China, la ANSEA y el Golpe de Estado en Myanmar

birmania myanmar
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La situación política al interior de Myanmar es compleja y peligrosa, pues la nación se encuentra al borde de un colapso político y social de magnitudes nunca antes vistas. La convulsión social se ha lanzado en contra de la Junta Militar y ha generado una unión entre los distintos grupos étnicos en contra de los golpistas. Sin embargo, el conflicto tiene el potencial de regionalizarse, pues el gobierno militar se ha enfocado en la represión y violencia en contra de la población civil, mientras que los gobiernos de la región han dado complacencia con el régimen totalitario.

El primero de febrero del 2021 las fuerzas militares de Myanmar, las Tatmadaw, orquestaron un golpe de Estado contra el gobierno de la Nueva Liga Democrática encabezado por Daw Aung Saan Suu Kyi y el presidente Win Myint, quienes tomarían protesta ese día tras la aplastante victoria en las elecciones de noviembre del 2020. Tras la denuncia sin fundamentos de fraude electoral se formó una Junta Militar conformada por el General y Jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaing en conjunto con Myint Swe, ex-general y vicepresidente, declarado como Presidente durante el período de emergencia de un año y Wunna Maung Lwin, canciller durante el período de transición de U Thein Sein, tomando el puesto de canciller otra vez.

Myanmar y China, socios distantes e inestabilidad fronteriza

Nay Pyi Taw y Beijing tienen una larga historia de relaciones diplomáticas, pues después del golpe de Estado de 1962 (también orquestado por el Tatmadaw en contra de un gobierno democráticamente electo) la nación se encontraba en una situación de ostracismo donde China era el bastión del gobierno militar. El bloqueo estadounidense y occidental empujaba a Burma a la dependencia económica hacia China. El gobierno militar mantenía un control brutal sobre la población civil y gracias a la protección de China, no recibía la atención o la condena internacional.

Durante el proceso de despegue económico chino, Myanmar se vio beneficiado por la derrama económica de las provincias de Yunnan y Guangxi en los sectores de productos primarios (hidrocarburos y sector agrario)[1]. La actividad económica ha ido al alza con una dependencia cada vez mayor por parte de Myanmar. China tiene un gran interés en Myanmar, por lo que la inversión en proyectos de infraestructura como parte del proyecto de la Nueva Ruta de la Seda va en aumento [2]. Myanmar es elemental para el desarrollo de las provincias del sur de China, pues proveen de energéticos y alimentos a las grandes comunidades industriales. Sin embargo, existe un sentimiento de descontento por parte de la población de Myanmar a la inversión china, pues consideran que es un saqueo de sus recursos naturales.

Sectores EconómicosProyectos de Infraestructura
Energía (hidroeléctrica, gas, petróleo)Presa Myitsone para la generación de energía hidroeléctrica (Cancelada)
AgriculturaPuerto de Océano Profundo en Kyaukpyu
Turismo (crecimiento anual del 7%)Líneas de gasoductos y oleoductos en el corredor Kyaukpyu-Yunnan-Guanxi
Estos sectores tienen un mercado atractivo a las inversiones por sus ventajas comparativasCorredor Económico para el Mekong (Corredor Mandalay-Kolkata
Los sectores estratégicos de Myanmar se han desarrollado gracias a la inversión china. Fuente: Elaboración propia

Sin embargo, el gobierno chino es muy cercano a la administración de Myanmar inclusive durante la transición democrática y el ascenso de la Liga Nacional Democrática. En 2014 emitieron la Declaración Conjunta entre China y Myanmar para Fortalecer la Estrategia Comprensiva de Cooperación que aseguraba los intereses chinos en el proceso de democratización y aunque el gobierno de Aung San Suu Kyi buscaba diversificar las relaciones diplomáticas y económicas para tener un margen amplio de negociación, mantuvo una línea directa conocida como el Diálogo de Asociación para Fortalecer la Conectividad usada para coordinación de políticas, facilitación de la conectividad, comercio sin restricciones e integración financiera [3]. Suu Kyi visitaba con frecuencia China y nunca mostró disenso contra Beijing, situación que le valió la protección a su gobierno.

