Alemania: Hegemonía o liderazgo en la UE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

A principios del presente siglo, la geopolítica de la Unión Europea estuvo marcada por el liderazgo de tres países europeos: Italia, Reino Unido y Francia. Esta tríada, eran los más ricos, prósperos y poderosos dentro de la Unión Europea. Debido a la crisis económica que azotó a la Unión Europea en el año de 2007, se observó el visible debilitamiento en el liderazgo de estos tres países, ya que; que afectó principalmente a los países que tienen en circulación la divisa del euro. Italia, fue un ejemplo de una caída estrepitosa,

A principios de los años 2000 Italia, Reino Unido y Francia eran los países más ricos, prósperos y poderosos dentro de la Unión Europea, pero en los últimos años, el debilitamiento de estos tres países, sobre todo después de la crisis económica del euro en 2007 donde Italia tuvo enormes problemas en la deuda nacional, Francia también, tuvo y sigue teniendo problemas económicos, sociales y políticos y Gran Bretaña que decidió en 2016 con un referéndum, el abandono de la Unión Europea, que afectan a la configuración geopolítica de la UE y dan una nueva opción para conformar el liderazgo de la Unión.

Tras la derrota de la segunda guerra mundial, Alemania quedó dividida por cuatro grandes potencias: EE.UU., Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética, que controlaban cada parte del país y especialmente su capital Berlin. Gracias a su unificación, Alemania contó con el apoyo de los Estados Unidos para resurgir como una República Federal Parlamentaria y a través de su alianza con Francia, pudo ser un estado miembro de la Unión Europea.

Alemania ha trabajado a lo largo de los últimos 30 años para reformarse como país, lo cual ha dado frutos, ya que es considerado como una de las democracias modernas más prosperas y estables del mundo, con una economía y política fuerte. Después de la crisis económica en 2007, que afectó a gran parte del mundo, Alemania tuvo un visible aumento de poder dentro de la Unión Europea, posicionándose como un líder europeo y el posible país hegemónico emergente en la UE.

¿Es Alemania el país hegemónico o sólo un líder de la Unión Europea en la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC)?

Hegemonía vs. liderazgo

Según la Enciclopedia Británica, “La hegemonía es el dominio de un grupo sobre otro, a menudo apoyado por normas e ideas legitimadoras… Hegemón se utiliza para identificar al actor, grupo, clase o estado que ejerce el poder hegemónico”1. La literatura hegemónica tiene su origen en la antigua Grecia. El término “hegemonía” deriva del griego Eghesthai, que significa “dirigir”, “ser guía”, “ser el líder” o quizás del verbo Eghemoneno, que significa “dirigir”, “proceder” y del que deriva “mandar”, “gobernar”. Siendo que en el griego antiguo eghemonia estaba relacionado con un concepto militar del líder supremo del ejército y eghemone era el comandante del ejército2.

Un principio del poder hegemónico es la soberanía, que Carl Schmitt señaló correctamente que las características principales son el poder absoluto, ilimitado y sin división, que supera los límites institucionales, las regulaciones y las reglas3 y relacionado con el concepto de hegemonía de Antonio Gramsci, “la hegemonía como liderazgo necesita ser más que política, es una construcción de alianzas políticas con la ampliación de la base social y la movilización política contra la clase dominante, que ayudan a resolver la diversidad en la unidad, creando una entidad homogénea, eficaz y cohesionada a través de la difusión de nuevos valores, significados y visiones del mundo”4. Así como para Lentner considera que un país hegemónico necesita proveer bienes públicos, inversión de capital, implementación de políticas macroeconómicas propias en países subalternos, préstamos en crisis económicas y seguridad, más que política5 e Ian Clark en 2011 agregó la importancia de la legitimidad y la estabilidad como objetivo final del país hegemónico6.

También es importante destacar que en teoría “un estado hegemónico es un estado central que comanda una posición de superioridad económica y militar sin rival en la esfera internacional”7.  Por lo tanto, los requisitos más importantes para ser una hegemonía son: poder militar, ideológico, económico y político, con la ausencia de uno de ellos, se puede considerar como país no hegemónico.

Ahora bien, teniendo en cuenta las anteriores definiciones de hegemonía es necesario definir el concepto de liderazgo internacional y teniendo ambas definiciones, se puede suponer cual es el papel que juega Alemania primero en la Unión Europea, y segundo en la Política Exterior y de Seguridad Común.

