¿Qué tan feminista es la política exterior feminista de España?

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

A mediados de marzo del 2021 España anunció la adopción de una política exterior feminista (PEF) y, al mismo tiempo, lanzó la Guía de Política Exterior Feminista en donde se describen los objetivos y alcances en la ejecución de dicha política. De esta forma, “España se suma a los países de vanguardia que incorporan la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas como elemento distintivo de su política exterior”[1].

Este país tendrá un enfoque doble en el desarrollo de su política exterior: por un lado, se trabajarán líneas prioritarias con el Servicio Exterior y, por otro, se ejecutarán las fases de dicha política con una perspectiva de género. De esta forma, esta política se guiará por cinco elementos rectores:

  1. Enfoque transformativo: se buscará fomentar cambios profundos y estructurales en el trabajo institucional para que adopten una perspectiva de género transversal y sistemática;
  2. Liderazgo comprometido: el Servicio Exterior integrará el principio de igualdad en sus prioridades para asegurar los recursos, de todo tipo, en el marco de la ejecución de la PEF;
  3. Apropiación: se fomentará la apropiación de esta política entre los miembros del Servicio Exterior, por lo que las personas en puestos de liderazgo tendrán la obligación de promover la igualdad de género;
  4. Participación inclusiva y fomento de alianzas: esta PEF se ejecutará junto con otros Ministerios del país, especialmente con el Ministerio de Igualdad. Además, se establecerán canales con el sector privado, think tanks, organizaciones de la sociedad civil, entre otros y, a nivel internacional, se fomentarán redes internacionales sobre igualdad de género y se establecerá este eje en la cooperación internacional que el país brinda;
  5. Interseccionalidad y diversidad: la perspectiva interseccional se establecerá en todas las áreas de esta PEF.[2]

Estos elementos se aplicarán en cinco principales temáticas: a) Mujeres, paz y seguridad, b) Violencia contra mujeres y niñas, c) Derechos humanos de mujeres y niñas, d) Participación de mujeres en espacios de toma de decisiones y e) La justicia económica y empoderamiento de las mujeres; que, a su vez, se pretenden lograr por medio de varios instrumentos y niveles de gobierno, por ejemplo: la diplomacia bilateral, regional y multilateral, la Unión Europea, la cooperación internacional, la asistencia y protección consular, entre otras.

Al ser una PEF nueva, aún no existen evaluaciones en su diseño y ejecución; no obstante, es importante mencionar que, al igual que las cuatro políticas exteriores analizadas previamente, no se brinda una definición de lo que se entenderá por feminismo ni por política exterior feminista y, retomando los elementos feministas, tampoco contempla la existencia de sistemas de opresión, especialmente del patriarcado. Con lo anterior, es crucial reforzar la idea de que el feminismo es más que la aplicación de una perspectiva de género en todas las áreas, el feminismo es la conciencia de dichos sistemas de opresión y la voluntad política de cambiar las estructuras para que las mujeres puedan vivir una vida digna.

En cuanto a elementos políticos, parece ser, junto con la de Suecia, una de las políticas exteriores de corte feminista que más elementos toma en cuenta para su diseño y, sobre todo, para su ejecución. El hecho de que contemplaran un elemento relacionado a la transformación de las estructuras es un paso importante, sin embargo, es necesario monitorear que esto sea así y no solo un discurso; por otro lado, es necesario resaltar el establecimiento de la interseccionalidad como un elemento en el diseño de la PEF, ya que, hasta ahora, solo la mexicana lo contemplaba como un eje rector.

En términos de feminismo, España es uno de los países referentes en lo que concierne al movimiento y teoría feminista; con casos como el de “La manada”, en el que una mujer fue violada por cinco sujetos[3], o las alarmantes cifras de violencia de género en las que cada mes se denuncian cerca de 1000 agresiones sexuales [4], la perspectiva de género y la creación de una PEF es sumamente necesaria.

No obstante, como se ha mencionado reiteradamente, es necesario que una política exterior que se dice feminista tome en cuenta la existencia de los sistemas de opresión que propician la violencia, discriminaciones y opresiones. Como se dijo arriba, la voluntad política para cambiar estructuras es sumamente importante, es necesario que este sea uno de los elementos clave para el desarrollo de la PEF tanto en lo interno como en lo externo.

“El feminismo toca el centro de gravedad de todas las asimetrías de poder”. – Rita Segato.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente las de CEMERI.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CEMERI