China, la ANSEA y el Golpe de Estado en Myanmar
Reunión entre Xi Jinping y Suu Kyi Fuente: AFP

Beijing mantiene distancia sobre Myanmar fuera de los intereses económicos pues también representa una frontera riesgosa. Los fértiles campos de Myanmar también albergan plantíos de opio ilegales que comparte con las fronteras de Laos y Tailandia, la región del Triángulo Dorado que 1998 llegó a producir alrededor de 66% de todo el opio a nivel global [4]. Aunque la producción de opio se ha reducido drásticamente, los estados de Kachin y Shan siguen siendo un fuerte centro de producción debido a su inestabilidad política.

Las relaciones entre Beijing y el Tatmadaw siempre han sido frágiles, pues desde su independencia, Myanmar ha acusado a China de apoyar a las milicias armadas étnicas en la frontera entre ambas naciones. No existe confianza en las fuerzas armadas de Myanmar debido a que, a pesar de mantener bajo una dictadura a su país, los generales únicamente tienen vocación de guerra y carecen totalmente de cualquier preparación política (a pesar de que la Constitución reserva 25% de los puestos del Parlamento para los militares) [5].

El descontento chino con Myanmar se profundizó durante la limpieza étnica de los Rohingya en 2017. Aunque China y Rusia vetaron las resoluciones tanto británica como estadounidense que condenaban al régimen en Myanmar y lo responsabilizaban de las acciones del ejército contra la población musulmana [6], la inestabilidad en las fronteras aumentó con el movimiento masivo de refugiados que se dirigían al Campamento Cox en Bangladesh, temiendo que esto desencadenara levantamientos de musulmanes en su propio territorio. No fue la primera vez que esto ocurría, pues en 2007 un levantamiento de monjes musulmanes conocido como la Revolución del Azafrán representó un peligro potencial de levantamientos en el Tíbet.

En el actual golpe de Estado, China ha sido acusada en repetidas ocasiones por los protestantes de complicidad con el régimen, exigiendo que tome acciones contundentes contra la Junta Militar. “La dictadura militar en Myanmar está hecha en China” leen los carteles de protesta. Las acusaciones de los protestantes argumentan que China proveía el firewall utilizado para bloquear las redes sociales. El gobierno chino rompió la tradición de mantener silencio y emitió una declaración negando la acusación [7].

Lo que es cierto, es que China ha bloqueado los intentos de presión a la Junta Militar a nivel internacional y ha dado el resguardo tácito del golpe durante la visita del canciller Wang Yi a Yangon [8]. Estados Unidos presentó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas un comunicado condenando el golpe de Estado en Myanmar, mismo que China bloqueó en calidad de miembro permanente [9]. Estados Unidos ha tenido un mayor interés en mejorar las relaciones con Myanmar desde la administración Obama, a través del acercamiento diplomático y el levantamiento de sanciones [10]. Ante el golpe de Estado, Myanmar ha adoptado prioridad en la agenda de la política de Estados Unidos, y el presidente Biden ha emprendido sanciones comerciales y económicas severas exigiendo que la Junta abandone el poder y se termine el Período de Emergencia.

China, la ANSEA y el Golpe de Estado en Myanmar
Las protestas en Myanmar acusan a China de complacencia con la Tatmadaw Fuente: FT

La infame “no intervención” de la ANSEA

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSEA) es uno de los organismos de integración con mayor tiempo de existencia en la región. A pesar de haber iniciado esfuerzos hacia la integración política y social, su misión ha sido predominantemente económica y comercial. Myanmar se encontraba excluido de la participación del organismo, así como la dictadura no tenía interés en involucrarse en actividades internacionales.

En 1997, Myanmar accedió a la ANSEA, un año después de la violenta represión del movimiento estudiantil. Los miembros de la ANSEA guardaron silencio sobre lo ocurrido, pero esto no se mantuvo así, pues en 2003, el Primer Ministro malayo, Mahatir Mohamed, como líder de la ANSEA, emitió un comunicado solicitando la expulsión de Myanmar hasta que se liberara a Suu Kyi, arrestada tras el ataque a un convoy de su partido político [11].