De esta manera el liderazgo en política internacional se define como un rol social impuesto por un grupo de estados que tienen altas expectativas en un grupo o país en particular para lograr objetivos comunes para los seguidores y seguidos8.  Este liderazgo incluye la transferencia de competencias nacionales parciales y temporales y recursos de poder al país líder y requiere poderes duros y blandos a través de la legitimidad de los intereses del grupo, los objetivos y la confianza como elemento clave del liderazgo internacional. 

Tabla 1: Comparación del liderazgo como rol social y la hegemonía como estatus social

 Liderazgo InternacionalHegemonía
TemporalidadVarianteContinua
FunctionalidadEspecificadoNo especificado
ObligaciónInformalFormalizada
OrientaciónOrientado al grupoPreservación del estatus
DivisibilidadAlta / temporal / funcionalBaja
Nota: Obtenido de “El mito de la hegemonía alemana: evaluación de las funciones de liderazgo internacional de los gobiernos de Merkel”, de Harnsich, S., (01 de mayo de 2021). Recuperado de https://www.uni-heidelberg.de/md/politik/harnisch/person/publikationen/harnisch__isa_2017_germany_and_leadership_roles_final.pdf. P.10

Se puede observar en la tabla 1 “Comparación del liderazgo como rol social y la hegemonía como estatus social” las principales diferencias entre el liderazgo internacional y la hegemonía, el cual define que el liderazgo internacional es más variado que una hegemonía. Principalmente, enfatiza en que pueden existir muchos países líderes en la comunidad internacional, pero que realmente el posicionamiento como país hegemónico es un juego geopolítico, en donde intervienen muchos actores y recursos. Por lo que ostentar el liderazgo internacional es mucho más fácil que ostentar el papel de país hegemónico.

Otro papel de liderazgo en la economía política internacional está relacionado con la producción de la infraestructura económica internacional, como por ejemplo proporcionar la coordinación política de las políticas monetarias nacionales y la liquidez. “Una potencia hegemónica, presumiblemente quiere hacerlo en su propio nombre. Un líder, el que es responsable o responde a la necesidad, el que responde o responde a las demandas de los demás, está obligado a “hacerlo” por la formación ética y por la circunstancia de la posición”.  

La Unión Europea: Hegemonía alemana vs. liderazgo

“Desde que se fundó la república federal Alemania ha tenido dos objetivos estratégicos primordiales: la solidez monetaria y la integración europea. Estos fueron los dos imperativos aprendidos de las calamidades de principios del siglo XX. El euro encarna estos objetivos. Ahora entran en conflicto”9.

La Unión Europea como proyecto de integración se ve como una cooperación no hegemónica entre los estados miembros, antes de la firma del Tratado de Maastricht, Italia y Francia eran en su momento, hegemonías regionales y Gran Bretaña era un país hegemónico global con la guerra industrial. 

Con la unificación de Alemania, se observa la fuerte cooperación con Francia y que aún prevalece en el presente, siendo iguales en una relación uniforme; ya que Francia es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y tiene un importante centro de inteligencia y un enorme ejército que están involucrados en los temas actuales de seguridad internacional. Mientras que Alemania tiene una economía fuerte, siendo más competitiva que Francia y otros estados miembros de la Unión Europea10.

Con la crisis del euro en 2007 que afectó a la mayoría de los países europeos que utilizan la moneda euro, Alemania fue el acreedor de la Unión Europea, que debe 976.266.421.000 euros en el último mes de junio de 2018 al Banco Alemán11. Aunado a eso, la crisis sanitaria provocada por el SARS-CoV (COVID-19) ha provocado a la vez una crisis fiscal sin precedentes en la Unión Europea, siendo Alemania por segunda vez, el líder económico europeo capaz atenuar la deuda de la Unión Europea.

Asimismo, Alemania y Francia, combinando recursos de poder económico y político, han sido capaces de ofrecer el liderazgo necesario al proceso de integración dentro de la UE12 y esta relación es fundamental por una razón: La hegemonía alemana no está bien vista y es inaceptable para los demás miembros de la UE, lo que está relacionado con el genocidio cometido en la II Guerra Mundial bajo el mandato de Hitler, por lo que Francia es un socio esencial de Alemania. El liderazgo Franco- Alemán tiene un alto nivel de institucionalización, está coordinado con la política, la administración, la economía y las reuniones son dos veces al año, cuyos principales temas de cooperación son la política exterior, la economía, la cultura y la juventud13.

Con base en la anterior tabla 1, se asume que, en la economía de la UE, Alemania está jugando como líder internacional teniendo en cuenta las crisis económicas y las reformas fiscales que han sido propuesta y lideradas por este país para sanar las deudas de todo el bloque europeo. Prestando dinero a los países más afectados desde 2007 como Grecia, Italia o España y siendo el actor más influyente en el proceso de búsqueda humanitaria de soluciones de la Unión Europea.

