Saltar a contenido
[X]

Análisis

Oscar Abraham Raya López

Tecnonacionalismo chino: ¿la nueva Guerra Fría?

- Durante su ceremonia de victoria como presidente, Xi Jinping manifestó su visión de China como líder tecnológico mundial a corto y largo plazo.

El tecnonacionalismo puede entenderse como una nueva versión del pensamiento mercantilista que liga la innovación tecnológica y capacidades directo con la seguridad nacional, prosperidad económica y estabilidad social de un país (Capri, 2019, par. 4). Siguiendo esta lógica, el Estado debe intervenir y protegerse contra países y actores privados oportunistas u hostiles, obteniendo así la ventaja competitiva tecnológica, tanto interna como externa, además de apalancar esas aptitudes al terreno geopolítico (Capri, 2019, par. 5).

Dada su naturaleza nacionalista y conservadora, el tecnonacionalismo se puede considerar una contrapropuesta a la globalización. Después de años donde la interconectividad global aumentó significativamente, esta estrategia apareció para buscar revertir los procesos preestablecidos, sin embargo, varios expertos en el tema aseguran que la globalización persistirá a largo plazo (World Economic Forum, 2019, par. 1-2). En el caso chino, el presidente Xi Jinping, es el líder que más énfasis y esfuerzo le ha dedicado al tecnonacionalismo debido principalmente a las constantes sanciones provenientes de Estados Unidos a las compañías chinas, tipo Huawei.

Orígenes del tecnonacionalismo chino: Constante presión de Occidente

De acuerdo con el Texas National Security Review, TNSR, a inicios del 2000, los sectores empresarial e industrial tenían la visión de la “Cuarta Revolución Industrial”, movimiento que reemplazaría a las fronteras y soberanía nacional con comunidades internacionales unidas alrededor del mundo mediante empresas y cadenas de valor transnacionales (2021, par. 6). Esa visión tan optimista sobrevivió hasta la crisis financiera del 2008, momento histórico marcado por el surgimiento chino como una real alternativa a Estados Unidos.

En consecuencia, iniciativas como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura y la Nueva Ruta de la Seda, fueron creadas por China para intentar atraer al mundo hacia su comercio y, en el proceso, reemplazar a Estados Unidos como líder mundial (TNSR, 2021, par. 7). No obstante, los deseos del gobierno chino se vieron un tanto afectados cinco años después de la crisis financiera.

En el 2013, las revelaciones de Edward Snowden, consultor tecnológico estadounidense, hicieron que los gobiernos del mundo se tomaran muy serio su seguridad informática así como el origen del hardware y software de sus dispositivos (TNSR, 2021, par. 7). Si bien Pekín no fue el único afectado, Washington y algunos aliados tomaron la advertencia como un casus belli para justificar el gradual abandono a las compras en el sector tecnológico al país oriental.

Durante la administración Obama, Estados Unidos impuso “cyber sanciones” hacia China y movilizó a varias de sus agencias, como el Departamento de Justicia y el Departamento de Defensa, para que tomaran políticas defensivas y ofensivas en contra del gigante asiático (TNSR, 2021, par. 8). En el caso del gobierno de Donald Trump, las hostilidades en el ámbito tecnológico se incrementaron por mucho a comparación de su antecesor. Muestra de ello es la política que impidió, tanto a Huawei como a ZTE, involucrarse en el sector tecnológico estadounidense donde se utilizan nuevos elementos como los semiconductores (Jin, 2022, par. 3).

Otros aliados de Washington han tomado acciones similares. Por ejemplo, Reino Unido en 2020 prohibió el uso del kit para instalar el 5G proveído por Huawei en su territorio, justificando que la seguridad británica estaría en peligro si permitía que la empresa china controlara dicha tecnología (BBC News redacción, 2020, par. 1-6). Francia es otro país con una actitud hostil hacia el país asiático. Siguiendo la misma tendencia manejada por la mayoría de sus homólogos europeos, Francia también prohibió la instalación del 5G a Huawei, además de dar aviso que las licencias de la empresa china no podrán ser renovadas después del 2028 (Rosemain & Barzic, 2020, par. 1-4).

Bajo la presidencia Biden se esperaba un cambio de la visión manejada en contra de China, empero, eso no sucedió. La acción más significativa creada por la presente administración estadounidense es la iniciativa “Build Back Better”, que busca renovar a Estados Unidos mediante masivas inversiones en infraestructura, innovación, fuerza de trabajo y cadenas de valor americanas (TNSR, 2020, par. 5). Con ataques así de masivos y frecuentes, no es sorpresa que Pekín ahora busque ser autodependiente tecnológicamente hablando.

El tecnonacionalismo chino: Visión 2049

Durante su ceremonia de victoria como presidente, Xi Jinping dio un discurso sobre el futuro que esperaba para China en 2049, fecha significativa porque es el centenario de la Revolución Comunista y fecha fundacional de la República Popular China (Observer Research Foundation, 2021, p. 6). En esa visión, Xi ve a su país como líder tecnológico mundial a corto y largo plazo.

Para 2016, ese sueño se empezó a cristalizar como consecuencia de la consolidación de la industria tecnológica China. Fue posible gracias a sus exorbitantes inversiones a investigación nacional y desarrollo de programas dedicadas al “big data”, energías limpias, comunicaciones cuánticas y computación. Todo lo anterior con la intención de atender el déficit tecnológico que tiene China con Estados Unidos y el mundo (Observer Research Foundation, 2021, p. 8).

