el reclamo -sin oportunismos de ninguna clase- para que, junto con las principales afectadas, construyamos sociedades más justas y libres de violencia y discriminación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de CEMERI.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CEMERI