Fuente: DataScore

Escudo

Fuente: Flagpedia

Bandera

Nombre oficial

República del Yemen

Forma de gobierno

República semipresidencialista

Idioma Oficial

Árabe

Capital

Saná

División administrativa

20 regiones, 333 distritos, 2210 subdistritos

Gentilicio

Yemení

Moneda Oficial

Rial Yemení

Religión predominante

Islam sunita

Dominio de internet

.ye

Posición por población

48

Posición por superficie

52

Posición por PIB

103

Posición por IDH

179

Esperanza de vida

66.9 años

Ciudad más poblada

Saná

Navegación

Datos Generales

La República de Yemen, es un país localizado en el extremo sur de la Península Arábiga, ocupando 527,968 kilómetros cuadrados. Limita con Arabia Saudita al norte, el Mar Rojo al oeste, el Golfo de Adén y el Canal de Guardafui al sur y Omán al este. El territorio de Yemen abarca más de 200 islas, incluidas las islas Socotra en el canal de Guardafui.

Actualmente, Yemen se caracteriza por ser un estado fallido. La capital de Yemen es Saná, pero la ciudad se encuentra bajo control de los rebeldes hutíes desde 2015, así como Adén, controlada por el Consejo de Transición del Sur desde 2018. Debido a los hechos ocurridos, su administración ejecutiva reside en Riad, Arabia Saudita.

Su forma de gobierno es una república semi-presidencialista, sin embargo, debido a la guerra civil del 2015, el gobierno es provisional. El idioma oficial del país es árabe; los musulmanes sunitas constituyen más de la mitad de la población y la rama más dominante es la escuela de pensamiento Shafi’i. Por otra parte, alrededor del 44% de la población islámica de Yemen se adhiere al islam chiita, siendo la rama dominante el islam zaidí. Cuenta con una población de 29,884,405 millones de personas. La moneda es el rial yemení. En el 2017 su PIB nominal fue de 31,27 millones de dólares. Su posición por Índice de Derechos Humanos es el 179º, con una puntuación de 0,470. La esperanza de vida del país es de 66.9 años.

Yemen
Vista nocturna de edificios en la capital Saná. Fuente: Diplomaticoutier.com

Sistema Político

Yemen es oficialmente una república democrática. El poder reside en el pueblo, ejercido mediante referéndums y elecciones generales. Los cuerpos legislativos, ejecutivos y judiciales son representados a través de consejos locales electos. El poder se alterna por medio de elecciones generales. El presidente de la República de Yemen, Abd Rabu Mansour Hadi es el Jefe de Estado designado por elecciones presidenciales y su mandato tiene una duración de 7 años. El vicepresidente es Ali Muhsin al-Ahmar, teniente general desde el 2016; el jefe de gobierno es el primer ministro Maeen Abd al-Malik Saeed desde el 2018. El Poder Legislativo reside en Parlamento bicameral o Majlis, que consiste en un Consejo de Shura o Majlis Alshoora con 111 escaños y una Cámara de Representantes o Majlis al Nuwaab con 301 escaños. El Poder Judicial de Yemen cuenta con Tribunal Supremo. Existen también, en un nivel inferior, tribunales de apelación, tribunales de distrito o de primera instancia, así como tribunales de comercio.

Yemen
Actual presidente de Yemen Abd Rabu Mansour Hadi. Fuente: Nft News

Historia

Yemen fue el hogar de una serie de imperios ricos y poderosos, cuya prosperidad estaba basada en la producción del incienso y mirra. Los tres imperios más importantes se desarrollaron desde 1200 a.C. hasta 525 d.C. siendo estos el Mineo, el Sabeo y el Himyarita, los cuales eran conocidos en el mundo del mediterráneo antiguo. Dhu Nuwas fue el último rey Himyatita del siglo VI d.C., fue convertido al judaísmo, llevando a cabo una gran masacre de la población cristiana del territorio. Los supervivientes, pidieron ayuda al emperador bizantino, y este invadió Yemen con su ejército del reino cristiano de Aksum (ahora Etiopía). El líder militar de la campaña fue Abraha, quien después de derrocar a Nuwas, se quedó para gobernar Yemen, pero los himyaritas consideraban a los aksumitas como usurpadores, así que buscaron el apoyo de la dinastía Sasanian de Persia para expulsarlos. Los persas, anexaron a Yemen a sus dominios, y el último emperador persa se convirtió al islam en el año 628 d.C., acentuando el dominio político de la comunidad musulmana.