Otra estrategia importante para el tecnonacionalismo chino es la “Iniciativa CM2025”. Esta busca mejorar las fundaciones industriales nacionales, las cuales incluyen máquinas, robots, equipo aeronáutico y marítimo, equipo de punta para rieles, vehículos verdes, infraestructura eléctrica, maquinaria para el sector agrícola, fármacos y mejores aparatos médicos (Observer Research Foundation, 2021, p. 10). La exploración espacial también está incluida en la estrategia china. Basándose en el Proyecto Manhattan y el programa “Apollo” de la NASA, Pekín busca crear nuevas universidades, 100 parques científicos de punta y su propia base espacial (Jin, 2022, par. 6-9).

Hasta ahora, los frutos de esas acciones han logrado convertir a China en un país tecnológicamente autosuficiente. A raíz de esos impecables avances y deseos, se espera que Estados Unidos imponga más presión hacia los gigantes tecnológicos chinos, lo cual sólo causaría una mayor determinación del país asiático para seguir buscando una política aún más tecnonacionalista con serias implicaciones en el resto del mundo (Jin, 2022, par. 18).

Posibles impactos

La consecuencia más probable del tecnonacionalismo chino es una nueva guerra fría encabezada por China y Estados Unidos, quienes se disputarán el liderazgo tecnológico en el futuro. Entre lo que podría generar ese conflicto sería la evolución del capital humano como un bien estratégico, la transformación de universidades como centro focal de competencia y el derrumbamiento de las antiguas redes de cooperación e investigación entre Occidente y Oriente (The Diplomat, 2020, par. 6-8).

Asimismo, es posible un mayor nacionalismo en Washington, que podría imponer severas trabas a los controles de exportación tecnológicos a las instituciones académicas. A consecuencia de eso, se espera un cambio en la academia para adecuarse a tener control sobre a quién le venden o comparten software y códigos IP, reducir o prohibir el pago de becas para estudiantes extranjeros provenientes de oriente y hacer una lista negra sobre posibles espías (The Diplomat, 2020, par. 30-31).

Aún con ese escenario tan pesimista, hay expertos y académicos de ambos lados, tanto estadounidenses como chinos, quienes piden un cese al conflicto. Para Pan Jiafeng, presidente del Instituto de Ciencias y Desarrollo en la Academia China de Ciencias, nadie verá ganancias del tecnonacionalismo, alegando que se debe buscar mejorar la interdependencia y la colaboración ganar-ganar sin olvidar las preocupaciones de seguridad (World Economic Forum, par. 7-8).

Fuentes

    BBC News redacción. (15 de julio de 2020). Huawei: China attacks UK’s “groundless” ban of 5G Kit. BBC NEWS. Recuperado de: https://www.bbc.com/news/technology-53412678

    Capri, A. (20 de diciembre de 2019). Techno-Nationalism: What is it and how will it change global commerce? Forbes. Recuperado de: https://www.forbes.com/sites/alexcapri/2019/12/20/techno-nationalism-what-is-it-and-how-will-it-change-global-commerce/?sh=3a258f62710f

    Jin, K. (1 de abril de 2022). America is fueling Chinese techno-nationalism. The Japan Times. Recuperado de: https://www.japantimes.co.jp/opinion/2022/04/01/commentary/world-commentary/china-techno-nationalism/

    Observer Research Foundation. (2021). Sino Techno-Nationalism Powers Through with China Manufacturing 2025. Recuperado de: https://orfonline.org/wp-content/uploads/2021/06/ORF_IB_Sino%20Techno-Nationalism-Powers-Through-With-%E2%80%98China-Manufacturing-2025.pdf

    Rosemain, M & Barzic, G. (22 de julio de 2020). Exclusive: French limits on Huawei 5G equipment amount to de facto ban by 2028. REUTERS. Recuperado de: https://www.reuters.com/article/us-france-huawei-5g-security-exclusive/exclusive-french-limits-on-huawei-5g-equipment-amount-to-de-facto-ban-by-2028-idUKKCN24N26R

    Texas National Security Review. (2021). A world divided: the conflict with Chinese techno-nationalism isn’t coming – it’s already here. Recuperado de: https://warontherocks.com/2021/01/a-world-divided-the-conflict-with-chinese-techno-nationalism-isnt-coming-its-already-here/

    The Diplomat. (2020). US-China Techno-Nationalism and the Decoupling of Innovation. Recuperado de: https://thediplomat.com/2020/09/us-china-techno-nationalism-and-the-decoupling-of-innovation/

    World Economic Fourm. (2019). The rise of techno-nationalism- and the paradox at its core. Recuperado de: https://www.weforum.org/agenda/2019/07/the-rise-of-techno-nationalism-and-the-paradox-at-its-core/


El mejor contenido en tu bandeja de entrada

Únete a nuestro boletín con lo mejor de CEMERI

Artículos relacionados

Raya, Oscar. “Tecnonacionalismo chino: ¿la nueva Guerra Fría?.” CEMERI, 22 sept. 2022, https://cemeri.org/art/a-tecnonacionalismo-chino-guerra-fria-fv.