“El efecto Bruselas: cómo la Unión Europea gobierna el mundo”

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
the-brussels-effect

Resumen de la obra

Publicado en 2020, a principios de pandemia, “The Brussels Effect: How the European Union Rules the World” por Anu Bradford es una obra en la cual se analiza lo que la autora considera la mayor fortaleza de la Unión Europea: su poder de dictaminar las reglas del mercado internacional a través de su regulación interna.  

Anu Bradford afirma que pese a no competir económica o militarmente con los Estados Unidos o China, es la Unión Europea la que más influencia ejerce a nivel global gracias a que es una potencia reguladora global. Tal situación fue descubierta por la autora y a raíz de ello acuñó el término “efecto Bruselas” para describirlo. 

El libro se encuentra dividido en 3 partes: teoría, estudios de caso y una parte de evaluación y previsión. En el primer capítulo, Bradford desarrolla la teoría del efecto y estipula que tal poder de influencia se debe a las características propias del mercado europeo: 

  • tamaño (más de 400 millones) 
  • capacidad reguladora,
  • estándares estrictos, 
  • objetivos inelásticos 
  • no divisibilidad. 

Es gracias a estas características que al momento de regular para sí misma, la Unión Europea termina dictaminando las reglas de países terceros y, en cierta manera, de la comunidad internacional. 

¿Cómo funciona exactamente este efecto Bruselas?

En realidad es muy sencillo. Las empresas internacionales tienen que seguir las estrictas leyes de la UE para poder tener acceso a su mercado único. De esta manera, la compañía tiene que acatar las reglas locales y las reglas europeas. No obstante, para poder facilitar procesos de producción a escala y descentralizados, las empresas internacionales terminan por abandonar las reglas locales aunque estas sean en realidad más fáciles y menos estrictas. De tal manera que al finalizar este proceso tecnócrata, las compañías terminan utilizando las reglas europeas en su región local.

Claro está, el efecto Bruselas tiene ciertas limitaciones. No afecta a todas las empresas de la misma manera y, además, en ciertos sectores su capacidad de potencia reguladora se ve seriamente reducido – como lo resulta el sector financiero con sus paraísos fiscales. No obstante, en otros sectores como el alimentario, aeronáutico y el tecnológico, el efecto logra ejercer mayor poder hegemónico. 

Por ejemplo, no existe en el mundo alguna versión europea de los gigantes tecnológicos como lo son Google, Facebook, Amazon o Netflix. Sin embargo, es la Unión Europea la que termina por dictaminar las “reglas del juego” de estas compañías al marcar estándares que son replicados a lo largo del planeta, como lo son la Ley de Servicios Digitales (DSA), la Ley de Mercados Digitales (DMA) o el Reglamento General de Protección de Datos de la UE (RGPD). Derivado de este último, encontramos en una gran cantidad de sitios un anuncio con respecto a la privacidad, datos y cookies.

En la tercera sección del libro, la autora, Anu Bredford, elabora una explicación detallada sobre si el efecto Bruselas es beneficioso o perjudicial para el resto del mundo, así como presenta  y se involucra también en algunas reflexiones importantes sobre si las normas de la UE son proteccionistas de su economía. 

Bradford mantiene un rico debate sobre si el Efecto Bruselas equivale a una suerte de imperialismo regulador , argumentando cómo el papel de la UE en el cambio climático sirve como un buen ejemplo benevolente del mismo.

Comentario

La obra de Bradford llega en buen momento, puesto que por años ha circulado la idea de que la vieja unión está en decadencia y no puede continuar con el ritmo que marcan los Estados Unidos y China. Pero como se ve a lo largo de la obra, la UE posee un as bajo la manga que ha pasado desapercibido en el escenario mundial. 

La profesora Bradford, cuya especialización gira en torno al derecho y organizaciones internacionales en la Universidad de Columbia, publicó su libro con el objetivo de contrarrestar este discurso de decadencia de la superpotencia europea. No obstante, resulta pertinente preguntarse si es posible considerar este poder regulatorio y comercial como una dimensión de peso bajo un enfoque geopolítico. 

