Saltar a contenido

Menú

[X]

El mejor contenido en tu bandeja de entrada

Únete a nuestro boletín con lo mejor de CEMERI

Análisis

Marco Olivera

¿Qué es la Conferencia de Bandung?

- La Conferencia Asiático-Africana se reunió para abordar preocupaciones comunes sobre el nacionalismo anticolonial, la autodeterminación, la no interferencia y el dominio de las grandes potencias sobre los asuntos internacionales.

La Conferencia Asiático-Africana de 1955 (también conocida como la Conferencia de Bandung) se llevó a cabo del 18 al 24 de abril de 1955 en Bandung, Indonesia, en la que asistieron 29 estados recientemente independientes de África y Asia. Se reunieron para discutir preocupaciones comunes sobre el nacionalismo anticolonial, la autodeterminación, la no interferencia y el dominio de las grandes potencias sobre los asuntos internacionales.

La conferencia también marcó un importante punto de inflexión en la historia de los derechos humanos universales en el sentido de que su formulación de la autodeterminación como requisito previo para disfrutar plenamente de los derechos fundamentales se convirtió en un punto de referencia central para los pensadores anticoloniales del siglo XX.

China desempeñó un papel destacado y fortaleció sus relaciones amistosas con otras naciones asiáticas. La conferencia finalmente condujo al establecimiento del Movimiento de Países No Alineados en 1961. En años posteriores, los conflictos entre las naciones no alineadas erosionaron la solidaridad expresada en Bandung.

La conferencia, copatrocinada por Birmania, India, Indonesia, Pakistán y Sri Lanka, reunió a los siguientes países:

  • Afganistán
  • Arabia Saudita
  • Birmania
  • Camboya
  • Costa de Oro
  • Ceilán
  • China
  • Egipto
  • Etiopía
  • Filipinas
  • India
  • Indonesia
  • Irán
  • Irak
  • Japón
  • Jordania
  • Laos
  • Líbano
  • Liberia
  • Libia
  • Nepal
  • Pakistán
  • Siria
  • Sudán
  • Tailandia
  • Turquía
  • Vietnam del Norte
  • Vietnam del Sur
  • Yemen

Los estados que asistieron comprendían casi la mitad de los miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y colectivamente representaban alrededor de mil 500 millones de personas. Cabe resaltar que no fueron invitados a la conferencia Sudáfrica, Israel, Taiwán, Corea del Sur y Corea del Norte.

Contexto

La dinámica geopolítica de la Guerra Fría brindó un telón de fondo obvio para las discusiones en Bandung. Sin embargo, Bandung no se trataba principalmente de si tomar partido en el conflicto internacional bipolar, a pesar de la frustración de todas las naciones del Tercer Mundo causada por la aversión crónica de las superpotencias a consultar a las naciones más pequeñas en lo que era en efecto una confrontación inherentemente global.

La conferencia tampoco fue puramente una denuncia del imperio europeo corroído o un caldo de cultivo para el antioccidentalismo, aunque este sentimiento ciertamente estuvo presente en parte del discurso de la conferencia. Más bien, la reunión quizás sea mejor recordada por su legado normativo distintivo con respecto a la relación entre la libre determinación y los derechos humanos. Buscando una voz e identidad fuera del marco bipolar de la Guerra Fría, los delegados se propusieron afirmar una visión de cómo los asuntos internacionales deberían conducirse en el contexto de la lucha inconclusa contra el colonialismo, sentando las bases para lo que pronto se convertiría en el Movimiento de los Países No Alineados.

Aunque Bandung dio la bienvenida a una variedad de estados, muchos con posiciones ideológicas en conflicto, los participantes encontraron puntos en común en oposición al gobierno imperial y el racismo. Varios líderes regionales influyentes, desde Nasser de Egipto (1918-1970), U Nu de Birmania (1907-1995), Nerhu de India (1889-1964), Sukarno de Indonesia (1901-1970), se reunieron para articular valores que guiaran a los estados recién descolonizados y a sus vecinos.

