La internacionalización de los Gobiernos Locales

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Al llegar los Estados Nación (y con ello el desplazamiento de las Ciudades Estado) las Relaciones Internacionales se convirtieron en un asunto de países. Actualmente, son tan disímbolos esos países que van desde un pequeño principado (Andorra), micro estados (El Vaticano o San Marino), hasta grandes territorios y complejas repúblicas (Rusia, India, Estados Unidos). Sin embargo, el sistema de organización que adquieren estos Estados basado en la jerarquización (el Jefe de Estado como puntero) y la representatividad (embajador) ha dejado de fuera muchos de los problemas locales que ahora se ven y que solo se resuelven localmente.

Por lo anterior, la irrupción de los Gobiernos Locales (GL) en la escena internacional no sólo es importante, sino necesaria, ya que crear relaciones internacionales le sirve a una ciudad para poder conocer qué se hace o ha hecho en ciudades equivalentes en otras partes del mundo y así aprovechar lo que se conoce como buenas experiencias de gobierno (programas que son o han sido exitosos en otras partes del mundo) y poderlos adaptar/acondicionar en función de sus particularidades. Ejemplos de lo anterior pueden ser programas en materia de seguridad, medio ambiente, movilidad, entre otros. De esta manera hay muchas agrupaciones, tales como Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), que es una de las mayores organizaciones metrópolis en donde se encuentran agrupadas las ciudades de más de un millón de habitantes y las grandes ciudades en el mundo.

Por mucho tiempo se pensó que el ejercicio de la política exterior era exclusivo del gobierno nacional porque este representaba un interés colectivo, soberano y porque había que alinearse detrás de una sola visión. Hoy se sabe que dentro de un mismo país no existe un consenso respecto a temas tan importantes como la paz, la economía o el mismo desarrollo urbano (tema que representa actualmente uno de los mayores desafíos de la sociedad internacional) lo que provoca, en no pocas ocasiones, contradicciones dentro del mismo Estado.

Un ejemplo de esto son las negociaciones de los Tratados de Libre Comercio emprendidos por las naciones, en donde a las ciudades, con sus respectivos GL, no se les tomó en cuenta respecto a sus intereses y necesidades y, sin embargo, es ahí en donde se crean los trabajos, en donde se instalan las empresas y donde las mercancías circulan.

Con lo anterior, se da crédito de la necesidad de mantener un diálogo con los GL involucrados a la hora de determinar las agendas y prioridades temáticas de la cooperación internacional. La agenda urbana no puede decidirse únicamente entre los países, tiene que debatirse con los alcaldes, compartirse con la ciudadanía y, sobre todo, se tiene que ir esa idea jerárquica en la que las decisiones las tomen los de arriba para que las implementen los de abajo.

Hoy en día, un GL no puede, al menos no de manera efectiva, ejercer sus competencias, prestar los servicios públicos que le corresponden, promocionar su capacidad productiva, desarrollar el modelo de ciudad que quiere impulsar, sin entrar en una dinámica de relaciones internacionales. Al conjunto de iniciativas y actuaciones en el escenario internacional, por parte de los GL, se les agrupa bajo el término de “acción internacional de los gobiernos locales”. No obstante, este término no puede ni debe confundirse con la cooperación descentralizada, ya que esta última forma parte de la propia acción internacional de estos gobiernos. Bajo esa consideración, ¿es la acción internacional un asunto en el que deba participar el GL? Absolutamente. Se trata de democratizar la ciudad (hacerla mejor para todos), que se convierta en un elemento que le pueda decir cosas al mundo respecto a la manera de resolver sus problemas.

Cada vez la sociedad se siente más parte del mundo, hablamos de un mundo cada vez más interconectado, más consiente, en donde ninguna ciudad (o territorio) ha sido inmune a los numerosos impactos del fenómeno de la globalización. Lo que pasa en el norte afecta en el sur, y una catástrofe humanitaria o una oportunidad de desarrollo en un punto geográfico específico puede afectar la vida local en otro lugar del mundo. Hoy en día vemos como algunos GL están empezando a tomar en cuenta de manera seria, profesional y decidida el tema internacional como un asunto de política pública y ese no es más que el primer paso para que estos gobiernos sean reconocidos y tratados como actores del Derecho Internacional Público, con todo lo que esto implica en la manera en que, ni más ni menos, se organiza y se concibe el mundo actualmente.

Recomendado

Digest Digital

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de CEMERI.

CEMERI