El islam se extendió rápidamente en Yemen debido al declive económico y al comportamiento atroz de judíos y cristianos. El profeta Mahoma envió a su yerno como gobernador, y fueron construidas dos mezquitas, la de Janadiyyah y la Gran Mezquita de Saná. En el siglo IX se introdujo la secta chiita Zaydí, aceptada por gran parte de la civilización yemení. Durante varios siglos, gobernantes fraccionales competían entre sí contra los Zaydís por el control de Yemen. Entre ellos se encontraban los Fatímis, los Sulayhid, los Ismaelíes (otra rama chií), los Ayubís y los Rasulids, cuyo gobierno en el siglo XIII estableció el sunnismo en el sur y el oeste de Yemen.

Para el siglo XVI, Yemen pasó al escenario mundial, convirtiéndose en objeto de conflicto entre los egipcios, otomanos y potencias europeas que buscaban el control del mercado emergente de café, así como condimentos y especias de Asia Occidental. En el siglo XIX, las potencias europeas buscaban establecer presencia en Medio Oriente. Los británicos se apoderaron de Adén en 1839, y el Imperio Otomano se trasladó a Yemen del Norte. No obstante, los intereses de estas dos potencias en la cuenca del Mar Rojo y Yemen se intensificaron con la apertura del Canal de Suez en 1869 y el resurgimiento de la ruta del Mar Rojo como el paso preferido entre Europa y Asia Oriental. Los otomanos se expandieron al interior, en Saná y Taizz, mientras que los británicos establecieron protectorados en una docena de estados locales.

A principios del siglo XX, los crecientes enfrentamientos entre británicos y otomanos a lo largo de la frontera no demarcada plantearon un grave problema. Tras finalizar la Primera Guerra Mundial en 1918, el norte de Yemen se independizó de las fuerzas otomanas, y el imán de los Zaydís, Yahya Mahmud al-Mutawakkil se convirtió en el gobernante. En 1920, el imán lanzó campañas para poner bajo su jurisdicción las áreas Shafi y poner fin a las luchas intertribales. Por otro lado, en el sur los británicos retuvieron el control ya que era un área estratégica y de relevancia económica.

En 1967, los grupos nacionalistas atacaron contra las tropas británicas, obligándolos a retirarse de Adén. En consecuencia, se proclamó la República Popular de Yemen del Sur, la primera nación árabe con tendencia comunista. Por más de dos décadas, Yemen del Norte (apoyado por Arabia Saudita) y Yemen del Sur (apoyado por la Unión Soviética) tuvieron constantes confrontaciones bélicas, desatando tensiones internacionales.

Yemen
Guerreros hutíes en la Guerra Civil yemení de 1960. Fuente: Politico Magazine

La unificación de Yemen en 1990 se hizo posible gracias al descubrimiento de petróleo y gas en ambos países, en la misma región, por lo tanto, había más beneficio unirse y compartir ganancias que disputarse el territorio. También fue posible debido a la decisión del primer ministro de la URSS, Mijaíl Gorbachov, de abandonar el apoyo al gobierno yemení del sur. El Partido Comunista Yemení (YSP por sus siglas en inglés) entabló negociaciones con Yemen del Norte.

Los términos finales de la negociación exigían la fusión de los dos Estados y la creación de un sistema político basado en la democracia multipartidista. Saná fue declarada capital política y Adén como capital económica. Durante el periodo de transición, las dos legislaturas se reunirían en un solo cuerpo y las oficinas y poderes se compartirían por igual ente los dos partidos gobernantes, el Congreso General de Pueblo (GPC) y el Partido Comunista Yemení (YSP). Ali Abdullah Saleh fue elegido como presidente de la nueva nación y Ali Salim al-Beidh (secretario general del YSP), sería vicepresidente.