Lo cierto es que los mecanismos de regulación europeos tienen importantes consecuencias y terminan fungiendo como una suerte de control sin necesidad de que la unión los deba imponer hacia el resto del mundo. Y es precisamente este factor lo cual resulta distintivo del efecto Bruselas, el medio por el cual la UE ejerce su poder. El cual es muy contrastante con los armamentos estadounidenses o la competencia digital y comercial que representa China. 

A modo personal, he de señalar que concuerdo en gran medida con la visión de la autora. Opino que las medidas que ha tomado la Unión Europea no son solo una forma que esta tiene para incrementar su “extensión” en el espacio internacional, sino que además resultan necesarias. Por años, los gigantes tecnológicos de Estados Unidos han hecho y actuado como les ha resultado conveniente. Han pasado por encima de las pequeñas compañías, la población de diferentes países e, incluso, gobiernos enteros socavando su soberanía. Es por ello que estas medidas y regulaciones han traído beneficios importantes a la sociedad, la cual debería ser más consciente de la “deuda” que tiene con la Unión Europea. 

Algo que no aborda la autora, pero que considero pertinente colocar sobre el foco de análisis, es la inacción de Estados Unidos en este plano. Considero que además de los 5 factores que enlista Bradford, el hecho de que Estados Unidos haya dejado un vacío en materia de regulación a las grandes compañías como Facebook o Google permitió el desarrollo de la situación. 

Con el cambio de administración y la llegada de nuevas personas al gabinete de Joe Biden es posible que un cambio en la regulatoria tome lugar. No hace mucho que acaba de tomar lugar una importante secuencia de citatorios y declaraciones por parte de los directores ejecutivos de Amazon, Facebook, Google y Apple ante el departamento de justicia de los Estados Unidos. 

Pareciera ser que el gobierno estadounidense ha caído en cuenta de la amplia libertad de la cual han gozado estas compañías y por la cual han desarrollado prácticas monopólicas. Es muy pronto para saltar a conclusiones, pero considero que el mejor camino para los Estados Unidos es aquél del regulacionismo tecnológico. Por lo menos si pretende irrumpir en el poderío regulatorio de la Unión Europea y sobreponer los intereses de sus ciudadanos por encima de los corporativos. Caso contrario, el otrora hegemón tendrá que continuar “acatando” normativas extranjeras por encima de las propias.

Suscríbete a CEMERI

*obligatorios

Aunado a ello, un apego más estrecho hacia la regulación permitirá reavivar relaciones con la Unión Europea en materia de protección de datos. De ocurrir tal escenario, podría Estados Unidos hacer frente a las compañías chinas con las que tanto ha “lidiado” en los últimos cuatro años por motivos de protección de sus ciudadanos. Por si fuera poco, a Estados Unidos le conviene trabajar a la par con la UE para hacer frente a la visión autoritaria que tienen los líderes chinos sobre el ciberespacio. Misma que ha encontrado cabida en países con regímenes autoritarios y que podría comenzar una tendencia prohibitiva dentro del internet. 

Conclusión 

No puedo terminar esta reseña de ningún modo salvo aplaudiendo tan magnífica obra que resulta parteaguas en un campo tan complejo como pertinente a las Relaciones Internacionales. Sin duda alguna Bradford ha logrado establecer un nuevo estándar que la mayoría de internacionalistas deberían adoptar. Por si fuera poco, el libro goza de un lenguaje relativamente sencillo de digerir que permitirá a lectores noveles y ávidos realizar la lectura sin mayor problema. Leer este libro nos permitirá tener los antecedente al posible intento en Estados Unidos de generar una nueva normativa basada en la economía digital del siglo XXI.

Ficha técnica

Título: The Brussels Effect: How the European Union Rules the World
Autores: Anu Bradford
Editorial: Oxford University Press
Páginas: 424
Lugar y año de edición: 2020, Reino Unido
Precio: 800 MXN ~ 40 USD

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de CEMERI.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CEMERI