Por otro lado, Blyth y Matthijs no están de acuerdo en que Alemania sea el país hegemónico europeo ya que no ha podido proporcionar “mercado para el bien de la angustia, contra el ciclismo de préstamos a largo plazo, los tipos de cambio estables, la coordinación de la política macroeconómica y los préstamos reales de la crisis financiera de último recurso”14, ya que el Banco Central Europeo ha sido el principal actor para resolver la crisis del euro a través de intervenciones específicas de las transacciones monetarias.

Desde 1950, Alemania tuvo el milagro económico que la posicionó como un estado clave en la Unión Europea, entre 1960 a 1985 la Unión Europea estuvo representada por la multipolaridad del poder, que continúa en la actualidad, aunque en esa época era un sistema bipolar entre Estados Unidos y Rusia, pero con el paso del tiempo, la concentración del sistema de multipolaridad cambió con el declive económico y político de Gran Bretaña y el BREXIT con la Unión Europea, y la entrada de España como tercera potencia, justo después de Alemania y Francia.

El 2005 fue el año en que Angela Merkel llegó como canciller y jefa de Estado. Con su gobierno, Alemania cambió su juego y trató de jugar un papel de liderazgo en la Unión Europea, puesto que Alemania tiene las capacidades para ser una potencia hegemónica o líder dentro de la UE; sin embargo, es considerado para los académicos y especialistas como un país de rango medio con capacidades para ser superior como Francia o el Reino Unido, pero para lograr este objetivo, es necesario invertir más en seguridad y defensa como una forma de legitimación.

A pesar de ello, Alemania es un líder geoeconómico que ha ofrecido circunstancias específicas, la estabilidad que la UE necesita y desde 2016 Alemania está jugando el modelo de liderazgo geopolítico, más no el del papel hegemónico en la Unión Europea. Trabajando estrechamente con Francia y Polonia en Ucrania, o con Francia, Países Bajos, otros miembros de la zona del euro y con la Comisión Europea con la crisis de Grecia, con Italia, los países de los Balcanes y la Comisión Europea en la crisis de los refugiados y con los Países Bajos y la Comisión Europea con el acuerdo de los refugiados en Turquía15 y ahora de la mano por Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea, quien por cierto, también es alemana y fiel representante de este país y de los intereses de la Unión Europea en el manejo de la crisis provocada por el coronavirus.

Es interesante señalar que, en 2015, la Unión Europea hizo una encuesta con expertos y responsables políticos de los 28 Estados miembros, sobre quién era el país más influyente dentro de la UE y se encontró que Alemania tiene el primer lugar para las élites políticas, específicamente en términos de política exterior, seguridad y defensa, como se observa en la Tabla 2.

Tabla 2. Los 5 socios de la UE preferidos por los Estados pequeños y ricos de la UE

 12345
SimpatíaAlemaniaSueciaPaíses Bajos /FinlandiaReino UnidoBélgica
Capacidad de respuestaAlemaniaSueciaBélgica/ Países BajosFinlandia / LuxemburgoDinamarca
Prioridad de contactoAlemaniaFranciaPaíses BajosReino UnidoSuecia
Nota:  Ibid. (p.3).

Que, por cierto, sería interesante hacer esa misma encuesta en 2021, ya con la salida de Reino Unido del bloque de la Unión Europea y con una de las más grandes crisis sanitarias y económicas del mundo.

Política Exterior y de Seguridad Común: Hegemonía vs. liderazgo

Los Estados miembros de la UE pueden formar parte del ciclo político que se divide en cuatro pasos: primero, poner los temas importantes dentro de la agenda, segundo, en la toma de decisiones formal, tercero, en la implementación y cuarto, en la legitimación16.  Como es habitual, Alemania participa en el primer paso, a través del Consejo Europeo con Angela Merkel como jefa de gobierno y sus principales iniciativas son abogar con Francia, defender una mayor y más profunda integración entre los estados miembros europeos y tener el liderazgo en la política exterior más importante de la Unión Europea: la ampliación de la UE hacia el Este. 

Del mismo modo, Alemania tiene una visión antimilitarista de los conflictos y se comprueba cuando se negó en 2011 a la intervención de la UE en Libia para desalojar a Gadafi del poder, además, aunque Alemania aumentara las fuerzas militares, la seguridad no es su fuerte, por lo que, está lejos de considerarse como país hegemónico.