En 1990 estalló la Guerra del Golfo Pérsico y la ocupación de Kuwait por parte de Iraq. La negativa de Yemen a unirse a la coalición militar de EEUU y Arabia Saudita afectó directamente en su economía, pues el gobierno saudí expulsó a trabajadores yemeníes y cortó toda ayuda exterior. En cuestión de meses el producto interno bruto del país y los ingresos del gobierno se desplomaron; las tasas de desempleo, la inflación y el déficit presupuestario se dispararon. Los bajos ingresos petroleros, el paquete de reformas del Fondo Monetario Internacional y la falta de capacidad política de Saleh no pudieron detener el colapso de la economía. Para 1993, el conflicto entre los líderes políticos del norte y del sur empeoró. La lucha política se convirtió en un conflicto armado en la primavera de 1994, llamado la Guerra de Secesión, que resultó en la derrota de las fuerzas del sur y el exilio de la mayoría de los líderes del YSP. El norte contaba con gran hegemonía, relegando y discriminando a la población del sur.

En junio del 2000, Yemen y Arabia Saudita firmaron un acuerdo fronterizo para marcar fronteras definitivas y evitar conflictos. Yemen volvió a recibir ayuda económica y oportunidad para trabajadores de buscar empleo en Arabia Saudita. En 2001, tras el ataque terrorista en Nueva York, EEUU, el presidente Saleh visitó Estados Unidos para mostrar apoyo al presidente George W. Bush en la lucha contra el terrorismo. Las demandas conflictivas de la guerra contra el terrorismo y los problemas económicos y sociales internos, aumentaron el resentimiento y la insatisfacción de la población.

En el 2004, el líder Hussein Badreddin al-Houthi dirigió una rebelión junto con los zaydís, en Sadah, extremo norte del país. Expresaron su descontento y condenaron el régimen de Saleh como pro estadounidense y proisraelí. Para el 2007, se habían desatado una serie de protestas y manifestaciones violentas en el sur de Yemen. Fueron iniciadas por oficiales militares descontentos, pero se les unieron funcionarios públicos, abogados, maestros y jóvenes desempleados, protestando por la discriminación sistemática contra el sur.

En 2011, comenzó una ola de protestas a favor de la democracia, llamada la Primavera Árabe, extendiéndose por numerosos países de la región. El movimiento también llegó a Yemen, exacerbado por una rebelión ya existente, desembocando en una guerra civil. Miles de manifestantes se reunieron en Saná liderados por una coalición de grupos de oposición para pedir la renuncia de Saleh. Sin embargo, el presidente se resistió a los pedidos de su destitución. Varios generales y oficiales militares anunciaron su apoyo a la oposición; las deserciones aumentaron las tensiones donde las unidades militares desertoras se enfrentaron a las unidades militares bajo el control de Saleh. Después de varios días de negociaciones, Saleh firmó un acuerdo para transferir el poder a su vicepresidente Abd Rabbuh Mansur Hadi, a cambio de inmunidad procesal. Bajo el gobierno de Hadi, Yemen seguía profundamente dividido y el gobierno se enfrentaba a rebeldes hutíes y militantes islamistas. La economía yemení se encontraba en pésimas condiciones, el PIB se mantuvo debajo del nivel y el desempleo se disparó. Gran parte del país enfrentaba escasez de alimentos, agua y productos básicos. Debido a la enorme insatisfacción del sur, resurgió el sentimiento secesionista.

En 2014, manifestantes fueron movilizados por rebeldes hutíes, cuyo líder Abdul Malik al-Houthi acusaba al gobierno de corrupción y de ignorar las necesidades de la población. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) lideró un acuerdo entre Hadi y los hutíes; sin embargo, los combatientes hutíes se negaron a retirarse de la capital Saná. Esto desató conflicto con otras facciones yemeníes y enfrentamientos con Al Qaeda (AQAP). Para enero del 2015, los combates entre fuerzas gubernamentales y miembros de tribus hutíes aumentaron. Hadi huyó del país, y se refugió en Arabia Saudita. En marzo, una coalición liderada por Arabia Saudita lanzó ataques aéreos para repeler un avance hutí hacia Adén, e impuso un bloqueo naval. Por otro lado, los hutíes fueron apoyados y reforzados por el expresidente Ali Abdullah Saleh en un intento de recuperar el poder de manera silenciosa. Pero a finales del 2017, la alianza Hutí-Saleh terminó cuando Saleh declaró que estaba listo para mantener conversaciones con la coalición saudí sobre el fin de la guerra. Los líderes hutíes tomaron estos actos como traición y el 4 de diciembre, asesinaron a Saleh.

