Saltar a contenido
[X]

Análisis

Montserrat Mendoza Gama

Factores clave para entender las tensiones entre China y Taiwán

- Las interacciones al exterior que mantenga Taiwán son inherentes a las actividades y los propósitos chinos.

El creciente despliegue militar actual en la zona de Asia Pacífico tiene como estímulo la relación entre China y Taiwán, la integridad territorial y la seguridad nacional que pretende sostener el gigante asiático. Por lo tanto, las interacciones que pueda mantener el gobierno taiwanes con el exterior son inherentes y consecuentes tanto a las actividades como a los propósitos chinos. Sin embargo, no es una cuestión que se reduzca al campo bilateral entre dichas naciones, sino que configura los alcances de otras regiones respecto a Pekín y Taipéi, desde los límites de cooperación y negociación internacional hasta los contornos estratégicos de rutas económicas, repercutiendo directamente en las políticas asiáticas.

Para comprender el panorama contemporáneo que rodea la influencia e interés de la República Popular de China sobre Taiwán, es necesario considerar el período de 1839 a 1949, en el cual China se envuelve en una serie de conflictos e intervenciones que le restan territorios, los cuales busca reincorporar. Además, la ubicación de la isla es esencial debido a que representa la apertura al mar, a la vez que un punto de conexión y partida hacia la cuenca del Pacífico.

A pesar de que China está enmarcada en una disputa por la hegemonía mundial, sus acciones están enfocadas a un plano interno. En este sentido, pretende una reunificación nacional y la integridad territorial (Fierro 2022), por lo que sus esfuerzos contienen una posición diplomática pasiva en cuanto a su acercamiento con otras regiones, privilegiando el poder económico con el fin de salvaguardar sus intereses.

Lo anterior significa que la posición china está enfocada en la diplomacia económica y la búsqueda de maximización de ganancias al establecer y sustentar sus proyectos clave necesarios de energías y recursos. En consecuencia, Taiwán funge como una pieza esencial para la seguridad y las estrategias que tiene en marcha el gigante asiático.

Otro aspecto destacable es la petición oficial taiwanesa a la Oficina de Asuntos Jurídicos de Naciones Unidas de reincorporarse como miembro en el año 2007; sin embargo, la negativa giró entorno a la concepción de Taiwán como parte del territorio chino, por lo que no se podría tener otra representación más que Beijing. Dicho de otro modo, su soberanía es inherente a la República Popular China. Dada esta condición, los acercamientos de Estados Unidos para la actualización y compra de armamentos representa un peso para la administración de la isla.

Tal situación se establece en la política de "una sola China", es decir, dos sistemas a regular que limitan las acciones económicas y políticas al exterior que pueda tomar Taiwán. Es por ello que la visita por parte Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el segundo día del mes de agosto de 2022, generó una tensión inmediata entre las tres partes. Por efectos de lo anterior, China había lanzado una advertencia previa sobre interrumpir sus relaciones con la isla, así que, actualmente, mantiene repliegues militares y simulacros que comprometen a los países de Asia Pacífico.

Por otro lado, la zona no ha experimentado una baja de dichos ejercicios diplomáticos, en gran parte por el comienzo de las negociaciones bilaterales entre Estados Unidos y Taiwán, estipuladas el día 17 del mismo mes, acerca de comercio e inversiones. Éstas pretenden la consolidación de relaciones entre ambos países con la intención de aumentar las exportaciones agrícolas, así como atraer fondos y tecnología extranjera.

Al abrirse tal intercambio, se reafirma la posición geopolítica y de activo estratégico de Taiwán, sin embargo, también se da pauta a una separación de China, ya que establecería un poder de financiamiento que se puede destinar a múltiples sectores y ampliar su influencia en otros países. En este escenario, las regiones asiáticas se ven inmersas en un asunto de seguridad comercial, donde países como Japón, las Coreas, Australia, Pakistán y Singapur, tendrán que tomar medidas que consideren rutas comerciales alternas para no verse afectadas por las maniobras militares chinas.

Fuentes

    Ramírez-Carvajal, Carolina, et. al. «La relación triangular entre China, Taiwán y Estados Unidos en el periodo 2008-2018». *Revista Latinoamericana de Estudios de Seguridad* 30 (2021): 92-106, doi: https://doi.org/10.17141/urvio.30.2021.4780

    Fierro, Tonatiuh. «México en la política exterior de China en el régimen de Xi Jinping». Conferencia por *Centro de Relaciones Internacionales*, UNAM, 1 de marzo, 2022, 1:31:09.


El mejor contenido en tu bandeja de entrada

Únete a nuestro boletín con lo mejor de CEMERI

Artículos relacionados

Mendoza, Montserrat. “Factores clave para entender las tensiones entre China y Taiwán.” CEMERI, 21 oct. 2022, https://cemeri.org/art/a-tensiones-entre-china-taiwan-jv.