CALAN y su oportunidad ante la reconfiguración del continente Americano.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

A finales de agosto del presente año, el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard Casaubón, anunció que se estaban realizando las negociaciones pertinentes entre México y Estados Unidos para conformar una nueva organización internacional que sustituya a la Organización de los Estados Americanos (OEA). Lo anterior tiene lugar después de que el Canciller hiciera comentarios al organismo pidiéndole que se abstuviera de intervenir en asuntos internos de los Estados miembros, así como de hacer señalamientos a la gestión del Secretario General, Luis Leonardo Almagro Lemes.

Ante el contexto previsto, las relaciones internacionales a nivel regional se encuentran en un momento clave, ya que existe la posibilidad de gestionar un organismo internacional en el que México participe como fundador, principal promotor, y que esto a su vez  le otorgue un papel más relevante en la dinámica política del continente Americano con el valor agregado del movimiento regional municipal.

Este escrito tiene el objetivo de señalar el papel de la red Conferencia de Autoridades Locales de América del Norte (CALAN) ante el proceso de gestión de un nuevo organismo internacional en el continente Americano. Una de las tantas preguntas que cabe hacerse en estos momentos es: ¿Qué oportunidades tienen los gobiernos locales ante la aparente reconfiguración en el sistema regional?

En primer lugar, hay que puntualizar que CALAN es una organización joven, creada por iniciativa del Secretario Marcelo Ebrard tras la celebración de la Primera Cumbre de Alcaldes de América del Norte que tuvo lugar del 6 al 8 de junio de 2019. Dentro de las motivaciones de esta organización, resaltan los siguientes:

Facilitar   la   cooperación   descentralizada   y   la   consolidación   de   un  espacio  de diálogo,  concertación  y  colaboración  regional  entre  las  ciudades  de  América del Norte.

Crear   una   asociación   independiente   que   englobe   a   los  municipios,  alcaldías, Ciudad  de  México y Estados  de los Estados Unidos  Mexicanos,  con  la  finalidad de crear una relación    de colaboración con otras asociaciones de municipios, alcaldías, condados,   provincias,   territorios  y  Estados   de  los  Estados  Unidos  de América y Canadá.

Lo anterior denota que esta organización tiene como prioridad impulsar a las entidades federativas y gobiernos locales mexicanos a nivel internacional con el fin de crear un nivel subnacional sólido tanto en México como a nivel regional a través de sus iniciativas, acuerdos, y proyectos futuros. Para demostrar lo mencionado, podemos recordar la firma de la Carta de Intención entre CALAN y la Dirección General de Coordinación Política de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México.

Por otro lado, sí bien se hizo énfasis en la región de Norteamérica, CALAN ha ido expandiendo sus compromisos con entidades de otros continentes; la firma del Memorándum de Entendimiento entre CALAN y Phare Territorios Locales, organización constituida en España, y entre CALAN y Instituto de Innovación Urbana de Guangzhou (GIUI),7 originaria de China, resaltan los esfuerzos que se han realizado en poco tiempo para afianzar las relaciones de este organismo, y de sus miembros, con gobiernos locales de Europa y Asia, y no sólo con los gobiernos locales de Estados Unidos y Canadá.

Aunado a esto, CALAN ha concretado relaciones también con organismos relevantes propios del continente Americano. Tal es el caso de los acuerdos firmados con las redes de ciudades Mercociudades y la Federación Latinoamericana de Ciudades, Municipios y Asociaciones de Gobiernos Locales (FLACMA).

De este modo, se demuestra que CALAN en su corto tiempo de existencia ha dirigido sus esfuerzos en relacionarse con actores clave del escenario internacional de los gobiernos locales, lo cual otorga a los miembros de la organización mejores oportunidades de generar sinergias con actores internacionales y potencializar sus proyectos con las bastas experiencias que se puedan aportar en estos espacios.