Yemen
Rebeldes chiítas levantan sus armas en señal de protesta por bombardeos en Saná. Fuente: El confidencial

Actualidad

En junio del 2018, la coalición liderada por Arabia Saudita avanzó hacia la ciudad portuaria de Al-Hudaydah, controlada por los hutíes, para impulsar acuerdos y así poner fin a la guerra civil. El 13 de diciembre se implementó un alto al fuego y ambos lados se retiraron de la ciudad. La ONU monitoreaba los puertos de la ciudad y la distribución de ayuda humanitaria. No obstante, el alto fuego era muy frágil y se violaron los acuerdos por ambas partes. Las fuerzas lideradas por Arabia Saudita obstruyeron la distribución de ayuda internacional y se descubrió que los hutíes la manejaban y repartían mal. En junio del 2019, los Emiratos Árabes Unidos comenzaron a retirar sus fuerzas de Yemen ya que la victoria era improbable.

 A principios del 2020, los combates se intensificaron, los hutíes lanzaron ataques con misiles y los saudíes comenzaron ataques aéreos. A medida que la pandemia de COVID-19 se expandía por el mundo, Arabia Saudita se enfrentó a la incertidumbre económica debido a la caída de los precios del petróleo, aunado a las preocupaciones sobre la capacidad de las autoridades yemeníes de manejar un brote de virus en el país.

 En abril de 2020, Arabia Saudita anunció un alto al fuego. Más tarde los secesionistas del sur declararon el autogobierno bajo un organismo llamado el Consejo de Transición del Sur (STC), y tomaron control de la isla de Socotra, destituyendo a los funcionarios locales del gobierno de Hadi. En diciembre de 2020, tras meses de negociaciones entre el STC y el gobierno de Hadi, los miembros del Consejo de Transición del Sur se incorporaron al gabinete del primer ministro Maeen Abdulmalik Saeed.

Yemen
Miembros del Consejo de Transición del Sur de Yemen. Fuente: Sputnik News

Aspectos económicos

La perspectiva económica para Yemen no ha sido favorable. Las decrecientes reservas petrolíferas del país y la caída del precio del petróleo han hecho que los ingresos fiscales se resintieran. La ausencia de fuentes de ingreso ha dado lugar a la caída del crecimiento de Yemen. La guerra civil que inició en 2015, y la situación del COVID-19 han ocasionado la caída del PIB, reduciéndola a más de un 30%. El sector público no es capaz de pagar los salarios de cerca de 1,25 millones de funcionarios. Todos los demás sectores como el turismo son inexistentes hoy en día. La hacienda yemení ha sobrevivido gracias a la ayuda exterior. Los precios de los alimentos básicos han aumentado hasta el 90% y el carburante hasta 110% en los últimos años. En las zonas más afectadas por los conflictos alcanza una tasa de desempleo del 50%.

Relaciones Exteriores

En 1990 estalló la tensión entre Yemen y Arabia Saudita por el apoyo hacia Iraq en el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas durante la invasión iraquí en Kuwait. En 1996 se firmó en Paris el acuerdo del arbitraje entre Yemen y Eritrea para poner fin al conflicto de las islas de Hunish en el Mar Rojo. En 2002, se firmó el convenio de delimitación de fronteras entre los dos países. En 2003, la República de Yemen y el Sultanato de Omán firmaron el acuerdo de demarcación de fronteras marítimas. En 2017, Yemen junto con otros países como Arabia Saudita, Bahréin, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Libia, Maldivas y Yemen anunciaron la ruptura de relaciones diplomáticas con el Estado de Qatar.

