¿Qué es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En un contexto de ajuste y grandes cambios en el escenario internacional, la cooperación tomó un papel relevante para solucionar problemas mutuos de carácter económico, social, cultural y humanitario. En los años cincuenta el término cooperación para el desarrollo encontraría un gran apoyo de economistas, académicos y gobiernos que impulsarían la idea a la práctica. 

Es así que, desde finales de la Segunda Guerra Mundial, se fue gestando un sistema institucional, perfilado durante los años cincuenta y que se consolidaría definitivamente en la década de los sesenta, capaz de gestionar los flujos de recursos que, a partir de ese momento, iban a ser transferidos por aquellos países denominados «países industrializados» a los «países en vías de desarrollo» (Koldo, 2000, p.28).

Durante este periodo se originaron instituciones como el Banco Mundial y los Bancos Regionales de Desarrollo. Estos últimos, han sido los más significativos para la cooperación al desarrollo, puesto que su estructuración y objetivos están orientados a las necesidades de cada región a la que pertenecen. Por tal razón, el objetivo del presente artículo es abordar el origen, la estructura y aquella información relacionada con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 

En la región de América Latina y el Caribe, una de las instituciones primordiales en el proceso de cooperación ha sido, sin duda, el Banco Interamericano de Desarrollo. El cual, es una organización financiera internacional creada en el seno de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en 1959 con el fin de fomentar el crecimiento económico y social de la región (Afi, 2016, p.1).

Esta institución es independiente al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial. Del mismo modo, se enmarca en la categoría de una entidad particular, denominada “Banco de Desarrollo”, el cual tiene la capacidad de intervenir e influir directamente en la Arquitectura Financiera Regional y la arquitectura interior de los Estados (Castiglioni, 2021, p.112). 

Por lo tanto, como menciona Lucas Castiglioni (2021), las instituciones financieras regionales como el BID asumen un rol importante en la articulación de políticas económicas y en el esquema de las “inversiones público-privadas”. Asimismo, tienen la capacidad de operar simultáneamente en las esferas gubernamentales y financieras (p.112).

Partiendo de lo anterior, la relevancia que tiene hoy en día dicha institución se originó de una gran labor de todos los representantes, presidentes y diplomáticos  de la época en los países de América. Los cuales, bajo el contexto del panamericanismo buscaron implementar sus ideas por medio de instituciones que las respaldaran. 

Principalmente, la idea de crear una institución para el desarrollo en la región surgió de las propuestas encaminadas a establecer un sistema interamericano durante las Conferencias Panamericanas, desde la Primera Conferencia de 1890, hasta la celebrada en Montevideo en 1933 (BID, 2022).

Las ideas que circulaban al respecto, pretendían que este futuro instituto bancario fungiera esencialmente como un “banco central” de la región, y que tuviera como meta primordial la estabilidad monetaria, e incluso pudiera actuar como regulador de una moneda común para el continente (Marichal, 2011, p.5).

A pesar del continuo interés en la creación de dicha institución por parte de los delegados de los países latinoamericanos y caribeños, como, por ejemplo, el delegado de México, Eduardo Villaseñor, tuvieron que transcurrir setenta años para que el proyecto fuera una realidad.

En 1958, el presidente de Brasil, Juscelino Kubitschek, fungió como catalizador para efectuar la propuesta que llevaba tantos años sin ser desarrollada (Universidad Católica de Córdoba, 2019, p.2). Bajo su iniciativa se realizó la Operación Panamericana, la cual fue una misión diplomática en la que solicitó el apoyo del resto de los países latinoamericanos para la creación de un comité conjunto que discutiera los objetivos de desarrollo económico de la región, y evaluara los medios para alcanzarlos (Marichal, 2011, p.25).

Es así como en el marco de la Organización de los Estados Americanos (OEA), con el Comité de los 21 y su proyecto de resolución sobre el establecimiento de una Institución de Fomento Económico, fue que el 18 de diciembre de 1958, se convocó una Comisión Especializada de los Representantes Gubernamentales para negociar y redactar la constitución de la nueva institución financiera interamericana (Marichal, 2011, p.26).

En consecuencia, la Comisión Especializada concluyó actividades el 8 de abril de 1959 con el documento final que se presentó como el Acta Constitutiva del nuevo Banco Interamericano de Desarrollo, la cual fue firmada por 18 países fundadores: Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela (Marichal, 2011, p.26).