2007 y 2008 fueron años cruciales, pues la Revolución del Azafrán en respuesta a la crisis económica derivó en violencia y protestas que el gobierno militar no pudo controlar. La situación empeoró en 2008 con el Ciclón Nargis que causó daños irreparables en las costas arroceras en la Bahía de Bengala. La ANSEA se saltó a la Junta Militar y coordinó directamente la ayuda internacional a los damnificados [12]. Ese mismo año, la ANSEA aprobó la Constitución regional en el que se adoptaban por primera vez los principios de democracia y derechos humanos, esto aún desde una perspectiva enfocada en la no-intervención [13].

Durante la actual crisis, la ANSEA se encuentra dividida para tomar acciones. A pesar de haber ya reuniones entre ministros, no existe un consenso sobre que acciones emprender. El canciller golpista, Wunna Maung Lwin, se reunión en Bangkok con los cancilleres de Tailandia e Indonesia en febrero 24. Sin embargo, la reunión se llevó a cabo a puerta cerrada y no se emitió ningún comentario o comunicado al respecto [14]. La representación diplomática de Myanmar se encuentra en disputa, ya que el embajador de Myanmar ante las Naciones Unidas realizó un llamado en contra del golpe de Estado y se ha mostrado en desacato contra las indicaciones del nuevo canciller [15].

Actualmente la presidencia de la ANSEA es ocupada por Brunéi Darussalam, que emitió una declaración solicitando “diálogo, reconciliación y retorno a la normalidad” [16]. La Cumbre de la ANSEA 2021 será celebrada en abril, sin embargo, aunque el tema de Myanmar se encontrará como primordial en la agenda, es poco probable ver acciones contundentes, pues la situación al interior de la ANSEA tampoco son las deseadas. Así mismo, la presencia de observadores electorales en las elecciones de 2020 anula por completo el argumento de fraude electoral.

China, la ANSEA y el Golpe de Estado en Myanmar
Los manifestantes exigen que la ANSEA respete las elecciones de Noviembre, pues sospechan que pueden llegar a un acuerdo de respetar el Período de Emergencia, a pesar de que las elecciones fueron supervisadas por la misma Asociación. Fuente: Bangkok Post

Tanto en Tailandia como en Indonesia ha habido demostraciones masivas en contra de sus gobiernos, lo que resta la legitimidad de sus acciones a nivel internacional. Aunado a ello, existen vínculos fuertes entre los militares tailandeses y el Tatmadaw, por lo que se espera que Tailandia argumente que se trata de un tema exclusivamente de política interior [17]. Además de Tailandia, Vietnam, Camboya y Filipinas ya han emitido comunicados argumentando que la situación es exclusivamente un asunto interno de Myanmar. La única nación que ha emitido un comunicado condenando el golpe de Estado y la violencia contra los protestantes ha sido Singapur, declarando que “la fuerza letal es inexcusable” [18].

Un conflicto regional en potencia

China, la ANSEA y el Golpe de Estado en Myanmar
Fuente: Bangkok Post

La violencia está escalando con rapidez por los choques entre el Tatmadaw y el Movimiento de Desobediencia Civil. Las movilizaciones han sido convocadas todos los días en todas las ciudades, estados y comunidades, sin existir facciones sociales que den legitimidad a la Junta.

La Enviada Especial de las Naciones Unidas para Myanmar, Christine Schraner Burgener, declaró que existía un amplio apoyo a las protestas que trasciende a los distintos grupos étnicos y que, ante la amenaza de sanciones económicas, el Tatmadaw argumentó que han sobrevivido las sanciones por mucho tiempo [19].

El Tatmadaw intentó incluir a los Partidos Étnicos al Consejo de Administración Estatal de la Junta Militar, sin embargo, estas se negaron y en cambio se unieron al Comité General de Huelga. La estrategia de la junta era aprovechar las deficiencias de la Liga Nacional Democrática de Suu Kyi, que había privilegiado a la etnia bamar y los grupos budistas, pero ella no ha perdido la popularidad que le valió la segunda victoria electoral.