El entonces primer ministro y ministro de Relaciones Exteriores, Zhou Enlai, firma autógrafos para admiradores en la Conferencia de Bandung. Foto: Xinhua

Derechos Humanos y Autodeterminación

El respeto por los derechos humanos universales fue uno de los muchos temas clave de la conferencia de Bandung. Los participantes adoptaron una declaración de diez puntos sobre la promoción de la cooperación interestatal en el comunicado final de la conferencia, incorporando los principios de la Carta de la ONU y los Cinco Principios para la Coexistencia Pacífica, el último de los cuales fue negociado por China e India en 1954.

Esta declaración de diez puntos, los llamados “Principios de Bandung”, enfatizó la necesidad de una sociedad internacional basada en el respeto por la autodeterminación, los derechos humanos universales, la no injerencia en los asuntos internos, la igualdad soberana, la no agresión y el multilateralismo. El comunicado también alentó la cooperación económica y la diversificación, así como el intercambio cultural y técnico, en un esfuerzo por liberar a los pueblos oprimidos de la esclavitud colonial y neocolonial.

La clara referencia del documento a los derechos humanos fundamentales y los debates de la conferencia que lo precedieron, presentan los derechos humanos como un proyecto político que era a la vez universal y anticolonial.

Inicialmente, en la conferencia estuvo presente una diversidad de puntos de vista sobre el alcance y la aplicación de los derechos humanos. Esto fue en parte una función de las rivalidades cínicas de la Guerra Fría, pero también el resultado de desacuerdos normativos más fundamentales sobre el significado de los derechos humanos en general: ¿cómo debería la comunidad internacional equilibrar los derechos colectivos y los derechos individuales? ¿Qué pasa con la importancia relativa de los derechos civiles y políticos frente a los derechos sociales, económicos o religiosos?

Aunque fue un crítico vocal de la opresión colonial, el primer ministro chino Zhou Enlai (1898-1976) se opuso a cualquier inclusión de referencias a los derechos humanos en el comunicado de la conferencia. Al no haber contribuido a la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948, la China comunista sospechaba especialmente de los derechos humanos como recurso político occidental. Al final, sin embargo, los Estados árabes, asiáticos y africanos más pequeños superaron la oposición de los delegados chinos, y los participantes se conformaron con una definición respaldada por la Carta de la ONU y la Declaración de 1948.

Sin embargo, la definición de derechos humanos de Bandung incluía una advertencia: que la autodeterminación era un requisito previo para el disfrute de todos los demás derechos fundamentales.

Solo una vez libres del yugo colonial, los estados pudieron desarrollar una cooperación amistosa basada en los “Principios de Bandung”, el primero de los cuales hacía referencia explícita a los derechos humanos fundamentales y la Carta de la ONU. Por lo tanto, los delegados acordaron un amplio entendimiento universal de los derechos humanos en 1955, que se aplicaba a los colonizadores, pueblos colonizados y naciones recién liberadas por igual, pero que también era especialmente adecuado para desafiar el gobierno colonial.

Al mismo tiempo, la concepción de los derechos humanos universales impulsada por el Tercer Mundo estaba firmemente alineada con una soberanía estatal fuerte y en el contexto de la no intervención. La aversión a la intervención, asociada como estaba con el imperialismo formal y, cada vez más, informal, fue una política exterior clave de los Estados recién descolonizados. Después de todo, de los diez principios enumerados en Bandung, cinco se relacionan con la soberanía estatal y la integridad territorial.

Así mismo, los derechos humanos ya no iban a ser dominio exclusivo de las potencias occidentales «paternalistas», ni debían otorgarse o ejercerse selectivamente. Así, al universalizar los derechos humanos y situar los derechos en un marco de autodeterminación, Bandung contribuyó a desquiciar el proyecto educativo inherente a la Declaración de 1948. El Tercer Mundo no tomaría la misma posición tres décadas después, cuando el relativismo cultural y los “valores asiáticos” se colaron en los temas de conversación del Tercer Mundo.

Consecuencias de la Conferencia de Bandung

La conferencia tuvo como objetivo cambiar la relación entre los países en desarrollo y los desarrollados. Condujo al establecimiento del Movimiento de Países No Alineados (MPNA o MNOAL).