 La República de Yemen ha manifestado voluntad de incorporarse al Consejo de Cooperación del Golfo (CCG); no obstante, el país participa en órganos del CCG enfocados en la cultura, educación, deporte, radio y televisión. La política exterior de Yemen está marcada en la actualidad por el conflicto interno y las complejas relaciones con Arabia Saudita, la Organización de las Naciones Unidas y la Unión Europea, quienes reconocen al gobierno de Hadi. Sin embargo, Irán y Emiratos Árabes Unidos apoyan a la facción rebelde hutí de Saná.

Yemen
El rey de Arabia Saudita, Salman Bin Abdulaziz Al-Saud recibe al presidente yemení Abd Rabu Mansour Hadi. Fuente: Saudi-US Trade Group

Aspectos sociales

A finales del 2015 debido a la guerra civil, Yemen cayó en una grave crisis humanitaria. En 2018 la situación se agudizó con el ya mencionado asalto de Al-Hudaydah que bloqueó la principal fuente de importaciones de alimentos. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas, casi 16 millones de yemeníes estaban al borde de la inanición. Además, el país sufrió el peor brote de cólera; alrededor del 80% de los menores de 18 años enfrentaban amenazas para su salud y alrededor de un tercio de los niños menores a 5 años enfrentaba desnutrición aguda.

 La ONU estimó que, en el 2018 aproximadamente 20,7 millones de personas precisa algún tipo de ayuda o protección y cerca de 9,8 millones requieren asistencia urgentemente y el 60 % de la población, padece por la carestía de alimentos. Los servicios públicos se han desmoronado, menos de la mitad de los centros sanitarios funcionan, las medicinas y los equipos son limitados, además no quedan médicos en 49 de los 276 distritos. El acceso al agua es un gran desafío, y la escasez de saneamiento ha aumentado el riesgo de contagio de enfermedades infecciosas. Se estimó que 1,8 millones de niños sufren desnutrición aguda. El 79% de la población vive en la pobreza. El 75% de la población, aproximadamente 22 millones requiere algún tipo de asistencia humanitaria y protección. El 25 % de la población necesita apoyo nutricional y alrededor de 2,9 millones de niños y mujeres padecen malnutrición aguda. El 48 % de las mujeres son analfabetas y el 25 % de los niños no están escolarizados. El 72 % de las niñas se casan antes de los dieciocho años, y 44 % de los matrimonios en los distritos más afectados implican a niñas menores de quince años. Se han desplazado dos millones de personas. En abril del 2020, la propagación del COVID-19 generó nuevas preocupaciones sobre la vulnerabilidad de la población.

Yemen
Niños yemeníes presentan documentos para recibir raciones de alimentos proporcionadas por una organización benéfica local, en Saná. Fuente: CTV News

0
Población total
0
Superficie (KM2)
0
PIB nominal (USD)
0
PIB per cápita (USD)

Galería

Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques (2020). República de Yemen Ficha Técnica. Recuperado de: https://centrogilbertobosques.senado.gob.mx/docs/F_Yemen.pdf

CIA The World Factbook (2021) Yemen. Recuperado de: https://www.cia.gov/the-world-factbook/countries/yemen/
Encyclopedia Britannica (2021). History of Yemen. Recuperado de: https://www.britannica.com/place/Yemen/History

Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (2021). Oficina de Información Diplomática, Ficha País de Yemen. Recuperado de: http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/YEMEN_FICHA%20PAIS.pdf

Noticias ONU (2021). Yemen. Recuperado de: https://news.un.org/es/focus/yemen

Países relacionados

Fuente: CIA The World Factbook
África del Norte y Asia occidental

Sudán

Datos Generales La República de Sudán es uno de los 54 países que conforman el continente africano. Está situado al noreste de África, y comparte

África subsahariana

Sudán del Sur

La República de Sudán del Sur, es un país situado en el continente africano en la región llamada “África subsahariana” que comprende a todos aquellos

Fuente: Wikipedia
África del Norte y Asia occidental

Túnez

Siendo el epicentro de las movilizaciones contemporáneas en Medio Oriente y el Norte de África, la República Tunecina es ha logrado construir progresivamente su camino hacia la democratización.

CEMERI