Cabe destacar que el Banco Interamericano de Desarrollo es, por excelencia, la institución de desarrollo regional más grande y antigua del mundo, así como la primera en contar con políticas y herramientas de desarrollo económico y social. Paralelamente, es pionero en el apoyo a programas sociales por medio del fomento de otras instituciones económicas, sociales, educativas y de salud. En definitiva, con el tiempo, se convirtió en un modelo a seguir en otras regiones del mundo (Universidad Católica de Córdoba, 2019, p.2).

A lo largo de los años, el BID ha agregado nuevos países miembros a la vez que su capital va en aumento. Estas acciones han permitido que incremente el apoyo a programas que ayuden a lograr los objetivos de su acta constitutiva, así como desenvolver sus acciones en el ámbito privado. 

Aunado a lo anterior, a finales de los años 80, el BID creó nuevas instituciones y formuló políticas para el fortalecimiento del financiamiento al sector privado de los países miembro prestatarios, dando lugar a la conformación del Grupo BID (Castiglioni, 2021, p.11). El cual está compuesto de: 

  • BID Invest: La Corporación Interamericana de Inversiones que apoya a PyMEs.
  • BID Lab: El laboratorio de innovación evalúa nuevos modelos de alto riesgo, a fin de inspirar al sector privado (microempresas y pequeñas empresas) y resolver problemas económicos relacionados con el desarrollo en América Latina y el Caribe.

Adicionalmente, la estructura organizativa del BID se compone de una Asamblea General, que tiene la tarea de gobernar la institución y designar al Presidente del Banco. Cada país miembro aporta un Gobernador a la Asamblea, por lo general, suelen ser los Ministros de Finanzas o Hacienda, los presidentes de los bancos centrales y otros altos Funcionarios Públicos (Universidad Católica de Córdoba, 2019, p.2).

La Asamblea celebra una reunión anual, a finales de marzo o comienzos de abril, junto a la Corporación Interamericana de Inversiones. Estos eventos son foros para discutir sobre asuntos de especial relevancia. A su vez, se da el intercambio de ideas y opiniones entre los representantes de ambas instituciones (BID, 2022).

De la misma forma, a la reunión de la Asamblea pueden asistir autoridades de otras instituciones multilaterales, representantes de agencias para el desarrollo y ejecutivos del sector financiero privado (BID, 201). La Reunión Anual del 2022 se realizó del 28 de marzo al 01 de abril del presente año de manera virtual.

Por otra parte, la Asamblea delega responsabilidades al Directorio Ejecutivo, el cual se encarga de supervisar y conducir las operaciones del Banco. Está compuesto de 14 Directores Ejecutivos y 14 suplentes, estos últimos están plenamente facultados para actuar cuando sus titulares están ausentes (BID, 2022).

En la actualidad, su sede se encuentra en Washington, Estados Unidos y cuenta con oficinas regionales en Asia (Tokio, Japón) y Europa (Madrid, España) (Cancillería de Colombia, 2022). El Banco tiene como principales objetivos:

reducir la pobreza y las disparidades sociales; satisfacer las necesidades de los países pequeños y vulnerables; ayudar a mejorar la salud, educación y la infraestructura; fomentar el desarrollo a través del sector privado; superar el desafío del cambio climático impulsando las energías renovables y la sostenibilidad ecológica; así como fortalecer la cooperación y la integración regionales. (BID, 2022)

Lo anterior se realiza por medio del ofrecimiento de préstamos, donaciones y asistencia técnica para proyectos específicos y programas de reforma económica. Hoy en día, el BID es la principal fuente de financiamiento para el desarrollo en América Latina y el Caribe (BID, 2022)

Además, cuenta con 48 países miembros divididos en 14 grupos de voto, de los cuales 26 son miembros prestatarios, todos ellos de América Latina y el Caribe y 22 miembros no regionales, ni prestatarios, entre los que se encuentra China (Afi, 2016, p.3). Los prestatarios reciben poco más del 50% del poder de voto en el directorio de la institución (BID, 2022). 

Países miembros prestatariosPaíses regionales no prestatariosPaíses no regionales no prestatarios
ArgentinaCanadáAlemania
BahamasEstados UnidosAustria
BarbadosBélgica
BeliceChina
BoliviaCorea
BrasilCroacia
ChileDinamarca
ColombiaEslovenia
Costa ricaEspaña
EcuadorFinlandia
El salvadorFrancia
GuatemalaIsrael
GuyanaItalia
HaitíJapón
HondurasNoruega
JamaicaPaíses Bajos
MéxicoPortugal
NicaraguaReino Unido
PanamáSuecia
ParaguaySuiza
Perú
República dominicana
Surinam
Trinidad y Tobago
Uruguay
Venezuela
Elaboración propia con datos del sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo. Fuente: BID (2022). Capital social y poder de voto.