La existencia de organizaciones étnicas son la principal amenaza regional para el Tatmadaw. El Ejército de Independencia de Kachin, el Ejército Arakan en el Estado de Rakhine y la Liga para la Democracia de las Nacionalidades Shan han declarado protección contra las Fuerzas Armadas para sus minorías étnicas, pero también han declarado su voluntad de trabajar en conjunto contra la Junta Militar [20]. La Unión Nacional Karen, la mayor asociación de la etnia bamar es el principal grupo que exige la liberación y restitución de Daw Aung San Suu Kyi.

Aung San Suu Kyi perdió popularidad nacional e internacional al defender los crímenes del Tatmadaw en 2017 contra los Rohingya. Aunque se sospecha que la Consejera Estatal no fue la principal responsable de los crímenes de limpieza étnica, ella tomó la decisión de defender personalmente a las Fuerzas Armadas en la Corte de la Haya, demostrando su complicidad. Esta acción fue probablemente tomada para desplazar de la escena política a los militares, sin embargo, no surtió efecto.

Suscríbete a CEMERI

*obligatorios

La población civil nunca ha sentido pertenencia con las Fuerzas Armadas a pesar de que estas tienen una fuerte incidencia en la historia de la nación y asocian al fundado Aung San con la figura de su hija por encima de la institución militar. La imagen de que el Tatmadaw no puede ser derrotado se desdibuja y motiva fuertemente a las protestas y a los movimientos armados.