También introdujo el término “Tercer Mundo” que se refería a los países asiáticos, africanos y otros países en desarrollo de América Latina que se negaron a ponerse del lado de uno de los bloques de la Guerra Fría. También describió una comunidad emergente de naciones que compartieron una experiencia colonial.

La nueva coalición usó esta característica única de los países en desarrollo para resistir la explotación de las antiguas colonias bajo la nueva arquitectura de la política global que surgió de la descolonización.

Este concepto condujo a la introducción de la idea del “derecho al desarrollo”. Los países en desarrollo, insatisfechos con el sistema monetario de Bretton Woods, presionaron por el Nuevo Orden Económico Internacional (NIEO). No lograron reemplazar el sistema de Bretton Woods, pero sus esfuerzos dieron origen a la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo), un organismo de la ONU responsable de tratar los temas de desarrollo a través del comercio y las inversiones.

Los países en desarrollo impulsaron la adopción de la Carta de Derechos y Deberes Económicos en 1974. Esta carta reconoce la importancia de reestructurar la economía mundial para permitir una mayor participación de los países en desarrollo.

También establecieron la Cooperación Sur-Sur, un marco de la ONU para la colaboración entre países en desarrollo. Esto fue para asegurar que los países en desarrollo pudieran escapar del destino de la “dependencia” en las relaciones económicas “Norte-Sur”.

Los países en desarrollo, inspirados por la solidaridad obtenida de la Conferencia Asiático-Africana, continuaron impulsando reformas económicas entre las décadas de 1950 y 1970. Pero su vigor comenzó a desvanecerse en la década de 1980 con cambios de liderazgo en cada uno de los países fundadores de la conferencia.

Principios de la Conferencia de Bandung

Al final de la Conferencia, los delegados aprobaron una declaración de diez puntos conocida como: Los Diez Principios de Bandung, que establecen:

  1. Respeto por los derechos fundamentales del hombre y para los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas.
  2. Respeto para la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones.
  3. Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y de todas las naciones, grandes y pequeñas.
  4. Abstención de intervenciones o interferencia en los asuntos internos de otros países.
  5. Respeto al derecho de toda nación a defenderse por sí sola o en colaboración con otros Estados, en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  6. a) Abstención de participar en acuerdos de defensa colectiva con vistas a favorecer los intereses particulares de una de las grandes potencias.
  7. b) Abstención por parte de todo país a ejercitar presión sobre otros países.
  8. Abstención de actos o de amenaza de agresión y del uso de la fuerza en los cotejos de la integridad territorial o de independencia política de cualquier país.
  9. Composición de todas las vertientes internacionales con medios pacíficos, como tratados, conciliaciones, arbitraje o composición judicial, así como también con otros medios pacíficos, según la libre selección de las partes en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  10. Promoción del interés y de la cooperación recíproca.
  11. Respeto por la justicia y las obligaciones internacionales.

Nueva Alianza Estratégica África-Asia

En 2005, en el 50 aniversario de la Conferencia de Bandung, los líderes de los países asiáticos y africanos se reunieron en Yakarta y Bandung para lanzar la Nueva Asociación Estratégica Asiático-Africana (NAASP). Se comprometieron a promover la cooperación política, económica y cultural entre los dos continentes.

En 2015, en el 60 aniversario de la Conferencia, representantes de 109 países de los dos continentes se dieron cita en las ciudades indonesias de Yakarta y Bandung se comprometieron a una mayor cooperación pragmática en los terrenos económico y comercial.

El 24 de abril de 2015, jefes de estado y representantes de 91 países posan para una foto grupal en la conmemoración del 60 aniversario de la Conferencia Asiático-Africana celebrada en la sede de la Conferencia Asiático-Africana de 1955 en Bandung, Indonesia. Foto: ASEAN

Fuentes

    SIN FUENTES


El mejor contenido en tu bandeja de entrada

Únete a nuestro boletín con lo mejor de CEMERI

Artículos relacionados

Olivera, Marco. “¿Qué es la Conferencia de Bandung?.” CEMERI, 6 sept. 2022, https://cemeri.org/enciclopedia/e-que-es-confeencia-bandung-av.