Desde su Noveno Aumento General de Capital (IDB-9), el BID ha buscado dedicar al menos el 35% del volumen de todos sus préstamos anuales a países pequeños y vulnerables de la región. Este grupo de países incluye a Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Surinam, Trinidad y Tobago y Uruguay. (BID, 2022). 

Por otro lado, según las Estadísticas de Proyectos de la página oficial del Banco Interamericano de Desarrollo, en los últimos 5 años se han aprobado un total de 503 proyectos, con una financiación de 64541.10 millones de dólares. Durante este período, Brasil se posiciona como el país con mayores proyectos financiados por el BID, con un total de 58 (BID, 2022).

Del mismo modo, se calcula que anualmente, el BID otorga 13 mil millones de dólares en créditos aprobados a sus países prestatarios. En 2021, las principales áreas sectoriales a las que se destinaba dicha ayuda eran la reforma o modernización del Estado, la inversión social, los mercados financieros, transporte, agua y saneamiento, energía y salud (BID, 2022). A su vez, desde el 2020 ha otorgado financiamiento a los países prestatarios para el recuperamiento de los mismos debido a los estragos provocados por la pandemia de COVID-19 en la región.

En conclusión, se puede observar que el concepto del Banco Interamericano de Desarrollo nace de los impulsos por un proyecto panamericano, reforzado por las ideas de cooperación Internacional, en los años 50 con los objetivos de Cooperación para el Desarrollo y que actualmente se posiciona como uno de los Bancos Regionales más importantes del mundo. 

Citando a Lucas Castiglioni (2021), el Banco fue creado para contrarrestar las marginalizaciones dentro del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, para enfatizar una voz diferente a la establecida y, al mismo tiempo, fue el fruto de la lucha conjunta de los países latinoamericanos y caribeños por encontrar su vía en el orden mundial de posguerra, del cual habían sido totalmente excluidos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Por Renata Venero

Referencias:

Afi. (2016). Banco Interamericano de Desarrollo. AfiGuías. 16. 8. http://www.iberglobal.com/files/2016/bid_afi.pdf

BID. (2022). Acerca del BID. Sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo. https://www.iadb.org/es/acerca-del-bid/perspectiva-general

BID. (2022). Capital social y poder de voto. Sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo. https://www.iadb.org/es/acerca-del-bid/capital-social-y-poder-de-voto-0

BID. (2022). Cómo estamos organizados. Sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo. https://www.iadb.org/es/acerca-del-bid/como-estamos-organizados

BID. (2022). Estadísticas de Proyectos. Sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo. https://www.iadb.org/es/proyectos

BID. (2022). Historia del Banco Interamericano de Desarrollo. Sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo. https://www.iadb.org/es/acerca-del-bid/historia-del-banco-interamericano-de-desarrollo%2C5999.html

BID. (2022). Países miembros prestatarios. Sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo. https://www.iadb.org/es/acerca-del-bid/paises-miembros-prestatarios

BID. (2021). Reuniones Anuales. Sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo. https://www.iadb.org/es/acerca-del-bid/reuniones-anuales

Cancillería de Colombia. (2022). Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia. https://www.cancilleria.gov.co/international/regional/idb

Castiglioni, Lucas. (2021). Apuntes para una historia crítica del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Revista Cuadernos de Economía Crítica. 17(14). http://sociedadeconomiacritica.org/ojs/index.php/cec/article/view/230

Koldo Unceta, Pilar Yoldi. (2000). La cooperación al desarrollo: surgimiento y evolución histórica. 1ª ed. Victoria-Gasteiz: Servicio Central de Publicación del Gobierno Vasco. 123.

Marichal, Carlos. (2011). Los antecedentes históricos de la creación del Banco Interamericano de desarrollo: reflexión a partir del archivo de Eduardo Villaseñor.

Archivo Histórico del Banco de México. (s.f.) 53. https://carlosmarichal.colmex.mx/banca/Antecedentes%20historico%20BID%20y%20E%20Villasenor.pdf

Universidad Católica de Córdoba. (2019). Banco Interamericano de Desarrollo. Blog de la Universidad Católica de Córdoba. 9. https://blog.ucc.edu.ar/siv/files/2019/12/BANCO-INTERAMERICANO-DE-DESARROLLO-1.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CEMERI

[ivory-search id="5503" title="Default Search Form"]