Por otra parte, la posible reconfiguración del sistema regional en el continente Americano, CALAN y sus miembros cuentan con una oportunidad única: la posibilidad de priorizar la gestión local, así como la internacionalización del estrato municipal, en la agenda del nuevo organismo internacional. Esto se comenta, en primera instancia, porque los esfuerzos para la creación de este organismo se están realizando con mayor énfasis desde la Cancillería mexicana, un socio importante de CALAN como ya fue mencionado en párrafos anteriores.

En segundo lugar, se alude a esta oportunidad única por la existencia de la iniciativa Red de Ciudades de América del Norte (RECAN) de CALAN; el objetivo de dicha Red es crear el primer espacio regional de gobiernos locales en América del Norte, en donde se intercambien ideas para abordar situaciones puntuales, tales como la aplicación de la Agenda 2030 a nivel subnacional, el combate al cambio climático, la gestión del agua en diferentes localidades, temas culturales, fronterizos, de urbanización, entre otros, a fin de que estas sean atendidas desde el nivel municipal y que no dependan tanto del nivel federal.

A su vez, la Red pretende fortalecer la relación subnacional entre México, Estados Unidos y Canadá; para ayudar al cumplimiento de este objetivo, CALAN ha determinado anexar a la red a otras 300 ciudades de los tres países, de la cual ya forman parte 191 localidades. También, se tiene planeado la celebración de la Segunda Cumbre de Alcaldes de América del Norte para el año 2022, la creación de un banco de experiencias y mejores prácticas entre los miembros, así como un premio a la innovación.

El fortalecimiento de la relación entre gobiernos locales de México, Canadá y Estados Unidos es clave para el desarrollo de todo el continente americano, incluidos los planes para el nuevo organismo internacional ya que entre más comunicación y consenso exista entre todos los miembros de la RED sobre las decisiones y acciones a tomar, estas recibirán mayor atención y por ende se avanzará más rápido en su realización.

Dentro de estas acciones puede tener cabida la promoción del nivel subnacional dentro de la nueva organización americana, cuestión que no se consideró en la medida adecuada cuando la OEA fue fundada, en 1948. Actualmente, la importancia del papel de los gobiernos locales, así como la conveniencia de la generación de acciones internacionales de estos mismos, no encuentra discrepancia en la mayoría de los países del continente Americano. Prueba de ello son las diversas redes de ciudades que se han generado, la especialización por parte de la academia, entre otras variables.

Sin embargo, aún no se han resuelto todas las barreras para la internacionalización de los gobiernos locales, ni todos los gobiernos locales del continente Americano han tenido las mismas oportunidades de consolidar estrategias internacionales que generen desarrollo y mejores oportunidades para su población. Aún queda bastante por hacer, con lo que la posible reconfiguración política en el continente presenta situaciones que deben ser aprovechadas, sobre todo por organizaciones tan jóvenes como CALAN. 

Si se realizan las acciones pertinentes, claramente existirían mayores ventajas para los miembros de CALAN de las que se pueden obtener de manera individual, en cuestiones de competitividad económica y política. Aunado a esto, en términos de cooperación internacional, la experiencia de los miembros que conforman esta organización en el ámbito de la Diplomacia Local puede ser de mucha ayuda a aquellos gobiernos locales que se han visto poco beneficiados de la internacionalización de sus territorios.

El destino nunca está escrito, y aún queda por ver si las gestiones a nivel nacional por parte del Secretario Marcelo Ebrard rinden los frutos esperados, sin embargo, parafraseando al Doctor Roberto Carlos Hernández López, y recordando también a Carlos Marx en su escrito “El 18 Brumario de Luis Bonaparte”, un rayo no cae en cielo sereno, refiriendo a que no sería  sorpresa que el relevo de la OEA como organismo internacional imperante en América se hiciera realidad, y que, por lo tanto, nos encontráramos ante una nueva etapa en el orden internacional en el cual la diplomacia local pueda tener aún mayores consideraciones de las que ya tiene hoy en día y se evolucione en las formas de llevar a cabo política a nivel global, regional, nacional y local. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de CEMERI.

Artículos relacionados

África del Norte y Asia occidental

¿Qué Salió Mal en Afganistán?

Los errores de Estados Unidos al inicio de la intervención en Afganistán, aminoraron las posibilidades de estabilización del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CEMERI