Para ser el país hegemónico de la Política Exterior y de Seguridad Común Europea (PESC), primero, necesita ser el líder en el Consejo Europeo, el cual lo ostenta Charles Michel (ex primer ministro de Bélgica) y segundo tener el liderazgo de la Comisión Europea, que por cierto ya lo tiene, gracias a Ursula von der Leyen.  

A pesar de que la Unión Europea es un organismo multinivel, confederado con rasgos de federalismo, el sistema de Westfalia se sigue imponiendo en lo interno, ya que los Estados siguen siendo el papel central de la Unión Europea y las políticas internas se proyectan en el ámbito de la UE como políticas internacionales comunes. Algo importante de agregar es que el Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad en la actualidad es Josep Borrell Fontelles (político español) quien representa a la Unión Europea en el exterior.

El liderazgo alemán se legitima justamente con sus vecinos como son Austria y Holanda, y con Finlandia, siendo el acreedor, pero estados como Grecia, España o Italia, se oponen a la política de austeridad establecida por Alemania en la UE, lo que ayuda a aumentar una ola “anti-alemana”, que rechaza la imposición de Alemania como actor principal de la Unión Europea, su liderazgo y una posible hegemonía en toda la Unión. A pesar de ello, la UE necesita actuar con rapidez, claridad y firmeza ante los nuevos retos, y Alemania responde a la debilidad del liderazgo como paraguas para coordinar la Política Exterior y de Seguridad Común y reaccionar ante las amenazas inminentes, mostrando su liderazgo como se expresa en la Tabla 3.

Tabla 3. Los “seis grandes” Estados miembros de la UE clasificados por su influencia en la política de la UE

Alemania: Hegemonía o liderazgo en la UE
Nota: Ibid. (p. 4)

La diplomacia europea de Alemania se centra en el poder institucional indirecto en la dirección de la Unión Europea, que le ayuda a ser vista como menos amenazante por otros miembros17 y juega un perfil bajo con el presidente del Consejo Europeo y del Alto Representante de la Unión Europea en Asuntos Exterior, pero un perfil alto con la presidente de la Comisión Europea como figura de contrapeso en la elaboración de políticas que apoyan sus propios intereses alemanes de Política Exterior y de Seguridad, como son el acuerdo de refugiados con Turquía, las relaciones transatlánticas y la seguridad europea.

Bajo el liderazgo de Angela Merkel, Alemania aboga en la PESC por el cambio climático, el contraterrorismo global, la no proliferación de armas nucleares, la reconstrucción para el mantenimiento de la paz, los programas a favor de los refugiados, los esfuerzos de estabilización en Oriente Medio y los Balcanes, la cooperación continua con la OTAN18 y una respuesta responsable y coordinada a la crisis sanitaria del coronavirus, pero sólo hay dos de ellos, que son sus propias banderas: la no proliferación de armas nucleares y el programa a favor de los refugiados, por lo que los otros se promueven también para todos los miembros de la Unión Europea.

A pesar de tener estas banderas, Francia tiene armas nucleares y la mayoría de los estados miembros de la UE no están de acuerdo en recibir miles de refugiados e inmigrantes ilegales, así como existe un gran enojo por parte de los países europeos el manejo político, sanitario y económico de la pandemia y la adquisición y distribución de las vacunas. Por lo que, se asume que Alemania tiene problemas para ser el líder que la Unión Europea necesita y no es el hegemónico en la Política Exterior y de Seguridad Común Europea.

Conclusiones

Desde 2007, Alemania se convirtió en un líder dentro de la Unión Europea, por lo que supo que el liderazgo es el papel que podía obtener más no la hegemonía que siempre deseaba; ya que, con su oscuro pasado, la mayoría de los estados de la UE todavía le recuerdan las atrocidades causadas en la II Guerra Mundial y siguen siendo una herida que no se olvida.

Con la formalización del BREXIT, la Unión Europea podría haber quedado frágil, fragmentada internamente y con una Comisión Europea débil para reaccionar a los retos en materia de seguridad y asuntos exteriores, en ese momento la UE necesitaría un país que pusiera a todos los miembros en la misma dirección, sin embargo, Alemania sirvió como el líder fuerte que la UE necesita para mantener la cohesión y unión entre los miembros, ayudando a continuar con la política exterior y de seguridad de la UE a través de los esfuerzos de Ursula von der Leyen con Josep Borrell y Charles Michel y dando soluciones de los conflictos externos que afectan a la estabilidad de Europa.