Al interior de Myanmar la situación se torna cada vez más violenta y ninguna de las partes parece estar dispuesta a establecer un compromiso con la otra. Las diferencias entre las distintas facciones a nivel regional demuestran que ni China, ni la ANSEA se ven beneficiados por un golpe de Estado que tiene el potencial de desestabilizar la región y hundir a sus vecinos en el conflicto, pero la poca iniciativa hacia acciones contundentes demuestra que no existe un compromiso fuerte con la democracia en Myanmar. A nivel internacional las protestas en Myanmar parecen no tener el apoyo suficiente, pero cada día se fortalecen más en respuesta a la creciente violencia de la Junta Militar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
1. Cerda, C. (2015). Coyunturas y recelos de la reinserción internacional de Myanmar. México y la Cuenca del Pacífico, 19-46. Obtenido de https://doi.org/10.32870/mycp.v3i9.470
2. Chenyang, L., & Shaojun, S. (2019). China’s OBOR Initiative and Myanmar’s Political Economy. The Chinese Economy, 318-332. doi:https://doi.org/10.1080/10971475.2018.1457324
3. Global New Light of Myanmar. (11 de Marzo de 2018). “One Belt-One Road Initiative and MYANMAR” Connectivity: Synergy Issue and Potentialities. Obtenido de Global New Light of Myanmar: https://www.gnlm.com.mm/one-belt-one-road-initiative-myanmar-connectivity-synergy-issue-potentialities/
4. UNODC. (2016). Opium Poppy Cultivation in the Golden Triangle (Lao PDR, Myanmar, Thailand). Viena: UNODC. Obtenido de https://www.unodc.org/pdf/research/Golden_triangle_2006.pdf
5. Callahan, M. (2003). Making enemies: War and State Building in Burma. New York: Cornell University Press.
6. Gao, C. (13 de Septiembre de 2017). On Rohingya Issue, Both China and India Back Myanmar Government. Obtenido de The Diplomat: https://thediplomat.com/2017/09/on-rohingya-issue-both-china-and-india-back-myanmar-government/
7. Rasheed, Z. (18 de Febrero de 2021). Myanmar protesters urge China to condemn coup. Will Beijing act? Obtenido de Al-Jazeera: https://www.aljazeera.com/news/2021/2/18/myanmar-protesters-urge-china-to-condemn-coup-will-beijing-act
8. Lee Myers, S., & Beech, H. (16 de Febrero de 2021). In Geopolitical Struggle Over Myanmar, China Has an Edge. Obtenido de New York Times: https://www.nytimes.com/2021/02/05/world/asia/myanmar-coup-china-united-states.html
9. BBC. (3 de Febrero de 2021). Myanmar coup: China blocks UN condemnation as protest grows. Obtenido de BBC News: https://www.bbc.com/news/world-asia-55913947
10. Haacke, J. (2012). Myanmar: now a site for Sino-US competition? London: LSE IDEAS. Obtenido de http://eprints.lse.ac.uk/47504/1/Myanmar%28lsero%29.pdf
11. Cerda, C. (2015). Coyunturas y recelos de la reinserción internacional de Myanmar. México y la Cuenca del Pacífico, 19-46. Obtenido de https://doi.org/10.32870/mycp.v3i9.470
12. Mathur, S. (3 de Febrero de 2021). Myanmar’s Coup D’Etat: What Role for ASEAN? Obtenido de The Diplomat: https://thediplomat.com/2021/02/myanmars-coup-detat-what-role-for-asean/
13. Mathur, S. (3 de Febrero de 2021). Myanmar’s Coup D’Etat: What Role for ASEAN? Obtenido de The Diplomat: https://thediplomat.com/2021/02/myanmars-coup-detat-what-role-for-asean/
14. Japan Times. (24 de Febrero de 2021). Myanmar minister flies to Thailand for crisis talks. Obtenido de Japan Times: https://www.japantimes.co.jp/news/2021/02/24/asia-pacific/myanmar-envoy-thailand/
15. Nichols, M., & Lewis, S. (4 de Marzo de 2021). Clash over Myanmar U.N. seat averted as diplomatic revolt against junta widens. Obtenido de Reuters: https://www.reuters.com/article/us-myanmar-politics-un-idUSKCN2AW2KV
16. Mathur, S. (3 de Febrero de 2021). Myanmar’s Coup D’Etat: What Role for ASEAN? Obtenido de The Diplomat: https://thediplomat.com/2021/02/myanmars-coup-detat-what-role-for-asean/
17. Head, J. (26 de Febrero de 2021). Analysis: Can Asia help Myanmar find a way out of coup crisis? Obtenido de BBC News: https://www.bbc.com/news/world-asia-56192105
18. Head, J. (26 de Febrero de 2021). Analysis: Can Asia help Myanmar find a way out of coup crisis? Obtenido de BBC News: https://www.bbc.com/news/world-asia-56192105
19. Lederer, E. (4 de Marzo de 2021). UN envoy: Myanmar army is ‘surprised’ at opposition to coup. Obtenido de Associated Press: https://apnews.com/article/world-news-aung-san-suu-kyi-myanmar-asia-united-nations-e742e3bd1032d4422fc4d927ef95d9c8
20. Fawthrop, T. (27 de Febrero de 2021). Myanmar’s Ethnic Groups Join Together to Reject Military Rule. Obtenido de The Diplomat: https://thediplomat.com/2021/02/myanmars-ethnic-groups-join-together-to-reject-military-rule/
Beake, N. (6 de Febrero de 2021). Myanmar coup: What now for Aung San Suu Kyi? Obtenido de BBC News World: https://www.bbc.com/news/world-asia-55950420
Chachavalpongpun, P. (Enero de 2013). Myanmar Open-up and ASEAN. Obtenido de Prachatai English: https://prachatai.com/english/node/3482
Myanmar ISIS. (2020). Myanmar: Alongside the pandemic’s effects on the economy and the politics, the NLD government faces greater hurdles in 2021. Yangon: Myanmar ISIS. Obtenido de https://www.myanmarisis.org/publication_pdf/arkar-kyaw-political-risk-analysis-misis-sQ7t7O.pdf
Swan Ye Tun, A. (24 de Febrero de 2021). Why Did the Tatmadaw’s ‘War Fighters’ Seize Power? Obtenido de The Diplomat: https://thediplomat.com/2021/02/why-did-the-tatmadaws-war-fighters-seize-power/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CEMERI