Así mismo, Alemania necesita comprometerse más con la política de seguridad, no sólo dejar a Francia y a la OTAN el papel de la defensa europea, ya que es la única forma de legitimar su papel de liderazgo. Invirtiendo en seguridad y defensa, Alemania puede influir en la toma de decisiones de este tema como complemento de la política interior y exterior de la UE.

En los próximos años la cooperación franco-alemana seguirá siendo el marco de la Unión Europea, aunque Francia tenga problemas internos en los últimos años, el multilateralismo y las relaciones interinstitucionales son las principales estrategias de Alemania para seguir liderando la UE, pero no puede ni debe actuar sola, necesita la cooperación y el compromiso de toda la Unión, ya que es una unión de 28 países.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
1. Rosamond, B. (n.d.). Hegemony | political science. Retrieved May 1, 2021 from https://www.britannica.com/topic/hegemony.
2. Gruppi, L. (1978). I. El concepto de la hegemonía en Gramsci y V. Los cuadernos de la cárcel. In ORG. Ediciones de Cultura Popular (Ed.), El Concepto de la Hegemonía de Gramsci (pp. 7-24 y 89-111).
3. Kalyvas, A. (2017). Soberanía hegemónica: Carl Schmitt, Antonio Gramsci y el príncipe constituyente. (pp. 6). Retrieved from https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6259389
4. Ibid. (p.19).
5. Lentner, H. (2005). Hegemony and Autonomy. Political Studies 53. (p. 736).
6. Clark, I. (2011). Hegemony in International Society. Oxford, England: Oxford University Press. (pp. 34-50).
7. Goldstein, J. (1988). Long Cycles: Prosperity and War in the Modern Age. New Haven, USA: Yale University Press. (p. 5).
8. Harnisch, S., & Heidelberg University (2013). International leadership as a role theoretical concept. (Role Theory Workshop, November 12th, 2012, Institute of International Relations, Prague). Retrieved from https://www.uni-heidelberg.de/md/politik/harnisch/person/vortraege/harnisch_-_int_leadership_as_a_role_theoretical_concept_-kas-_prague_2012_-_short.pdf (pp. 8-9).
9. Kindleberger, C. (1986). Hierarchy versus inertial cooperation. (International Organization, Vol 4, No. 4). Retrieved from https://www.jstor.org/stable/pdf/2706831.pdf?refreqid=excelsior%3A8e3e4905b4be409bb4fe92103b03592d (pp. 845-846)
10. Wolf, M. (2010). The Eurozone crisis is now a nightmare for Germany. (Financial Times). Retrieved May 05, 2019 from: https://www.ft.com/content/d23c785e-2bb3-11df-a5c7-00144feabdc0
11. Moré, I. (2018, August 8). La próxima crisis del euro. Retrieved May 4, 2021 from https://blogs.elconfidencial.com/mundo/tribuna-internacional/2018-08-08/euro-crisis-deuda-alemania-espana-italia-bancos_1602101/
12. Bulmer, S., & Paterson, W. (2013). Germany as the EU´s reluctant hegemon? Of economic strength and political constrains. Journal of European Public Policy, 20(10), 1393-1394). https://doi.org/10.1080/13501763.2013.822824
13. Zervakis, P.A., & Von Gossler, S. (2003, May 6). 40 Jahre Elysée-Vertrag: Hat das deutsch-französische Tandem noch eine Zukunft? I APuZ. Retrieved May 2, 2021 from https://www.bpb.de/apuz/27851/40-jahre-elysee-vertrag-hat-das-deutsch-franzoesische-tandem-noch-eine-zukunft?p=all
14. Ibid. (p.1396).
15. Janning, J., & Möller. A. (2016, July 13). Leading from the Centre: Germany´s new role in Europe. (European Council on Foreign Relations). Retrieved from https://www.ecfr.eu/publications/summary/leading_from_the_centre_germanys_role_in_europe_7073 (p.1)
16. Bulmer, S., & Paterson, W. (2010). Germany and the European Union: from “tamed power” to normalized power? International Affairs, 86(5), 1051-1073. Retrieved from https://www.jstor.org/stable/40865127?seq=1#metadata_info_tab_contents (p.1055)
17. Ibid. (p.1058).
18. Belkin, P. (2008). German Foreign and Security Policy: Trends and Transatlantic Implications (CRS Report for Congressional Research Service). Retrieved from https://wikileaks.org/wiki/CRS:_German_Foreign_and_Security_Policy:_Trends_and_Transatlantic_Implications,_July_21,_2008 (p. 10)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CEMERI

[ivory-search id="5503" title="Default Search Form"]